Compartir
Publicidad

Pentax X-5: Todo lo que necesitas saber sobre la nueva ultrazoom de Pentax

Pentax X-5: Todo lo que necesitas saber sobre la nueva ultrazoom de Pentax
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque su llegada había sido filtrada hace unos días es ahora cuando Pentax anuncia oficialmente la Pentax X-5, una apuesta por un sector, el de las ultrazoom o cámaras bridge, que lo tiene difícil entre la sempiterna fortaleza de las DSLR y la consolidación de las cámaras sin espejo. Pentax, que está bien posicionada en todos los sectores fotográficos no ponía en el mercado una ultrazoom desde la Pentax Optio X90, hace ya varios años. Veamos qué mejoras ofrece.

Pentax X-5: Estética réflex por los cuatro costados

Tradicionalmente las cámaras bridge se han asemejado bastante a las hermanas mayores, las DSLR y en esta ocasión esa semejanza es aun más evidente; tanto que a simple vista nos costaría mucho percatarnos del tipo de cámara que tenemos frente a nosotros.

De las DSLR de la firma esta Pentax hereda, y casi calca, la distribución de los botones, al menos en la parte trasera, la rueda de modos, el flash superior o la empuñadura, siendo un segundo dial de control y algún botón configurable más lo único que extrañaremos con respecto a lo que podemos ver, por ejemplo, en una Pentax K-5. La pantalla en este caso tiene a su favor que es abatible.

Ultrazoom: Un todo-en-uno fotográfico

El concepto de cámaras bridge es la apuesta por el todo, pura ambición. Estas cámaras nacen con la firme intención de que sus usuarios puedan resolver con ellas cualquier reto fotográfico que se propongan, de ahí la necesidad de incluir una óptica que abarque un enorme rango focal.

La Pentax X-5 recurre a un sensor CMOS retroiluminado que rinde 16 megapixeles de resolución y que trabajarán de la mano de un objetivo con un zoom óptico de 26 aumentos, o lo que es lo mismo: un rango focal 22.3 - 580mm en la equivalencia en 35mm, ¡ahí es nada!

Pentax X-5 Vista trasera

Con esas distancias focales tan extremas por arriba se hace imprescindible la estabilización óptica, elemento que aquí está presente gracias a un doble estabilizador de imagen. Si es la fotografía macro lo que nos interesa esta cámara cuenta con un modo dedicado gracias al que podremos enfocar desde una distancia mínima de 1 centímetro.

La pantalla es abatible, con una resolución de 460.000 puntos y 3 pulgadas de tamaño. El visor por su parte es electrónico y cuenta con la siempre agradecida posibilidad de ajustar las dioptrías. La ráfaga de 10 disparos por segundo durante un máximo de 30 fotografías o el ISO 6400 son otras interesantes cualidades a tener en cuenta.

El resto de opciones es común a cualquier cámara hoy en día: diferentes modos de disparo automáticos y manuales, filtros y opciones creativas, la posibilidad de modificar la proporción de la imagen o la grabación de vídeo FullHD a 30fps. Destacaríamos, eso sí, la compatibilidad con tarjetas SD Eye-Fi.

La alimentación del equipo corre a cargo de 4 pilas AA que aguantarán en torno a 330 imágenes según estimaciones de Pentax. Esto es algo que no gusta a todo el mundo pero cuenta con la innegable ventaja de que pilas se pueden comprar en cualquier tienda. Estará disponible a últimos de septiembre y sobre el precio, por ahora, sin noticias.

Más información | Pentax

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio