Síguenos

Comparativa cámaras CSC xataka foto

Con el desembarco de Canon en el sector de las CSC, las compactas sin espejo de objetivos intercambiables, parece que se cierra un círculo. Ha sido el último gran fabricante en incorporarse al sector más interesante, emergente y competitivo del mercado de las cámaras digitales actuales. Y por ello, es buen momento de enfrentar a los modelos más interesantes, basándonos en sus especificaciones técnicas.

La idea es comparar, al menos sobre el papel, las características y prestaciones más importantes. Seguro que útil para valorar a quien esté barajando la compra de algunos de los modelos y las dudas le asaltan. Aunque, como es lógico, una prueba a fondo y el gusto personal deben completar las herramientas para tomar una decisión. Para ver las tablas más grandes hacer click sobre ella y se ven en una galería de Flickr.

Tabla comparativa cámaras CSC 1

Tabla comparativa cámaras CSC 2

Los sensores, la gran batalla

Sin duda el avance tecnológico y la gran competitividad entre los principales fabricantes está haciendo que el sensor sea uno de los puntos diferenciadores. En algunos casos optan por tamaños comedidos, como Nikon o Panasonic y Olympus con sus Micro Cuatro Tercios. Otros apuestan de lleno por sensores tamaño APS-C, habitual en las réflex digitales, como son el caso de Sony, Canon o Pentax entre otros.

En cualquier caso, esta batalla no es solo cuestión de tamaño. También lo es, y debe serlo, de rendimiento. Las mejoras en este campo se producen considerablemente, y con cada modelo asistimos a un nuevo paso para ampliar el rango dinámico, reducir la señal de ruido y ofrecer una nitidez y calidad de imagen mayores.

Comparativa tamaño sensores CSC

Así nos encontramos con la fuerte apuesta de Olympus con su OM-D E-M5, que a pesar de ser un sensor “pequeño” ofrece rendimientos elevados a lo que se puede esperar y permitiendo sensibilidades de hasta 25.600 ISO, lo que parece casi impensable no hace mucho tiempo para un sensor del sistema Micro Cuatro Tercios.

Aunque hablando de sensores, Sony parece ir en cabeza ofreciendo una tecnología muy avanzada en todas sus cámaras y llegando con la Sony NEX-7 a superar la barrera de los 24 megapíxeles con su Exmor. Aunque lo más frecuente es que los sensores de la gran mayoría estén sobre los 16 megapíxeles (o 18 como en la Canon EOS M). Aquí Nikon 1 es la excepción y se queda en unos comedidos 10 millones de píxeles, para el sensor más pequeño de la comparativa.

El enfoque, una carrera de velocidad

Algo similar nos podemos encontrar en cuanto a el enfoque. Como sabemos, estas cámaras no usan el enfoque por fases propio de las DSLR, así que el autofocus por contraste es el habitual. Aquí ha existido un gran progreso también y la batalla está dispuesta para conseguir el sistema más veloz de enfoque. Olympus y Panasonic, con más recorrido en las CSC suelen encabezar los rankings de velocidad.

Aunque no todo es velocidad, también hay que ver el comportamiento y efectividad del mismo. Sobre todo en situaciones extremas, con difíciles condiciones de luz y donde el enfoque puede “sufrir” más para alcanzar foco en el punto correcto. Canon y Nikon han apostado por un sistema híbrido, aunque la mayoría ofrecen también entre 25 y 40 puntos de enfoque y aquí las pruebas de laboratorio son las que realmente definen los mejores resultados.

El visor: exigencia y opción

visor fujifilm x-pro1

Desde que estas cámaras sin espejo empiezan a animar el sector fotográfico, muchos son los usuarios que sueñan con disponer de un visor en condiciones. Se trata casi de una exigencia si se quieren ofrecer alternativas reales a las cámaras DSLR de inicio, como suele ser el reclamo habitual. En la mayoría de los casos, sin embargo, este visor queda excluido por cuestiones de tamaño. Hay que renunciar a ciertos extras para poder ofrecer una cámara realmente pequeña.

Sin embargo, poco a poco, los fabricantes empiezan a notar que esta “exigencia” ya no puede ser obviada y más cuando nos encontramos con que modelos que lo integran sin sacrificar en exceso el tamaño. Tal es el caso de la Sony NEX-7 y su excelente visor electrónico o aún más claro, el de la Nikon 1 V1, con un tamaño aún más reducido. Otros, apuestan por integrarlo en cuerpos algo mayores, como la Olympus OM-D E-M5 o la Fujifilm X-Pro1, que además se trata de un visor híbrido siendo el más destacado de todo este sector.

Comparativa de CSC: concluciones

Hay otros puntos a tener muy en cuenta a la hora de comparar estos modelos: su pantalla LCD, en algunos casos basculante (Olympus OM-D o Sony NEX-5N) y en otros táctil (Lumix GX1, Canon EOS M). Además de si posee estabilizador (las Olympus o la Pentax K-01) en el propio cuerpo, algo siempre a valorar positivamente.

Por último, en el terreno del vídeo, todas optan por el Full HD, parece lógico, aunque siempre hay diferencias en sus resultados que hay que observar con detalle. Y, por supuesto, el precio, esencial a la hora de una decisión. Aquí encontramos mucha similitud entre casi todos, aunque encontramos la nueva Canon EOS M algo elevada, aunque es pronto para valorar, puesto que no llegará hasta octubre a los escaparates y antes requiere una prueba a fondo para tener un criterio justo.

En cuanto a las que ofrecen prestaciones más elevadas también encontramos cierta igualdad, como la Olympus OM-D y la Sony NEX-7 especialmente, siendo la Fujifilm X-Pro1 la que ha apostado por el precio más elevado, buscando otro tipo de usuario más profesional y exigente que esté dispuesto a desembolsar más de 1.600 euros solo por el cuerpo y con solo tres objetivos de momento a elegir.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios