Compartir
Publicidad
Publicidad

Objetivo para macro extremo, casero y barato

Objetivo para macro extremo, casero y barato
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que estamos haciendo un especial sobre macrofotografía, si no lo sabíais os lo recuerdo. Los dos próximos artículos de este especial van a tratar sobre como fabricarse uno mismo un objetivo para macro de grandes aumentos, siempre manteniendo dos premisas, la calidad y el bajo coste.

Hoy vamos a fabricar un objetivo macro a partir de un objetivo de microscopio. Lo ideal es uno de 4X ya que da un campo mayor y es más fácil trabajar con él. Aunque también podemos probar con uno de 10X para super-aumentos en ocasiones muy determinadas. Veréis que es muy fácil y se obtienen unos resultados muy buenos. Vamos a ello.

Materiales

Los materiales básicos que vamos a necesitar son los siguientes:

  • Tapa de cuerpo de cámara: entre 4 y 8 Euros según la marca.
  • Objetivo de microscopio de 4X: desde 25 Euros según calidad o quitárselo al microscopio de nuestro hijo, como he hecho yo.
  • Tubo de extensión: de marca o uno casero de PVC o incluso de cartón, en este caso vale todo.
  • Herramientas de rompe y rasga: una segueta y/o una lima para el trabajo fino.

materiales.jpg

Proceso de fabricación

Lo primero que tenemos que hacer es perforar un agujero, en la tapa de la cámara, del tamaño justo de la rosca del objetivo para que éste quede perfectamente encajado en él. Para ello tendremos que hacer el agujero lo más centrado posible y lo cortaremos un poco más pequeño, así si el objetivo no entra a la primera tendremos la opción de ir lijando poco a poco hasta que encaje perfectamente. Como estos objetivos son bastante ligeros no será necesario que utilicemos pegamento si hemos conseguido que no tenga holguras. Si no queda bien fijado podemos utilizar un poco de cinta adhesiva para que no se mueva.

tapa1.jpg

Otra opción puede ser utilizar la tapita que suele venir con los objetivos del microscopio y que ya va roscada a su medida. En este caso tendremos que perforar la tapita con cuidado de no romper la rosca y después pegarla al centro de la tapa de la cámara, que también habremos perforado.

Montando el objetivo

Esta parte es la más sencilla, encajamos el objetivo en el agujero y ya está listo para su uso, además el acabado es tan limpio que podría pasar por un trabajo casi profesional.

lente.jpg

Podemos usar así el objetivo, pero tendremos un problema bastante gordo de viñeteo en los bordes. Para evitarlo tendremos que separar el objetivo del plano focal y para este cometido nos vendrán de perlas los tubos de extensión. Con un tubo de 36mm no evitaremos al cien por cien el viñeteo, pero sí en gran medida y seguiremos teniendo un objetivo bastante compacto y con un aspecto más robusto.

objetivo.jpg

Si no tenemos tubos de extensión podemos construir uno fácilmente con un tubo de pvc o incluso de cartón, su proceso es muy simple, así que no me voy a extender más en esta parte.

Los resultados

Es la hora de montar el objetivo y ponernos a hacer pruebas. Como es un objetivo de abertura fija tendremos una profundidad de campo muy limitada, pero bien utilizada puede dar unos resultados muy buenos. Como en todos los casos de macrofotografía en los que usamos grandes aumentos, necesitaremos una buena iluminación para poder trabajar con comodidad. Para las pruebas hemos usado un trípode y unas lamparitas fijas.

Primero hacemos la prueba de la regla para ver los aumentos que somos capaces de conseguir con nuestro nuevo invento.

reglas1.jpg

Para la foto de la regla de la parte superior hemos utilizado un tubo de 36 milímetros y nos da una ampliación superior al 2:1 y una distancia de enfoque de 13 centímetros hasta el plano focal. La fotografía inferior está hecha con los tres tubos, 68 milímetros en total, y nos da una ampliación superior al 3:1 a una distancia de enfoque de 11,5 centímetros.

Como los números son muy fríos y las reglas metálicas me traen malos recuerdos de mi infancia en los Salesianos, mejor os dejo un par de fotos hechas al ojo de una polilla que encontré criogenizada en el garaje. Las fotos son fotograma completo, no llevan recortes, sólo un pequeño ajuste de niveles.

ojotubo36.jpg

con la primera configuración, objetivo y tubo de 36 milímetros

ojo3tubos.jpg

y esta otra con el objetivo y los tres tubos, 68 milímetros

Como veis la profundidad de campo es muy justa, pero si practicamos un poco seguro que le sabremos sacar buen rendimiento en seguida. A cambio de ese pequeño inconveniente estoy convencido de que tenemos un potentísimo objetivo macro con una calidad muy buena y por un precio más que asequible. Además es fácil de hacer y ayuda a pasar el rato.

Fotos | Mario Ximénez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos