Compartir
Publicidad
Las siete claves para elegir bien un segundo objetivo para tu cámara
Trucos y consejos

Las siete claves para elegir bien un segundo objetivo para tu cámara

Publicidad
Publicidad

Las razones para comprar un segundo objetivo pueden ser muchas. A lo mejor lo haces para conseguir algo más de luminosidad y/o calidad de imagen que la que te ofrece el objetivo del kit con el que compraste la cámara (que no suele ser muy buena). O puede que sea para ganar en distancia focal y así ampliar el tipo de fotografías que puedes hacer. El caso es que si te adentras en el apasionante mundo de la fotografía te aseguramos que antes o después te picará el gusanillo y necesitarás comprarte un nuevo objetivo que te dé “algo más”.

Así que imaginemos que te compraste tu primera cámara de objetivos intercambiables y lo hiciste en uno de esos kits que ofrecen las marcas con un objetivo básico. Imaginemos ahora que quieres dar un paso adelante y comprarte otro, ya sea para sustituir al que ya tienes o para tener más versatilidad a la hora de hacer fotos. En cualquier caso, te contamos las claves para saber cómo elegir un segundo conjunto de lentes para tu equipo.

¿Qué opciones tenemos?

Claves Elegir Segundo Objetivo 02 Gama de objetivos Lumix con montura G expuestos en el stand de Panasonic en la pasada Photokina 2016.

Las posibilidades son infinitas, como modelos hay en el mercado, lo que en buena parte puede resultar desalentador para los menos experimentados que pueden verse perdidos en el laberinto de números que califican un objetivo sin tener muy claro porqué pequeños cambios en ellos suponen una gran diferencia en su precio.

Por eso, lo primero que debemos hacer es tener muy claros los distintos tipos de objetivos que existen (para ello nada mejor que repasar el apartado correspondiente de nuestro curso de fotografía) y cómo se pueden clasificar en función de sus distintos valores, básicamente la distancia focal y la luminosidad. De este modo, encuadrando el objetivo en distintas categorías dependiendo de sus característica, tendremos más fácil la tarea de elegir uno u otro dispositivo para nuestro equipo.

¿Lente fija o zoom?

Claves Elegir Segundo Objetivo 07 Foto de Andrew Olson

La primera división que podemos realizar es la relacionada con la posibilidad de variar o no la distancia focal en el objetivo. Como posiblemente ya sepas, los conjuntos de lentes más comunes (seguramente el que lleva el kit con el que te compraste la cámara), son de distancia focal variable, más conocidos como objetivos zoom. Estos objetivos llevan una serie de lentes que se pueden mover para modificar la distancia focal. Esto permite acercarse y alejarse de la escena y así modificar el ángulo de visión, la perspectiva y la ampliación del sujeto que se consigue en una toma.

Se trata de objetivos muy versátiles pero que tienen la desventaja de una construcción más compleja que repercute en una calidad de imagen y una luminosidad menor que las lentes fijas. Además, el rendimiento en las distintas focales puede variar mucho, normalmente más cuanto más distancia focal cubra.

Por el contrario, los objetivos de focal fija no permiten variar la distancia pero a cambio ofrecen mayor nitidez de imagen, son más luminosos y, por si fuera poco, son más ligeros que los objetivos zoom.

¿Tele o gran angular?

Claves Elegir Segundo Objetivo 03 Foto de Sony

Como decíamos, os remitimos a nuestro curso de fotografía para repasar los tipos de objetivos que existen. Pero sí conviene citarlos al menos: Ojos de pez (entre 6 y 16 mm), grandes angulares (de 18 a 35 mm), objetivos normales (50 mm) y teleobjetivos (de 70 mm en adelante). También es interesante recordar que con estos datos nos estamos refiriendo al estándar de fotografía en 35 mm, con lo que si nuestra cámara no tiene un sensor de tamaño full frame tendremos que tener en cuenta el factor de multiplicación. Este es un valor que se usa para conocer (simplemente multiplicando) a cuanto equivale la distancia focal de un objetivo en fotografía de 35 mm según el tamaño del sensor de nuestra cámara.

esquema de angulos de visión y distancias focales
En este esquema podemos ver la relación entre una focal y su angulo de visión.

Cada tipo de objetivo suele tener un uso más o menos específico, desde los angulares que se utilizan sobre todo en fotografía de paisaje, de arquitectura o de espacios interiores (para sacar el máximo de espacio posible en la foto), hasta los teleobjetivos que se emplean para captar la fauna salvaje, en fotografía deportiva o retrato.

Afortunadamente existe la posibilidad de decantarse por opciones todoterreno como los zoom con distancias focales variables entre 28 y 300 mm y similar (equivalente en 35 mm), pero esto será a costa de perder tanto en calidad de imagen como en luminosidad.

Objetivos luminosos y macro

Claves Elegir Segundo Objetivo 04 Foto de Caio

Independientemente de su longitud focal, la otra característica fundamental para definir un objetivo es su luminosidad definida en el número ƒ que indica (tal y como os contamos en este apartado de nuestro curso) la capacidad del mismo de dejar pasar luz a la cámara a través del diafragma.

Esta es una de las características que más define los objetivos y al mismo tiempo que más influye en su coste. De hecho, dos objetivos con una distancia focal idéntica pueden tener una gran diferencia de precio dependiendo de su luminosidad, aunque en principio a un novato le pueda parecer que la diferencia entre un ƒ1.8 y un ƒ3.5 sea escasa y no justifique tal escalón de presupuesto.

La luminosidad que ofrece el objetivo es habitualmente la característica que más influye en el precio final del producto

Asimismo, lo usual es que los objetivos fijos sean más luminosos mientras que los zoom lo sean menos, del mismo modo que los conjuntos de lentes con menor distancia focal (los angulares) también suelen tener mejores valores ƒ que los de mayor distancia (teleobjetivos).

Por otro lado, también tenemos los objetivos que a su denominación añaden el apellido Macro lo que no significa otra cosa que están preparados para enfocar desde muy cerca para posibilitar la fotografía de objetos realmente pequeños. Se trata de un tipo de objetivos especializados que suelen usarse mucho en fotografía de naturaleza, aunque hay conjuntos de lentes de diferentes distancias focales que incorporan esta posibilidad como un plus.

Tamaño, construcción y estabilización

Claves Elegir Segundo Objetivo 09 Objetivos Sigma Art expuestos en una vitrina de su stand en la pasada Photokina 2016.

Por último, en la elección de un objetivo tampoco hay que olvidar algunas otras variables como la construcción y el tamaño del objetivo. Éste último va a estar muy ligado al tipo de lente en cuestión, y a su luminosidad. Como ya hemos comentado los objetivos fijos suelen ser más pequeños y ligeros que los zoom, pero este tamaño aumenta considerablemente si queremos una lente más luminosa, tanto en un tipo de objetivos como en otro (aunque es mucho más acusado en los teleobjetivos). Se trata de algo que suele estar limitado por la construcción óptica aunque es cierto que las diferentes propuestas de las distintas marcas pueden variar algo.

Además de la distancia focal y la luminosidad, al elegir un segundo objetivo tampoco hay que olvidarse de factores como el tamaño, la construcción y si incluye o no un estabilizador

Por lo que toca a la construcción, aquí sí que tenemos más opciones para elegir dependiendo de nuestras necesidades y presupuesto. Normalmente las marcas ofrecen distintas gamas de producto con acabados estándar, de gama media y de series Premium o Pro.

Por último estaría el asunto del estabilizador integrado. Un elemento siempre recomendable pero que puede aumentar considerablemente la factura final, por lo que si el cuerpo de nuestra cámara ya lo lleva integrado eso que nos ahorraremos. De todos modos los últimos desarrollos de sistemas de este tipo (los de cinco ejes) ponen el acento en la estabilización que se consigue combinando el sistema integrado en el cuerpo y el del objetivo.

Entonces ¿Qué es lo que más me conviene?

Claves Elegir Segundo Objetivo 08 Foto de Allef Vinicius

Llegados a este punto puede que estés más liado que al principio pero al menos ya has repasado cuáles son las variables que debes tener en cuenta a la hora de comprar un segundo objetivo para tu cámara. Pues bien, ahora la pelota está en tu campo, como se suele decir, así que entran en juego tus necesidades como fotógrafo o las habilidades que pretendas desarrollar.

Es decir, elegir comprarte un objetivo u otro depende de lo que quieras hacer con él a partir de ahora y, cómo no, también del presupuesto que tengas para comprarlo, un elemento que sin duda condiciona y mucho. Luego ¿cuál es nuestra recomendación? Sin duda lo más adecuado es utilizar la lente del kit durante un tiempo hasta comprobar “qué es lo que nos pide el cuerpo”.

Poco a poco, con el tiempo y la práctica, tú mismo te darás cuenta de que necesitas algo más que el objetivo de serie no te ofrece

Con esto queremos decirte que lo normal es que con el tiempo y la práctica tú mismo te darás cuenta de que necesitas algo más que el objetivo de serie no te ofrece.

Como te contábamos al principio, pueden darse muchos casos diferentes. Por ejemplo que necesites una lente mucho mas luminosa porque habitualmente hagas retratos a tu familia dentro de tu casa (en cuyo caso una buena opción es un 50 mm ƒ1,4). Puede que te des cuenta de que te encanta apostarte en el campo a tratar de “cazar” animalillos que pasen por allí y necesites un teleobjetivo. O puede que, al contrario, veas que te guste especialmente la fotografía urbana y quieras una lente gran angular extrema que te permita capturar en toda su dimensión grandes edificios.

A lo mejor las distancias focales que cubre el objetivo de serie son suficientes para ti y lo que quieres es subir de nivel con un puntito más de calidad o de luminosidad para tus fotos. Para estos casos una opción interesante (y no muy cara) son los zooms de apertura constante (en toda la longitud focal) a ƒ2.8 que tienen en su catálogo todos los fabricantes de objetivos.

Así que, salvo que poseas ya una base de conocimientos o tengas muy claro lo que quieres, te desaconsejamos los kits que se venden en las tiendas con varios objetivos, normalmente el básico de siempre más un teleobjetivo zoom que a lo mejor nunca llegas a usar.

¿Qué marca es mejor?

Claves Elegir Segundo Objetivo 10 Foto de Toshihiro Gamo

Otra cuestión importante a considerar a la hora de comprar un segundo objetivo es el de qué marca elegir. Como sabéis, normalmente cada fabricante de cámaras usa una montura exclusiva (incluso varias) lo que hace que no todos los objetivos sean compatibles con todos los modelos. Así, lo habitual es recurrir a la misma que la cámara, por aquello de la calidad y la compatibilidad.

Ésta desde luego suele ser una buena opción, sin embargo generalmente el precio a pagar será más alto sin que esto suponga necesariamente una mejora de características o calidad respecto a terceras marcas. Nos referimos a firmas independientes que seguro conoceréis como Samyang, Sigma, Tamron y Tokina que fabrican objetivos en distintas monturas para todo tipo de cámaras.

No es obligatorio comprar un objetivo de la misma marca que la cámara. Samyang, Sigma, Tamron y Tokina (entre otras) fabrican objetivos compatibles de buena calidad

Éstas cuatro no son las únicas aunque sí las más importantes y tienen unos catálogos muy nutridos con todo tipo de alternativas. Además, normalmente sus productos son de calidad, lo que no quiere decir que no tengan modelos de gamas diferentes. De hecho, todos ellos ofrecen diferentes líneas de productos empezando por objetivos muy básicos (que poco o nada se van a diferenciar del que ya tienes) y acabando con gamas exclusivas en las que la calidad prima por encima de todo.

Del mismo modo, hay determinados objetivos de gama similar que tienen mejor calidad en una marca u otra. Por eso siempre es recomendable informarse previamente de las opiniones vertidas sobre el producto objeto de nuestros deseos. Y para hacerlo, claro está, nada mejor que Internet, ya sea a través de los foros de fotografía, en los de usuarios de las marcas o en las páginas especializadas que analizan objetivos (como DPReview, Imaging Resource o la española Digital Camera Lens) para saber cuáles son los que tienen mejor reputación.

Por cierto que a la hora de comprar por supuesto siempre recomendamos sitios de confianza, ya sean tiendas físicas u online, donde pueden responder ante un posible fallo del objetivo o un problema de backfocus/ frontfocus. No sería el caso de las páginas o foros de Internet donde se vende material de segunda mano, pero esta es una posibilidad que no debemos descartar si queremos ahorrar un dinero.

Resumiendo ¿qué me compro?

Claves Elegir Segundo Objetivo 05 Foto de Dennis Skley

Si ya tienes claro lo que buscas, te has informado bien de precios y características y sabes cuál es el tipo de objetivo que quieres, nuestro consejo es que te compres lo mejor que puedas pagar. Si te puedes comprar un objetivo luminoso y de calidad tú y tu cámara lo agradeceréis a la larga; si la economía no te da para tanto, o empiezas a ahorrar o te decides por una opción más barata para salir del paso.

En este sentido, como acabamos de decir, no descartes la segunda mano y piensa que normalmente las inversiones en objetivos son rentables porque este tipo de productos no se deprecian demasiado. Así, generalmente es posible revenderlos en el mercado de segunda mano por un precio bastante cercano a lo que costaron (impensable en el caso de las cámaras), sobre todo si hablamos de objetivos de demostrada calidad y buena fama.

En Xataka Foto | Nueve cosas que un fotógrafo digital tiene que saber para iniciarse en la foto química

Foto de portada | Brandi Redd

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos