Sigue a

BenQ G1

Una vez más hemos estado probando material fotográfico para contaros nuestra opinión, en este caso una compacta para los bolsillos más ahorradores que no buscan un cámara super avanzada sino una práctica y económica con ventajas interesantes, la nueva BenQ G1.

Como digo, se trata de una cámara compacta de precio contenido. No es de lo más barato que nos vamos a encontrar en el mercado pero tampoco es cara, sino que en mi opinión es de las más económicas, y a continuación vamos a ver el porqué.

BenQ G1 - vista cenital

Diseño, ergonomía y construcción

Empezaré diciéndoos que creo que es en su diseño donde más cojea. No sé si es fea pero sí un poco “cuadradota” y tirando a grande. Algo que se mitiga con su excelente funda de dos piezas (una atornillada al cuerpo y otra que se cierra sobre la anterior) que mejora mucho su estética – para mi gusto – y mantiene el tornillo estándar para trípodes y demás.

La sensación de robustez y calidad me ha parecido buena. En las manos, se nota compacta y resistente – aunque lógicamente no hemos hecho pruebas de golpes – y su empuñadura de goma, aunque no muy pronunciada, ayuda a la hora de utilizarla.

Además, nos ofrece también una pantalla abatible y giratoria bastante cómoda, del tipo de las clásicas que introdujo la gama PowerShot G de Canon – ¡me parecen comodísimas! -, dos diales giratorios de control que nos permiten usar muy cómodamente los ajustes manuales o movernos por las opciones de los menús de configuración, unos menús bastante bien organizados e intuitivos (alguna de las principales marcas podría tomar nota y ver que no hace falta tanto esfuerzo para hacer las cosas bien), así como algún botón configurable libremente.

BenQ G1 Su diseño es muy sencillo, pero se nota robusta y cómoda.

Por tanto, una cámara muy cómoda en prácticamente todos los sentidos, y que además incluye una funda y correa realmente prácticas y hasta bonitas, con una estética muy retro, de un cuero o imitación muy conseguida marrón y con forro de microfibras en el interior. Así que eso que nos ahorramos de tener que comprar por separado.

Aunque sus dimensiones no son las más idóneas para un bolsillo pequeño, esto no supone ningún problema ya que como digo incluye una genial funda de cuero (o al menos algo muy parecido) que la hace comodísima de llevar colgada en cualquier situación. Pero si lo que buscas es una “mini”, olvídate de ésta.

Sensor, objetivo y principales características de la BenQ G1

Hay un montón de cosas que no tiene y un montón de defectos que le podemos buscar si tenemos ganas. Por ejemplo, no tiene montura de sistema de objetivos intercambiables, no tiene formato RAW (sinceramente, su mayor carencia, para mi gusto), ni un sensor de dimensiones generosas y ni siquiera tiene un tamaño que podamos catalogar como muy reducido, ya que existen infinidad de cámaras compactas en el mercado más ligeras y pequeñas. Sin embargo, hay otra cosa que tampoco tiene y que es algo muy importante en este tipo de cámaras: un precio elevado.

BenQ G1 - Vista frontal Su luminoso objetivo, de F/1.8 en angular, es su mejor baza.

Por contra, hay muchas cosas que sí nos ofrece a cambio de ese asequible y ajustado precio (la veo en Amazon ahora mismo por casi 200 euros), como por ejemplo una apertura máxima de F/1.8 en angular.

Sí sí, F/1.8 de apertura máxima, y no F/2.8 como las compactas “luminosas” habituales (muchas ni eso). Puede parece que tampoco hay tanta diferencia pero os aseguro que es mucha, pues un paso y un tercio de diferencia significa que entrará más del doble de luz y por tanto podremos disparar a más del doble de velocidad o con al menos la mitad de sensibilidad ISO.

Esto de la apertura, quiero recalcarlo bien porque es algo que además en una compacta creo que se debería valorar todavía mucho más que en otro tipo de cámaras por dos motivos: por un lado porque el sensor es pequeño y por tanto para tema de ruido electrónico y para enfoque selectivo nos vendrá mejor que nunca (este es también el motivo de que sea plenamente usable ya que nunca tendremos una profundidad de campo demasiado diminuta que lo haga inservible), y por otro lado porque estas cámaras pequeñas y ligeras físicamente son mucho más susceptibles de movimientos y vibraciones, es decir, son más difícilmente estabilizables y por tanto necesitaremos disparar a mayor velocidad que una cámara grande y pesada.

BenQ G1- Pantalla abatible Su pantalla es amplia y está articulada con dos grados de libertad

No es esa su única baza, no obstante, sino que al hilo de esto último dispone de un sistema de estabilización OIS que, aunque no es la panacea, sí que se nota bastante y nos ayuda mucho a disparar con velocidades críticas o en movimiento.

También su ráfaga me ha sorprendido gratamente con varios modos interesantes, especialmente el “Continuous Burst”.

La batería, como en todas las cámaras de su misma gama, no es su fuerte y deberemos estar pendientes de salir con ella cargada para no encontrarnos con que se nos acabe en el momento menos oportuno.

Pantalla, visualización y filtros creativos

Los modos de visualización me han gustado, ofreciendo histograma en vivo, líneas de los tercios sobreimpresionadas, etc. El único fallo que puedo destacar de su pantalla es que el brillo no se regula automáticamente en función de la luz ambiente (al menos a mí no me lo ha parecido), pero creo que su calidad es suficiente y, como digo, la disposición de los elementos de configuración es correcta y agradable.

Sus efectos o filtros prediseñados son parecidos a los de un smartphone u otras cámaras compactas: lomography, tilt-shift, blanco y negro, sepia, etc. A destacar un filtro de desenfoque de fondo, que trata de imitar el efecto de enfoque selectivo acusado, cuyo resultado puede funcionar en primeros planos pero que en general no me ha gustado mucho, como los de los móviles. Supongo que depende de la práctica que tengas usándolo y teniéndolo en cuenta a la hora de disparar.

BenQ G1 - Incluye funda y correa La funda es de tipo retro, ofreciendo buena protección y estética

Los modos creativos y la manera de seleccionarlos me ha parecido interesante para aquellos que estén empezando en fotografía o que simplemente no quieran complicarse y simplemente tener la foto. Aquí no me pararé más porque la mayoría de entusiastas os iréis de cabeza a por los modos manuales o semiautomáticos.

Grabación de vídeo HD y hasta 120 fps

También el vídeo es interesante, para una cámara de esta gama, ya que nos ofrece grabación a 720p @ 60 fps, que no es moco de pavo ni lo ofrece cualquier cámara, y VGA @ 120 fps lo cual es genial para hacer planos a cámara superlenta si no necesitamos alta definición, además del modo normal 1080p @ 30 fps (el estándar HD actual). Insisto en que cámaras como por ejemplo nuestra, tan apreciada y “favoriteada” aquí en Xataka Foto, Nikon D7000 no son capaces de grabar a esos ratios, a pesar de ser gamas incomparables pero ilustra un poco esa ventaja.

En cuestión de vídeo, no obstante, la calidad deja bastante que desear si la comparamos a cámaras de gama superior o más centradas en este uso, pero será más que suficiente si contamos con buena luz o si nuestro objetivo no es fabricar un producto audiovisual profesional de alta calidad de imagen.

Yo he hecho pruebas en situaciones extremas de luz para ver precisamente los límites e incluso completamente de noche en un partido de fútbol siete, con la única iluminación de los focos del campo (que aunque nos parezca muy fuerte en realidad son pocos lúmenes los que tiene la escena), y los resultados son bastante respetables aunque por supuesto hay bastante ruido, especialmente en modo VGA a 120 fps.

BenQ G1 - Botones y visualización El botón Q es personalizable, dispone de dos diales de control e histograma en vivo.

Conclusiones

Estamos ante una estupenda opción para quien busque únicamente una cámara bolsillera económica y efectiva, con una óptica muy luminosa en su focal más angular y cómoda de utilizar.

Por contra, creo que se quedaría corta para los que necesiten más “potencia fotográfica”, es decir, que quieran sacar partido a archivos en formato RAW, disfrutar de un sensor de gran tamaño, etc.

Puede que os parezca un poco buenista mi visión sobre este modelo, pero en mi defensa sólo puedo decir que es una cámara que me ha seducido desde casi el primer momento. No sé si es la cámara que me compraría como bolsillera, pero sin ninguna duda la tendría muy en cuenta si no quisiera gastarme mucho ni invertir tiempo revelando archivos RAW. En definitiva, ¡me gusta la BenQ G1!

A continuación os dejamos una galería de fotos tomadas con ella, para que juzguéis vosotros mismos. He querido exprimirla al máximo, en situaciones de poquísima luz, alguna situación luminosa, etc. Espero que os sean de utilidad.

Ver galería completa » BenQ G1, fotografías de prueba (25 fotos)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios