Compartir
Publicidad
Olympus OM-D E-M1 Mark II, toma de contacto: es rápida, es ambiciosa y es profesional
Análisis y pruebas

Olympus OM-D E-M1 Mark II, toma de contacto: es rápida, es ambiciosa y es profesional

Publicidad
Publicidad

Olympus presentó su nuevo buque insignia en la pasada Photokina, la OM-D E-M1 Mark II. Esta segunda generación llegaba con una hora de especificaciones muy ambiciosa, pretendiendo dar un golpe sobre la mesa y situarse claramente en el sector profesional haciendo algo más que sombra a un sector dominado por las réflex. Hasta ahora. Siendo una cámara sin espejo, sus prestaciones nada tienen que envidiar a las DSLR más potentes y, de hecho, Olympus ha conseguido con esta OM-D E-M1 Mark II una cámara tremendamente completa, compensada y veloz, muy veloz. Tanto como para atraer con buenos argumentos al fotógrafo profesional de naturaleza y acción.

Tras pasar unas horas con este modelo para comprobar sus bondades, podemos extraer unas primeras valoraciones, aunque siendo una cámara tan completa, bien merece un análisis detallado.

Tiene entre ojo y ojo a los profesionales

Olympus Em1 M2 3989

Lo primero que hay que destacar es que esta segunda generación da un paso importante, apostando mucho más seriamente por el sector profesional. Sus características principales así lo demuestran y su precio lo corrobora. Un tema que está dando mucho que hablar desde que se anunciara hace unos días, y que deja claras las intenciones de Olympus.

Se trata de una cámara más potente, más rápida y con un precio que mira claramente a los profesionales, que son quienes mejor pueden amortizar la inversión en este equipo (recordemos: dos mil euros, solo el cuerpo). Y, no olvidemos, que el sistema Micro Cuatro Tercios posee un catálogo de ópticas muy completo y cuenta con una gama profesional atractiva y muy competitiva (en constante ampliación como los recientes vistos en Photokina).

Olympus OM-D E-M1 Mark II: Diseño y ergonomía

Empezando por lo más básico, el diseño mantiene intacto el aspecto que ya caracteriza a la serie OM-D, con controles abundantes, muy personalizable y con tres puntos muy positivos: un visor electrónico a la altura, una buena pantalla con capacidad táctil y totalmente articulada, así como un acabado robusto y sellado contras las inclemencias del tiempo. Un equipo que no teme a salpicaduras, polvo y situaciones adversas como bien hemos podido comprobar.

La nueva batería es más grande y se aprecia su mejora de autonomía

En esta nueva E-M1 Mark II encontramos una nueva batería. Promete un 30% más de autonomía y, para ello, en Olympus no han dudado en cambiar el tipo de batería, que ahora es más grande y potente, pero que no es compatible con las anteriores por su diseño. En el tiempo que la hemos probado, ciertamente se aprecia la mejora. Pudimos disparar cerca de un millar de fotos y grabar algunos vídeos (en 4k) y aún disponíamos de una cuarta parte de su capacidad, así que constatamos su aumento de autonomía, lo cual se agradece bastante.

Olympus Em1 M2 3988

Del tamaño solo indicar que sigue con unas dimensiones realmente comedidas y que, en conjunto, con algunas de las ópticas pro de Olympus, como el nuevo 12-100 mm, conforman un equipo compacto y ligero. Algo que agradecerá la espalda del fotógrafo de acción y naturaleza, acostumbrado a tener que llevar un equipo pesado y abundante. Es la principal baza de Olympus, aunque en esta ocasión, el peso y el tamaño no es su único argumento.

La velocidad es el nuevo argumento de esta E-M1 Mark II que quiere enfrentarse a los equipos más veloces y potentes. Y lo hace sin ningún tipo de complejos. No hay más que comprobar su potentísima ráfaga de hasta 18 fps, con archivos RAW y con enfoque continuo (siendo con enfoque bloqueado de hasta 60 fps), que sorprende. Haciendo gala de un obturador electrónico avanzado y del nuevo procesador TruePic VIII, permite e invita a dejar el disparador pulsado ante su excelente respuesta en una escena de acción.

Olympus Em1 M2 2238
Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 12-100 mm 4.0 IS PRO @ f/4; 1/1250 s; ISO 800

Así aseguramos la captura del fotograma adecuado con sujetos a toda velocidad, como comprobamos intentando capturar a un halcón en pleno vuelo entre ras de suelo y arbustos, como el ejemplo que acompañamos. Eso sí, hay que recordar que esta alta velocidad exige montar en alguna de las dos ranuras, una tarjeta potente y veloz.

Olympus Em1 M2 2158
Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 12-100 mm 4.0 IS PRO @ f/6.3; 1/200 s; ISO 800

En cuanto al enfoque, que sería otro de los argumentos ambiciosos de este modelo, apenas pudimos probar en las mejores condiciones su respuesta. Aunque las sensaciones son buenas, nos gustaría probarla con calma para tener una valoración más clara. En las escenas de prueba realizadas intuimos que responde como se espera, pero su alto nivel de configuración unido a una interfaz que requiere una curva de aprendizaje notable no nos permitió disponer del suficiente tiempo para extraer todo su potencial. Eso sí, en Olympus no nos dejaron de indicar que es en enfoque automático de seguimiento más rápido de su sector y sin nada que envidiar al sector réflex.

Una estabilización sobresaliente

Olympus Em1 M2 2385
Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 12‑40mm 1:2.8 PRO @ f/2.8; 1/320 s; ISO 200

El sistema de estabilización funciona sobresaliente, especialmente en grabación de vídeo

No es ninguna sorpresa que Olympus incorpore un sistema de estabilización avanzado. En este caso, cuenta con un sistema de cinco ejes que promete hasta 6,5 pasos. Sobre el papel puede parecer puro marketing, pero está más que contrastado que el trabajo de Olympus en este terreno es excelente, lleva mucho tiempo desarrollándolo y permite obtener resultados de primer nivel. Es más, no solo funciona correctamente, sino que sus resultados, especialmente en la grabación de vídeo, son sobresalientes, como comprobamos con esta E-M1 Mark II.

Si, además, le montamos el nuevo M.Zuiko 12-100 mm f/4 IS PRO que también lleva estabilización, el conjunto aún mejora más si cabe su capacidad. Sin duda, una opción muy recomendable para los que quieran sacar partido a sus opciones de vídeo.

Nuevo modo Capture Pro, una ráfaga que sorprende

Muestra del modo Capture Pro: a 150 mm; f/2.8; 1/1600 s; ISO 2000

Como la velocidad es uno de sus principales argumentos, en Olympus han querido ampliar las opciones de la E-M1 Mark II incorporando un novedoso modo denominado Capture Pro. No es otra cosa que la capacidad para disparar ráfagas de 60 fps con toda la resolución que permite su sensor, nada menos que 20 megapixeles. Su funcionalmente recuerda a otros modos, como el de Panasonic con su Photo 4K, aunque funciona de forma diferente y con unos resultados notables.

Olympus Em1 M2 2709
Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 40‑150mm 2.8 PRO @ f/2.8; 1/1600 s; ISO 1600

Con el modo Capture Pro activado la cámara comienza a obtener capturas desde el momento en el que pulsamos hacia la mitad el disparador y, una vez, pulsamos a fondo, se almacenan las 14 últimas capturas, eliminando el resto. Esta opción nos permite conseguir capturar una ráfaga precisa en escenas de alta velocidad, como el ejemplo que acompañamos, donde una flecha atraviesa un globo lleno de líquido. Una opción a tener en cuenta para aquellos fotógrafos que quieran asegurar el fotograma en escenas complicadas de sujetos (u objetos) en movimiento a mucha velocidad.

Olympus OM-D E-M1 Mark II: Conclusiones

Olympus Em1 M2 3053
Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 12-40 mm 2.8 PRO @ f/3.2; 1/125 s; ISO 800

Olympus ha realizado un excelente trabajo con esta segunda generación de su buque insignia. No se trata solo de una renovación, es una apuesta más firme y con argumentos muy sólidos para asaltar el mercado profesional. Para ello, su precio también es más elevado, pero está clara que con esta estrategia tratan de distinguirse y ofrecer un equipo muy completo, ligero y que responde para el profesional de fotografía de acción, deportes o naturaleza.

En Olympus andan muy orgullosos y seguros de que esta nueva E-M1 Mark II, que llegará a las tiendas en breve, va a ser un éxito. Los resultados de esta toma de contacto nos dejan claro que la cámara responde muy bien a lo que promete y su carácter ambicioso la convierten en una cámara a tener muy en cuenta. Una sin espejo que no solo busca conquistar el sector profesional sino hacerse su hueco con sólidos argumentos (sin olvidar el nuevo servicio Servicio Olympus Pro) y resultados garantizados. Deseando estamos de ponerla a prueba más a fondo para confirmar lo que ya nos ha parecido en esta toma de contacto.

Olympus Em1 M2 2447 Olympus OM-D E-M1 Mark II, con M.ZUIKO ED 12-40 mm 2.8 PRO @ f/2.8; 1/640 s; ISO 200
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos