Compartir
Publicidad
Cómo retocar un retrato en Adobe Photoshop (III)
Tutoriales

Cómo retocar un retrato en Adobe Photoshop (III)

Publicidad
Publicidad

Llevamos mucho tiempo sin continuar esta serie sobre el retoque de retratos en Adobe Photoshop. En esta ocasión vamos a ir un paso adelante para mejorar, en algunos casos idealizar, nuestras fotografías. Hoy vamos a conocer el proceso más profesional, similar al que utilizan los retocadores para las grandes campañas, para lograr fotografías perfectas con el dodge&burn.

Hay mucho mito con el tema del retoque de retrato. Que si es muy difícil, que si está mal desde un punto de vista ético, que hay que hacerlo siempre... se confunden técnicas con tipos de fotografía... No hay que hacer el mismo trabajo en un beauty que en una fotografía social, sobre todo por un tema de tiempo.

Este tipo de retoques que vamos a ver hoy lleva muchas horas y no tendría sentido hacerlo en 100 fotografías. Pocas fotos merecen una técnica tan larga como la que vamos a ver pero la satisfacción al ver el resultado final compensa con creces todo el esfuerzo. En serio.

Realmente es muy sencillo todo lo que vamos a hacer pero conseguir buenos resultados requiere mucha experiencia. Algunos hablan de un año de práctica continuada para conseguir una calidad profesional. Me imagino que depende de la destreza de cada uno. Las primeras fotografías que hagamos tendrán mil problemas.

Cuándo hacer un retoque profundo

Como hemos señalado más arriba, el retoque que vamos a ver en los siguientes artículos se debería aplicar solo en beauty. Pero existe la creencia de que es necesario hacerlo siempre. No hay que confundirlo con moda o con retrato, como podemos ver en uno de los foros más completos de Facebook dedicados a este mundo, Escuela de retoque digital:

Retoquei
  1. El beauty es el retoque más extremo. La piel tiene que ser perfecta, sin mácula. De hecho se utiliza para vender maquillaje, alguna que otra joya.
  2. La moda presta mucha más atención al mundo de la ropa, como es lógico. Así que lo que tiene que estar perfecto es la tela. La piel no necesita tanto procesamiento y no hace falta ser tan meticuloso. Eso sí, algunas veces tendremos que aplicar las técnicas del beauty para limpiar pieles...
  3. El retrato es el tipo de fotografía que menos retoques extremos debería admitir. Más que nada para captar la personalidad del sujeto con las marcas del paso del tiempo. A lo sumo se debe suavizar el aspecto pero pocas veces eliminar las marcas que nos definen.

En el nombre del retoque se hacen muchas aberraciones, muchos desenfoques sin sentido, mucho efecto seda (¿desde cuándo no tenemos poros?). Por eso vamos a conocer la esencia del dodge&burn: las capas que tenemos que crear, las ayudas visuales, el ajuste de curvas y sobre todo cómo tiene que salir el archivo de Adobe Camera RAW o Capture One.

El primer paso de un buen retoque de dodge&burn: El revelado del archivo RAW

Siempre hay que tener unos buenos cimientos. Sin ellos el conjunto final se caerá por algún punto. Así que tenemos que contar con el mejor archivo RAW posible. Desde luego que podemos trabajar con un jpeg, pero no se justifica todo el esfuerzo que vamos a hacer a partir de este momento.

He consultado muchas fuentes, muchos libros y vídeos que tratan el tema. Y todos coinciden en conseguir el archivo menos procesado posible. Parece una paradoja, un fallo de Matrix. Pero es real. Es la pastilla roja y la clave para que todo funcione.

Personalmente creo que es mejor que el archivo salga lo más terminado posible de Adobe Camera RAW. Pero parece lógico que toquemos lo menos posible dado que vamos a retocar las luces y las sombras y limpiar la piel en profundidad.

Retoqueiii

Cuánto menos toquemos los datos originales más facilidades tendremos a la hora de limpiar los poros, mejorar las transiciones y ajustar el color como realmente queremos.

Por este motivo la fotografía tiene que salir plana, con el contraste justo y con los colores en la línea que busquemos. Más cálidos o más fríos:

  1. Abrimos la fotografía y nos fijamos en el histograma para descubrir dónde están las luces y las sombras.
  2. En Perfil elegimos Adobe Neutro o si tenemos una Nikon Cámara plana para evitar cualquier ajuste extra por parte del programa.
  3. Ajustamos en función de lo que hemos visto en el punto anterior Blancos y Negros. Si hiciera falta jugamos con Sombras y Luces.
  4. En la pestaña HSL/Color buscamos el color que queremos para nuestra fotografía. Podemos subir los cálidos, jugar con los azules... lo que queramos trasmitir...
  5. Y por último, para que todo sea más natural a la hora de trabajar el archivo en Adobe Photoshop, es importante acudir a la pestaña Detalle para eliminar cualquier atisbo de enfoque. Así evitamos que el microcontraste que genera el enfoque estropee el proceso que va a sufrir posteriormente.

La fotografía no tiene que quedar bonita en este momento. Tiene que ajustarse a todos los pasos que vamos a dar a continuación y lograr que quede lo mejor posible. Cuantas menos cosas hagamos en este punto, mejor. En la próxima entrega veremos cuántas capas tenemos que crear para lograr el mejor resultado posible.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio