Síguenos

Panasonic Lumix FZ48

En XatakaFoto hemos tenido la oportunidad de probar la Lumix DMC-FZ48, una superzoom de Panasonic que sin entrar a competir en cuanto a aumentos del zoom con los modelos de la misma gama de otras marcas, sí les hace frente en otros muchos aspectos como puedan ser la grabación de vídeo Full HD o la calidad en el procesado del ruido.

Al lanzar Panasonic este modelo al mercado, lo que más sorprendió en general fueron dos cosas respecto del modelo anterior, primero una reducción de 14 a 12 megapíxeles y después el que se descartara la posibilidad de tomar fotografías en formato RAW. Personalmente lo primero me parece menos importante, pero lo segundo creo que puede ser algo que decline la balanza hacia otros modelos en el caso de los usuarios más exigentes, pero no lo demos todo por perdido y vayamos paso a paso ya que esta cámara puede sorprendernos.

Primeras impresiones


Pantalla y controles traseros Lumix FZ48
Nada más abrir la caja, lo que más me llamó la atención fue lo compacta que es. Sí, es cierto, se trata de una cámara superzoom con un objetivo 25-600mm* y por supuesto no nos cabe en el bolsillo de los pantalones, pero sí cabe perfectamente en el de alguna chaqueta o abrigo.

En las manos se hace muy ligera y con un buen agarre, aunque se queda un poco pequeña si tenemos las manos grandes. Todos los diales de control muy a mano, cualquier botón se encuentra al alcance de los dedos sin tener la necesidad de utilizar la otra mano para realizar ningún cambio en la configuración.

La rueda de control con nada más y nada menos que 14 modos de disparo incluidos el modo vídeo y el creativo, nos permite usar la cámara desde el modo más automático hasta el disparo totalmente en manual. Un botón de disparo de fotos y otro para activar el vídeo directamente sin necesidad de navegar por el menú de la cámara, pulsamos el botón de vídeo y aunque esté en modo foto, se nos pone a grabar vídeo directamente.

Algo que no termina de gustarme es que sólo dispone de un dial para controlar los valores de exposición cuando trabajamos en manual. Si escogemos el modo de prioridad al obturador o al diafragma, ningún problema, con el dial controlamos ese valor y todo perfecto, pero en modo totalmente manual debemos seleccionar cual de los dos valores queremos que varíe primero al mover el dial de un lado al otro y repetir la acción para ajustar el segundo valor, lo que hace que la toma se vuelva muy lenta.
Lumix FZ48 modo macro
Por supuesto tratándose de una superzoom lo primero que hace uno es comprobar cómo es el gran angular a 25mm* y hasta dónde es capaz de “acercarnos” el objetivo puesto a 600mm*, sorprendente pero con un inconveniente que a primera vista puede ser problemático y es que con el objetivo ajustado a 600mm* debemos estar a dos metros o más del sujeto para que sea capaz de enfocar, con lo que las tomas de proximidad pueden complicarse, pero tranquilos porque este problema se soluciona con el modo “zoom macro” que aunque no trabaje con los 600mm* sí nos permite acercarnos hasta que el cristal del objetivo choca con lo que fotografiamos.

Panasonic Lumix FZ48: El objetivo


Foto a 600mm
En una superzoom el objetivo pasa a cobrar gran interés, ya no sólo por el número de aumentos sino también por su calidad. Como hemos dicho al principio, no puede competir en cuanto a aumentos con las cámaras de otras marcas, pero con un 25-600mm* pasamos de estar tomando una foto de un paisaje completo, a conseguir que una persona a 30 o 40 metros de nosotros ocupe todo el encuadre.

Dispone de una apertura máxima de f/2,8 a 25mm* y de f/5.2 a 600mm* lo que en principio lo deja en muy buenas posiciones comparándola con sus competidoras directas. Pero además este objetivo viene firmado por Leica, algo que suele hacernos pensar inmediatamente en calidad óptica.

Aunque puede que sea por la costumbre personal de manejar objetivos zoom de cámaras réflex, en los que con un simple movimiento de muñeca pasas de la mínima a la máxima distancia focal, me ha parecido que el cambio de ésta en la Lumix FZ48 es demasiado lento, aún más teniendo en cuenta que tras unos segundos de visualizar las fotos en la pantalla, el objetivo se recoge colocándose automáticamente a 25mm, con lo que al tener que volver a disparar a 600mm debemos volver a esperar que pase de una distancia focal a otra (aunque podemos configurar la cámara para que esto no ocurra).

El procesado


Comparativa de ISO
Como hemos dicho anteriormente, este modelo no permite la captura de imágenes en formato RAW, por lo que el procesado que realiza la cámara cobra una importancia notable al quedarnos como única opción los JPEGs que nos procese la propia máquina.

Al aumentar la sensibilidad ISO, vemos como el procesado consigue que lo que llamamos habitualmente ruido no aparezca como tal, pero sí que a causa del mayor procesado que realiza la cámara para evitar la aparición de ese ruido a sensibilidades altas, vemos como a partir aunque en ISO400 ya notamos una pérdida de calidad, a partir de ISO800 esa falta de nitidez es muy notable.

Comparado con las posibles cámaras que entran en competencia directa con este modelo, el tratamiento del ruido es bastante mejor en esta cámara de Panasonic que en las de otras marcas, aunque seguramente influya bastante en eso el menor número de megapíxeles de este modelo en comparación con los de otras marcas que en cierto modo disminuye la aparición de ruido.

Nos ofrece la posibilidad de seleccionar unos filtros creativos predefinidos tanto al tomar fotografías como durante la grabación de vídeo. Y en un paso más hacia la personalización de la cámara, permite configurar esos filtros y todos los valores de contraste, saturación, brillo, etc, directamente desde la pantalla, por lo que esa falta de formato RAW se ve parcialmente compensada.

Me ha sorprendido muy gratamente comprobar la enorme calidad del estabilizador de imagen. Es increíble comprobar que con buen pulso y este sistema, somos capaces de tomar fotografías con una nitidez más que aceptable a 600mm* de distancia focal y velocidades de obturación tan bajas (para esta distancia focal) como 1/100 o incluso 1/60 segundos.

Disparando


Surf con Panasonic Lumix FZ48
Sin duda, una cámara con un objetivo superzoom nos ofrece un rango de posibilidades enorme, pero una buena parte de las personas interesadas en este tipo de cámaras se sienten atraídas por la larga distancia focal máxima por eso me propuse ponerla a prueba en una sesión de Stand Up Paddle surf, para comparar sensaciones entre esta cámara y una réflex con un teleobjetivo, teniendo siempre presente que se trata de dos tipos de cámara totalmente diferentes.

Para empezar, algo que eché en falta era la visión directa a través del visor. La Lumix FZ48 dispone de un fantástico visor que en situaciones de mucha luz nos permite ver perfectamente la imagen, pero éste es electrónico y vemos exactamente lo mismo que si mirásemos a la pantalla, por decirlo de algún modo, no vemos la realidad en directo.

El visor electrónico no tendría por qué ser un problema, pero en una sesión de surf es casi inevitable disparar en modo ráfaga para captar la secuencia del movimiento y el visor electrónico se convierte en problema en este preciso instante. Al empezar a disparar en modo ráfaga, la imagen que vemos a través del visor es la vista previa de la imagen que acabamos de tomar, con lo que se hace difícil seguir a un sujeto en movimiento.

Cuando disparamos a 600mm* y con un encuadre muy cerrado viendo la foto que hemos tomado hace unos instantes, es fácil que el sujeto se nos escape de la foto y nosotros no nos demos cuenta hasta dos fotos más tarde.

Grabando vídeo


Aunque se trate de una cámara de fotos, no podemos dejar de lado la posibilidad de grabar vídeos en Full HD, algo que no alcanzan muchas de sus competidoras. Además dispone de un sistema de reducción de la vibraciones durante la captación de vídeo que funciona realmente bien.

La captación de audio está situada justo encima del visor y aunque sea un lugar en el que el viento choca directamente, el micrófono está equipado con un sistema de reducción de ruido ambiental que evita ese molesto sonido del viento tan común al grabar en exteriores.

Lo peor y lo mejor


controles.jpg
Sin duda el haber perdido la posibilidad del disparo en formato RAW es una fuerte decepción para los usuarios que deseen procesar las fotografías personalmente ya que aunque se disponga de una configuración total desde la cámara, un JPEG no deja de ser un archivo final en el que cualquier procesado supone una pérdida de calidad.

Podríamos darle otro punto negativo por no disponer de visor directo y tener que conformarnos con el electrónico, pero en este tipo de cámaras los visores electrónicos son los que vienen siendo habituales, así que no tenemos muchas más opciones.

La posibilidad de un control manual total sobre la cámara es algo que personalmente me ha gustado mucho. Ya no sólo los valores de exposición, sino que dispone de una serie de submenús que nos permiten personalizar infinidad de valores que sumados nos ayudan a que cada foto lleve nuestra firma.

El sistema de estabilizador de imagen es otro de sus puntos fuertes teniendo en cuenta que a 25mm* es poco necesario, pero que cuando estamos disparando a distancias focales superiores a los 500mm* el trípode se debería hacer imprescindible prácticamente a cualquier velocidad de obturación y con este sistema podemos disparar perfectamente sin él si tenemos un buen pulso.

Conclusión


Aunque se trate de una cámara con un precio superior al de muchas compactas, sin duda la versatilidad que ofrece una superzoom también es muy superior al de las compactas. Esto puede llevar a muchos usuarios a decantarse por la versatilidad, especialmente si entra en juego la fotografía a largas distancias.

Debo admitir que este tipo de cámaras no me apasionan y que aunque las usé en su momento, no creo que vaya a convertirme en usuario de superzoom por el momento. Si bien es cierto que esta cámara me ha parecido una solución muy práctica a la necesidad de hacerse con una cámara todoterreno y que permita captar fotografías con una buena calidad, eso sí, teniendo siempre claro que el tipo de procesado lo tenemos que elegir antes de disparar y no después.

*Las distancias focales hacen referencia a formato de 35mm “full frame”

Ficha Oficial | Panasonic Lumix FZ48
Fotos | Panasonic | José Barceló
En XatakaFoto | Panasonic | Ultrazoom

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios