Compartir
Publicidad
Publicidad

Montando tu propia exposición (y IV): El Gran Día

Montando tu propia exposición (y IV): El Gran Día
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Foto | Octavio Cardoso

Y por fin, después de unos preparativos que pueden llegar a durar meses desde que surge la idea, ya lo tenemos todo listo para inaugurar nuestra exposición: las fotos preparadas, la sala lista para exhibirlas, las invitaciones enviadas y las notas de prensa publicadas…. Tan solo nos queda colocar las fotos y recibir a los visitantes.

Veamos algunos puntos a tener en cuenta en estos últimos momentos en los que empiezan a surgir un montón de detalles de última hora.

El montaje

Como otros muchos pasos hasta ahora, el montaje propiamente dicho de la exposición puede variar mucho en función de múltiples factores, como las políticas de la sala, requisitos de montaje que solo pueden solventarse a última hora o el tipo de enmarcado y enganche que usemos. A tener en cuenta antes de montar:

  • desde mucho antes, concreta con la sala cuándo puedes ir a montar y de cuánto tiempo dispones, en que días y en que horarios. No es lo mismo tener una semana completa para montar tranquilamente, que un fin de semana, o tener que ir a un restaurante por la mañana para presentar la exposición esa misma noche.
  • si la sala te presta los marcos, seguramente tendrás que esperar a que se desmonte la exposición anterior para poder enmarcar y montar la tuya. Si son muchas fotos, enmarcar puede llevar bastante tiempo y es tedioso, si consigues embaucar a un par de conocidos o te ayuda personal de la sala seguro que lo agradecerás.
  • si por el contrario los marcos corren de tu cuenta y llevas las obras ya preparadas para colgar, lleva un par de marcos de repuesto. Los accidentes ocurren.

Cuando tengas todas las fotos preparadas y en sus marcos o soportes correspondientes, viene una de las partes más divertidas, y que según el espacio puede tomarse su tiempo: la distribución. Si has seguido nuestros consejos anteriores y te has hecho bocetos en papel o has visitado la sala en exposiciones anteriores a la tuya, posiblemente tendrás la idea bastante clara, pero siempre pueden surgir dudas de última hora, cuando ya tienes todas las piezas del “puzzle” delante de tus ojos. Si además la sala no tiene unos puntos fijos para colgar las obras, sino un sistema de rieles o similar que te permite variar la distribución, la cosa puede complicarse.

Un truco bastante práctico es ir distribuyendo las fotografías por el suelo, pegadas a la pared en el sitio en el que piensas colgarlas. Eso te permite visualizar de manera bastante exacta como quedarán finalmente, y puedes hacer cambios sobre la marcha de manera rápida. Una vez colgadas siempre puedes descolgar y cambiar de sitio, pero es más lioso.

Según vayas colgando las obras ten en cuenta que:

  • por lo general, y a no ser que tengas algún propósito estético definido, todas las obras deberían estar a la misma altura, que además debería ser la justa para que una persona de estatura media pueda ver las fotos de forma cómoda, sin tener que levantar o bajar la vista.
  • la distancia en horizontal entre una foto y otra también debería ser aproximadamente la misma, para que el conjunto quede equilibrado. Esto, por supuesto, depende mucho de la obra y el espacio: quizás te interese agrupar más algunas fotos que forman una serie, o distribuirlas en trípticos en vez de obras sueltas, o poner más en una pared que esté más cerca (o más lejos) de la entrada, o etc, etc…
  • si usas cristales, procura en la medida de lo posible evitar los reflejos.
  • asimismo, si puedes manejar la iluminación (p.e., con lámparas direccionables), dedica un tiempo a probar y ver cual es el mejor ángulo para poder ver bien las fotos.
  • es habitual que cada obra tenga una cartela al lado, un pequeño papel en el que se indica el título y en ocasiones otros datos, como la fecha o los datos técnicos de la toma. Consulta con la sala que formatos aceptan y que método usan para colgarlas, si se pegan directamente a la pared, o tienen un espacio reservado, o cuelgan del marco…
  • si tienes pensando algún tipo de evento para la inauguración, tipo proyección, DJs, alguna performance... intenta hacer antes un “ensayo general”. Si no fuera posible, asegúrate de que toda la infraestructura y el material técnico que necesitas (enchufes, proyectores, tomas de sonido, mesas de mezclas…) estará disponible y operativo.

Cuando acabes de montarla, y especialmente si es tu primera exposición, tómate tu tiempo para pasear por la sala y disfrutarla a solas. Es una sensación indescriptible.

Los últimos detalles

Exposición

Foto | Octavio Cardoso

Que deberían estar previstos desde bastante tiempo antes, pero que es ahora cuando aparecen todos a la vez:

  • es importante saber quién y que expone. La sala te dirá como poner esa información, posiblemente con un cartel colgado a la entrada, o en un caballete. Puede ser el mismo cartel que has usado para la promoción, o algo hecho ex-profeso para el lugar. También deberían estar bien visibles en la entrada los horarios de visita y fecha de clausura.
  • en muchos sitios tendrás la posibidad de colocar un libro de firmas (que, a pesar del nombre, pueden ser simplemente varios folios con un bolígrafo) para que la gente deje sus impresiones sobre la exposición. Aparte del peloteo de amigos y familiares, siempre se pueden encontrar comentarios interesantes.
  • la promoción de la exposición ya ha acabado, pero este es el momento de dar a conocer al autor. Prepara postales, flyers o tarjetas de visita con tus datos por si la gente quiere conocer más de tí o de tu obra, incluyendo por ejemplo la dirección de tu web, tu Flickr o tu blog. Si tienes cuenta en Flickr puedes usar las fotos que has colgado en la web para encargar, por ejemplo, mini tarjetas con una foto por una cara y tus datos por la otra. Esta tarjetas son baratas, de buena calidad y llaman bastante la atención, por lo que no es mala idea distribuir un par de docenas a lo largo de la sala, o dejarlas al lado del libro de firmas. En cualquier caso, asegúrate de tener este material de autopromoción varios días antes de la inauguración.
  • ¿vas a vender tus obras? En ese caso deberías tener un listado de precios, y haber acordado con la sala como se va a gestionar la transacción: si va a haber una persona encargada en la sala, si se llevan alguna comisión, si el comprador debe dirigirse a tí directamente, si pueden negociarse copias en otros tamaños…

La inauguración

Y llega el momento. Lo habitual es que la exposición tenga una inauguración formal, generalmente a última hora de la tarde, en la que esté presente el autor. Si queda algún detalle por preparar, es mejor que lo tengas listo antes de que se abran las puertas, ya que este primer día tú vas a ser el centro de atención. Todo el mundo querrá saludarte, te presentarán, y ten presente que seguramente tendrás que decir algunas palabras, así que lleva al menos algunas ideas preparadas. Por lo demás, déjate llevar y disfruta el momento.

Convite de inauguración

Foto | Octavio Cardoso

Según vayas comentando a familiares y amigos que estás preparando una exposición es probable que la pregunta que más te hagan sea “¿y habrá canapés?”. El canapé en la inauguración es una arraigada costumbre que depende básicamente de las políticas de la sala y del presupuesto. En algunas ocasiones la sala donde expones ser hará cargo del convite, en otras correrá de tu cuenta, y en numerosas ocasiones las condiciones de la sala o de la propia exposición no lo permitirán. Cuando corre de tu cuenta las posibilidades son muchas, desde simplemente invitar a algunas bebidas y tapas si la sala es un bar o restaurante, a contratar un catering que se encargue de todo, si la exposición y la sala son de cierto nivel. Entre las posibilidades intermedias, no es extraño en el caso de asociaciones de vecinos o agrupaciones fotográficas optar por una visita al super y hacerse con unas cuantas botellas, mucho pan de molde e ingredientes para montar sandwiches variados y picoteo diverso.

El día después

Pasada la vorágine de la inauguración, aún quedan varias semanas por delante con tus obras expuestas. La sala te comentará si es necesario que tú o alguna otra persona esté siempre presente, o si su personal se hace cargo. Lo más probable es que el número de visitantes esos días sea mucho menor que en la inauguración, lo que no es óbice para que cuides detalles como reponder tarjetas si se han acabado o echar un vistazo al libro de firmas, o volver a enviar una nota de prensa sobre la inauguración, si lo consideras conveniente.

Al igual que hay que tener claro el proceso de montaje, también deberás concertar con la sala como será el desmontaje de la exposición: que día cierra, cuanto tiempo tienes para desenmarcar las fotos si los marcos son cedidos por la sala, etc. Es costumbre en muchas salas dejar una obra en pago o en agradecimiento, concreta también este punto, y si es la sala quien elige la obra o tú.

Acabada la exposición y recogido el material, aprovecha para intentar moverla por otras salas. Después de todo han sido meses de trabajo, y el esfuerzo se rentabiliza mejor si tienes la oportunidad de exponer el mismo material, o con pequeños cambios según hayas percibido la respuesta de la gente. Las agrupaciones fotográficas y salas municipales suelen tener contactos con otros espacios donde se puede exponer, y en ocasiones incluso tienen organizados pequeños circuitos de salas por las que van rotando las exposiciones. Consulta en la misma sala donde has expuesto, o comienza a buscar una nueva, sabiendo que ahora podrás ahorrarte bastantes pasos.

Y con esto acaba esta serie de posts sobre como montar una exposición. Han sido consejos muy básicos y se podría profundizar en muchos de los puntos comentados, pero la idea era servir de guía para novatos que se enfrentan a su primera muestra. Esperamos haber conseguido nuestro objetivo, y si ya habeís pasado por esta experiencia o estáis a punto de ello (o, por supuesto, si ya sois veteranos curtidos en este mundillo) agradeceremos vuestros comentarios de como lo habéis vivido.

En Xataka Foto | Montando tu propia exposición

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos