Compartir
Publicidad
Esto es lo que puedes hacer si se congela tu cámara para evitar que resulte dañada
Trucos y consejos

Esto es lo que puedes hacer si se congela tu cámara para evitar que resulte dañada

Publicidad
Publicidad

La construcción de las cámaras fotográficas ha mejorado de una forma bastante notable durante los últimos años. Muchos modelos profesionales y para entusiastas utilizan cuerpos de aleación de magnesio, un material que les da una gran resistencia y rigidez, y, a la vez, mantiene bajo control el peso de la cámara. Además, algunos modelos están sellados herméticamente para soportar sin problemas el polvo, la humedad y las salpicaduras.

Aun así, todos sabemos que nuestras cámaras están diseñadas para trabajar en unas condiciones ambientales con una rigurosidad moderada. Tomemos como ejemplo dos cámaras que están de plena actualidad. La X-T1 de Fujifilm, que está sellada, puede operar entre -10 y 40 grados centígrados, y soporta una humedad máxima del 80%. Y la D810 de Nikon, también sellada, puede trabajar a temperaturas de 0 a 40 grados centígrados, y con una humedad máxima del 85%. Como veis, no está nada mal, pero, aun así, son relativamente sensibles a la temperatura ambiental.

Cuidado con la congelación

Como acabamos de ver, las cámaras actuales que tienen un cuerpo sellado herméticamente soportan entornos con una humedad máxima que suele oscilar entre el 80 y el 85%. Sin embargo, por debajo de los 0 grados centígrados comienzan a sufrir, y más allá de los -10 grados centígrados lo más probable es que empiecen a aparecer los problemas. Lo ideal, desde luego, es que no expongamos nuestra cámara a estas temperaturas tan bajas directamente. Si podemos cubrirlas y evitamos que entren en contacto directo con el aire ambiental, mucho mejor.

Pero los accidentes existen. Si, por la razón que sea, nuestra cámara es expuesta directamente a temperaturas muy bajas hasta el punto de llegar a congelarse, correrá un riesgo muy serio y es probable que resulte dañada. Afortunadamente, podemos evitarlo llevando a cabo un procedimiento de descongelación muy cuidadoso. Obviamente, no podemos estar seguros de que volverá a funcionar correctamente, pero esta técnica es la que suele ofrecer los mejores resultados. Estos son los pasos que os proponemos (es necesario respetar este orden):

  • 1. Extrae la batería de tu cámara
  • 2. El proceso de descongelación debe ser lo más lento posible para minimizar el riesgo de condensación, por lo que es importante no colocar la cámara al sol ni cerca de una fuente de calor. Mantenla lo más resguardada posible.
  • 3. Elimina el hielo y la escarcha que se hayan depositado sobre el cuerpo de la cámara y el objetivo de una forma meticulosa utilizando un cepillo de limpieza suave.
  • 4. Seca la cámara con cuidado utilizando un paño suave que pueda absorber toda la humedad, que irá incrementándose a medida que el hielo se vaya deshaciendo.
  • 5. Por último, una vez que hayas retirado todo el hielo, la escarcha y hayas secado la cámara, deposítala en un lugar libre de humedad y cálido. Lo ideal es que su temperatura oscile entre 10 y 25 grados centígrados, una temperatura que queda claramente dentro de los márgenes en los que las cámaras «se sienten cómodas». Mantenla en este lugar sin usarla tantas horas como sea posible para que la cámara afronte un proceso de secado lento. Cuando creas que la humedad ha desaparecido completamente, inserta la batería en el interior de la cámara y enciéndela. Si todo ha ido bien, funcionará como si nada hubiese pasado.
  • Si el procedimiento que os acabamos de explicar no consigue que la cámara vuelva a funcionar correctamente, no os quedará más remedio que recurrir al servicio técnico. En este caso es probable que alguno de los componentes electrónicos de la cámara haya sido dañado por la humedad.

    Un último apunte. No os perdáis el vídeo que han preparado en SLR Lounge detallando cómo debe afrontarse el proceso de descongelación. No tiene desperdicio. Os lo dejo debajo de estas líneas.

    Vía | SLR Lounge
    En Xataka Foto | Este es el kit que usa la NASA para limpiar en el espacio los sensores de sus cámaras, y podemos comprarlo

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio