Compartir
Publicidad

Ideas para mejorar tu portfolio o galería profesional (I)

Ideas para mejorar tu portfolio o galería profesional (I)
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para aquellos fotógrafos que son profesionales o desean serlo, tener un portfolio de calidad es casi imprescindible. Gracias a tu galería profesional, un posible cliente puede descubrir tu talento, ver quien eres, qué fotos haces, y tratar de averiguar si eres capaz de ofrecer lo que él necesita.

Pero construir una buena galería no es trabajo fácil, ¿verdad?. Aquí entra en acción Zack Arias, un fotógrafo estadounidense especializado en fotografía editorial y de publicidad, que desde hace un tiempo está aprovechando su blog para realizar críticas de portfolios, por petición de sus autores. Zack visita algunas de esas galerías, y conforme lo hace va grabando en vídeo sus comentarios. Esos vídeos, por mucho que uno pueda discrepar en algo, son una gran fuente de aprendizaje y, dado que no todo el mundo es capaz de entenderlos en inglés, me he propuesto redactar algunas de las ideas que él comenta en sus vídeos y yo he sacado en claro, en dos artículos.

Aquí tenéis la primera entrega de simples apuntes desordenados, sobre la selección de fotografías:

Haciendo y seleccionando fotografías

Fotos varias | Bruno Abarca

Estás publicando tu portfolio profesional con una vocación comercial, no lo olvides. Desde esa perspectiva, de convencer al cliente potencial de que tú eres el fotógrafo adecuado para hacer el trabajo que tiene en mente, merece la pena que consideres ciertos aspectos:

  • Lo primero, ¿tiene tu trabajo la suficiente calidad?. Esto inevitablemente desanimará a muchos, pero es algo que inevitablemente debemos comentar. Si estás aprendiendo, continúa haciéndolo, por diversión y afán de superación, pero no te plantees aún publicar en internet un portfolio profesional definitivo, o al menos esfuérzate por mejorarlo desde ya. Tiempo al tiempo.
  • Luz, procesado, composición, enfoque. Tan básico como necesario.
  • Selecciona tu trabajo más original. Aquel que marque tu estilo. No vale con que le gustase al cliente que lo encargó. Debe ser bueno, y debe diferenciarse del trabajo del resto de fotógrafos.
  • No pongas los ejercicios que hiciste al estudiar fotografía. Ni la foto del perfume, ni la de blanco sobre blanco o negro sobre negro, ni la de iluminación de la textura metálica. Aprendiste con ellos, pero ahora buscas ir mucho más allá. Tu portfolio de estudiante muestra lo que te pidieron en la escuela, pero es hora de comenzar un trabajo mucho más personal, y mostrarlo en tu galería.
  • Los clichés venden, pero no marcan tu estilo, ni deben ser representativos de tu trabajo. Inclúyelos en un reportaje si al cliente le gustan, pero no los muestres en tu portfolio.
  • Evita los efectismos baratos. Si quieres montar una composición de varias fotos, que tenga su estilo propio y esté bien hecha. Si vas a mostrar una fotografía en blanco y negro con alguna zona a color, piénsalo dos veces, que está muy visto. Si aún así sigues convencido, procura que el efecto respete la intención de la fotografía original. ¿A qué viene destacar el color de una prenda de ropa o un accesorio al fotografiar a una embarazada y su barriga desnuda?. Es un ejemplo muy sencillo, pero muy esclarecedor.
  • Ojo con las fotografías “repetidas”. Si tienes varias fotos de un mismo modelo o una misma sesión de maquillaje, tal vez sea buena idea combinar sólo dos o tres de ellas en un díptico o tríptico, en lugar de mostrarlas individualmente. Como norma general, evita tener más de una foto de cada modelo. Otra cosa diferente es, por ejemplo, tener un pequeño apartado para cada pareja en la sección de fotografía de bodas, o una sección para una serie específica con un mismo modelo. ¿Me explico?
  • El orden de las fotografías importa. Intenta mantener un orden estético lógico, que imponga un ritmo al ver las imágenes, y ni se te ocurra poner una foto mediocre después de tu mejor foto. Te estarías echando piedras sobre tu propio tejado. Recuerda que una fotografía mala en tu portfolio es como una fruta podrida en un canasto. Esa fotografía mala estropea otras fotos buenas, mientras que las fotos buenas no van a hacer que esa foto mala mejore.
  • En fotografías con productos, sobre todo si son tecnológicos, procura que esos productos sean actuales. ¿Qué hace un portátil con 7 años de edad en tu galería? ¿Y un modelo antiguo de iPod?
  • El espacio negativo es tu amigo. Para ciertos usos publicitarios no basta con que el sujeto de tu fotografía resalte claramente. Es necesario además que la fotografía tenga espacio negativo alrededor, donde poder añadir texto, por ejemplo. Es buena idea incluir algunas imágenes con esta característica.
  • La pose y expresión de tus modelos es muy importante. Demuestra en tu portfolio qué eres capaz de conseguir de tus modelos. Un buen modelo lo es mejor si tiene delante un buen fotógrafo que sabe guiarle, y eso se refleja en tus fotografías. Por otra parte, si te fijas, hablamos de modelos, en plural. No construyas tu galería con una sola sesión o modelo.
  • Deja que las fotografías de tu portfolio describan quién eres, cómo ves las cosas, qué disfrutas fotografiando, e incluso cómo son los clientes que has tenido. Esto será lo que, junto con la calidad de tu trabajo, hará que los que visiten tu portfolio lo recuerden y diferencien de otros.
  • Si quieres convencer al cliente del todo, demuéstrale que eres capaz de hacer algo que no ha visto antes. Puede encontrar una buena composición y una escena correctamente expuesta con tan solo dedicar unos segundos a buscar en flickr. Pero si está visitando tu galería es porque busca algo más.
  • No basta con mostrar fotos hechas en circunstancias especiales (países en conflicto, grandes eventos, importantes personalidades, conciertos, etc.). Es en esas circunstancias precisamente donde algunos grandes fotógrafos obtienen fotos excepcionales. Las tuyas, para incluirlas en tu porfolio, deberían destacar en algo, también. No puedes poner una foto de un cantante famoso por haber estado cerca de él en un concierto. Esa foto debe ser buenísima para estar ahí, porque ya existen grandes fotos de ese cantante, probablemente.
  • No abuses de las acciones predeterminadas en el postproceso. Hay varios miles de fotógrafos que usan la misma acción o truco que tú, de modo que lo que hoy resulta interesante, mañana puede ser repetitivo y aburrido, para terminar pasando de moda. Una buena fotografía, sea en blanco y negro o color, no pasa de moda. Si evitas exagerar las virtudes de tus fotos con procesados agresivos repetitivos, estarás demostrando que confías en tus cualidades como fotógrafo. Y si decides apostar por ese tipo de procesados, que sean únicos, y parte de tu identidad, no un parche.
  • No incluyas fotografías tomadas en un taller práctico o un curso de fotografía con más gente. Al verlas no es fácil saber qué has hecho tú, y qué han hecho otros por ti. ¿Preparaste tú la iluminación? ¿buscaste tú al modelo?...

En tan solo unos días, Zack ha publicado ya 8 capítulos de crítica fotográfica, en las que analiza aspectos estéticos y funcionales, y de contenido, por supuesto. Su inglés es fluido y se entiende con claridad si conoces un poco el idioma. Debido a esto, por mucho que yo resuma aquí algunos de los aspectos que él comenta y yo he visto más interesantes, no hay nada como ver los vídeos originales. Aquí os dejo el séptimo capítulo, que he visto especialmente interesante:

En unas horas, la segunda entrega, en la que comentaré la necesidad de cuidar ciertos detalles, junto a la importancia de un buen diseño y organización del portfolio.

En Xataka Foto | Ideas para mejorar tu portfolio o galería profesional (2º parte)

Más información | Zack Arias, Photography Critique

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos