Sigue a

Panorámica de 275 km de costa gallega

Este año es el décimo aniversario del desastre del Prestige y en homenaje a todos los voluntarios que trabajaron para mitigar la marea negra, se ha realizado un ambicioso proyecto fotográfico consistente en una panorámica de la costa gallega que cubre 275 kilómetros de extensión (más o menos desde Miño hasta Muros). Vamos a ver cómo.

Gracias a Félix Ajenjo nos llega esta información sobre una de las mayores panorámicas que hayamos visto – en cuanto a extensión cubierta, no necesariamente en cuanto a la resolución del archivo digital de la foto final – y nos cuentan algunos detalles interesantes sobre el proyecto.

Los chicos de Save the Beach hicieron un documental, dirigido por Isabel Coixet, pero querían ir más allá y crear algo que rindiera homenaje a las más de 300.000 personas que ayudaron a limpiar la costa de Galicia tras el vertido. Y a los creativos Curro Rubira y José Manuel Hoyos se les ocurrió la idea del “monumento virtual: un lugar en el que aparecieran los nombres de todos los voluntarios, y qué mejor manera que hacerlo en el mismo sitio que ellos ayudaron a limpiar”.

Si entráis a la web y pincháis en ir al homenaje, podréis navegar por una foto panorámica de todo el litoral – con una barra de desplazamiento en kilómetros – que refleja su estado actual y sobre la que se encuentran geoposicionados los nombres de los voluntarios, así como sus vídeos y fotos en lo que conforma “una especie de testimonio vivo que simboliza un antes y un después de la costa gracias al enorme sacrificio de estos héroes anónimos”.

Cómo abordar y realizar un proyecto de gran panorámica

Montura estabilizada mediante dos giroscopios y montada en el helicóptero

Para su realización el productor, Luciano Firmo, valoró todas las posibles maneras, pero descartó el barco y se decantó por el helicóptero que les ofrecería el control total de la distancia con la costa en todo momento, así como el evitar problemas con las mareas.

Reunió un equipo formado por los dos creativos, el productor, un fotógrafo, un piloto y un técnico de la montura de la cámara y los giroscopios, y se pusieron manos a la obra.

Montaron una Canon EOS 5D Mark II con un objetivo Zeiss 85mm, sobre una montura de aluminio ideada específicamente con dos giroscopios (vertical y horizontal) que estabilizaría la imagen y evitaría vibraciones, según cuenta el fotógrafo Adolfo Morales (Fofi). Y la monitorizaron de modo que tanto piloto y fotógrafo viesen el encuadre en todo momento. De esta manera, ambos tenían las referencias de cielo, mar y costa para realizar las correcciones y movimientos necesarios durante el proceso.

Tomando una fotografía cada dos segundos y habiendo elegido la tarde como momento, para evitar que la luz de contra y la bruma dieran al traste con las capturas, fueron recorriendo los 275 kilómetros de litoral de principio a fin. Además se utilizó un filtro polarizador – algo como sabéis muy importante para eliminar las luces no deseadas, así como oscurecer un poco el cielo – y los datos de disparo fueron: ISO 160, apertura de f/5.6 y un tiempo de exposición de 1/400s.

El fotógrafo Fofi monitorizando la cámara en el helicóptero

Sobra decir que para preparar todo esto tuvieron que hacer una prueba previa de unos veinte kilómetros en los que ensayaron y decidieron todos estos detalles, además de darse cuenta de que sería imposible recortar perfectamente la costa, ya que el helicóptero debía mantener una velocidad constante y si entrase en cada meandro eso le obligaría a bajar mucho la velocidad para no “derrapar”. A mí personalmente, creo que me gusta más el resultado de la panorámica así que si nos encontrásemos con un litoral totalmente “estirado”.

La fase de posproducción en una gran panorámica

Pero tratándose de un ejercicio panorámico de tal calibre, el trabajo duro no había concluido ni muchísimo menos. Tal como expone Félix Ajenjo, el director de arte, tenían más de 2.500 fotografías que deberían unir de la manera más eficaz para no perder fluidez en la imagen y en la navegación de la web. Además, al tratarse de una extensión tan enorme resultó imposible automatizar la creación de la panorámica – debido a las fluctuaciones del vuelo para adaptarse a la costa – por lo que gran parte de la fusión se realizó de manera manual en Photoshop.

Sin embargo, la unión o stitching de la gran panorámica se dejó para el final, trabajo este coordinado entre cuatro personas. Previamente fueron decididos y realizados todos los ajustes de niveles, color y demás para el resultado final de la imagen y aplicados a las fotos originales. Una vez finalizada y unida la panorámica completa, se volvió a partir en trozos para crear la web que permite al navegador del usuario cargarla a medida que se avanza.

Como veis, el conjunto de mucha planificación, pruebas y un trabajo titánico es lo que requiere un proyecto como éste que, al menos a mí, me parece asombroso y muy curioso.

Web oficial | Save the Beach

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios