Compartir
Publicidad
Publicidad
Los secretos del diafragma fotográfico
Tutoriales

Los secretos del diafragma fotográfico

Publicidad
Publicidad

Cuando queremos aprender de verdad la técnica fotográfica, tenemos que conocer de memoria los tres factores que intervienen en la exposición: el diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad. El conocido triángulo de exposición. No basta con saber que existen, sino intentar conocer todos sus secretos para sacarles el mayor provecho. Hoy vamos a conocer el diafragma fotográfico.

El diafragma es uno de los tres pilares de la exposición. Su función es regular cuánta luz llega hasta el sensor. Puede que sepamos que se mide en números f, que la profundidad de campo cambia si lo abrimos o lo cerramos y poco más. Eso últimamente estamos obsesionados con la famosa hiperfocal... El problema es que nos olvidamos de cosas más importantes que nos ayudarían a mejorar sustancialmente la calidad de nuestras fotografías.

Seguro que muchas de las cosas que vamos a decir aquí os suenan. Os recomiendo que lo leáis para tener unos buenos cimientos y descubrir aspectos que espero os sorprendan o al menos os recuerden los primeros años de aprendizaje, cuando todo era más complicado... Como olvidar el clásico ejemplo del vaso de agua que se llena según abríamos más o menos el grifo...

¿Qué es el diafragma?

El diafragma es un dispositivo que regula la cantidad de luz que llega al sensor. En la actualidad se encuentra en el interior del objetivo en forma de iris, pero podemos encontrar cámaras clásicas con diafragmas Waterhouse (placas metálicas independientes) o rotatorios. Estos dispositivos no dejaban de ser meros artilugios mecánicos de quita y pon que dificultaban, y mucho, la toma fotográfica. Y su utilidad no era proverbial.

Hoy en día, como bien sabéis, los objetivos incorporan su propio diafragma de palas (el número que tenga influirá más o menos en la calidad del bokeh), que dan esa abertura circular que provoca, en los buenos objetivos con muchas palas, un buen aspecto en las zonas desenfocadas.

Diafragma F18 ¿Un buen bokeh?

¿Y por qué el número f tiene esos números tan extraños para los que no estamos familiarizados con la óptica? Siempre me ha costado entenderlo, pero todo tiene que ver con el área de la circunferencia y el diámetro. Para entenderlo he tenido que consultar libros muy antiguos de fotografía, pues en los nuevos me ha costado encontrar una buena explicación. En concreto he estado releyendo la cuarta edición en español de 'Fotografía básica. Iniciación a la fotografía profesional' de M. J. Langford, un clásico donde los haya:

Cuanto mayor es el número f, menor será el haz luminosos que penetrará en el objetivo, y menos luminosa la imagen que se formará. Necesitamos ahora una serie útil de trabajo de los números f con los cuales indicar el control de la abertura. La elección evidente será esta serie: f1; 2; 4; 8; 16; 32... La desventaja está en que cada cambio implica reducir a la mitad la abertura efectiva, y según vimos, cada vez que se reduce el diámetro a la mitad, se reduce asimismo la iluminación a una cuarta parte... Desde el el punto de vista fotográfico resultaría más útil disponer de una escala para poder reducir la iluminación a la mitad. Esto puede hacerse añadiendo más números f a la escala, en posiciones intermedias. En lugar de una progresión de dos veces, podemos aumentar cada número f por la raíz cuadrada de dos, que es igual a 1,4. De este modo, la escala se completa con: f1; 1,4; 2; 2,8; 4; 5,6; 8; 11; 16; 22; 32...

Es por este motivo que nos complicamos tanto la vida cuando empezamos a pensar fotográficamente. Un número pequeño es una abertura muy grande y un número grande es una abertura muy pequeña.

Diafragma F16 Una buena profundidad de campo a f16

Estos pasos siempre relacionan la cantidad de luz que llega al objetivo con el diámetro de sus lentes. La formula consigue que en cualquier objetivo un diafragma f8 deje pasar exactamente la misma cantidad de luz.

Propiedades del diafragma

El diafragma tiene otra función además de la que hemos señalado. Sirve para controlar la profundidad de campo. Y aquí las cosas se complican mucho más para los más novatos. De nuevo nos bailan los números y nos hacen dudar. Pero la regla mnemotécnica es sencilla:

Número pequeño, menos profundidad de campo. Número grande, más profundidad de campo.

Así de sencillo. Un diafragma f2 tiene menos profundidad de campo que un diafragma f8. El planteamiento lógico es el siguiente. Así que si queremos conseguir un efecto u otro solo tenemos que ajustar un extremo u otro. Pero no es así. Abrir mucho el diafragma, dejar pasar mucho luz, tiene sus consecuencias. Y cerrarlo mucho, ajustar un diafragma con un número grande, provoca otros problemas.

Diafragma F22 La difracción hace presencia

¿Entonces qué puedo hacer? Intentar entender todos los problemas ópticos que vamos a ver a continuación y actuar en consecuencia. ¿Os habéis planteado alguna vez por qué al abrir el diafragma solo hay una pequeña porción nítida y al cerrarlo se ve todo enfocado?

Si abrimos el diafragma al máximo entra la luz por la mayor parte del diámetro de la lente frontal. Si os fijáis, es curva. Y la luz, que se trasmite en línea recta hasta que llega al objetivo, cambia de dirección. Al pasar por el plano convergente de la lente todas las luces se concentran en un punto. Las líneas exteriores recorren más distancia que las que están en el centro. Y por este motivo solo vemos una parte enfocada.

Sin embargo, cuando cerramos el diafragma, la superficie útil de la lente es menor, y por eso aumentan los planos de nitidez... Todas están más o menos a la misma distancia. Aquí está la explicación a algo tan familiar para los fotógrafos.

Diafragma F2 El viñeteado a f2

Pero estos dos extremos tienen problemas, independientemente del tipo de objetivo que tengamos:

  1. Al abrir al máximo el objetivo tenemos más viñeteado y menos nitidez.
  2. Al cerrar al máximo encontraremos problemas de difracción, lo que resta nitidez. Al pasar la luz por una abertura tan pequeña, los rayos de luz que rozan el diafragma distorsionan la luz y perdemos nitidez.

Por estos motivos siempre es mejor disparar con diafragmas medios para obtener la máxima calidad y los menos problemas posibles a la hora de hacer una fotografía. Cuando veamos los otros dos factores que intervienen en la exposición descubriremos muchas más cosas aplicando todos las explicaciones que hemos visto hoy aquí.

En Xataka Foto| Curso de Fotografía: 14. La apertura. Teoría

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos