Sigue a Xataka Foto

Sony RX100

Una gran calidad de imagen y satisfacción con la Sony DSC-RX100 pero con un gran lunar, la ergonomía. Un punto en contra que, si bien, no ha de primar por encima de los grandes resultados que ofrece esta RX100 de Sony, deberá ser un detalle a cuidar en versiones futuras de una cámara que se pretende coronar como la reina de las “bolsilleras”, sobre todo si quiere acabar con la Canon Powershot S100.

Sony DSC-RX100, detalles que pulir

Ergonomía, o falta de ella. Resulta difícil pensar y más comparando este modelo con hermana de la Serie R, la Sony DSC-RX1, que no tiene punto de agarre ni de sujección alguno. La falta de un grip es un detalle en donde ha primado la estética por encima de la funcionalidad, desgraciadamente. Es difícil de sujetar en ocasiones por lo que se hace imprescindible llevar la correa puesta siempre, aunque esa falta de agarre a veces se tradujo en fotos trepidadas. El material metalizado que estéticamente es precioso no facilita tampoco la labor de agarre.
Sony RX100 vista frontal con flash
Otro aspecto que puede mejorarse es la sensibilidad del botón de disparo. Al estar a ras del resto del cuerpo hace que perdamos cierta sensibilidad a la hora de disparar (no es raro mover el dedo, prueba que he hecho con cuatro personas diferentes ya que me resultaba extraño).
Sony RX100 vista frontal

Panorámicas. Un aspecto que sigue sin convencerme en este tipo de cámaras. La opción de barrido sigue siendo fija. Colocas la cámara en horizontal y manteniendo el obturador apretado y a una velocidad constante se realizan las tomas. Problemas: para cogerle el truco cuesta al principio y fallarás bastantes o se queda la panorámica a medias con la parte derecha en negro.
Panorámica RX-100
Por otro lado, puedes configurar la dirección del barrido tras bucear el menú. No parece que se vaya a solucionar en el futuro próximo pero los fallos en la unión de fotografías son muy evidentes en algunas ocasiones.

Interfaz de usuario de los menús. Como siempre que hablamos de Sony la usabilidad de los menús es, cuando menos, peculiar. Y en este modelo sigue siendo así. Muchas opciones y pestañas hacen que los menús resulten muy apelotonados para el usuario que llega a Sony, sobre todo. Sin embargo se compensa con la posibilidad de configurar determinados valores en el anillo frontal.

La falta de una tapa (al estilo de las Panasonic) que proteja frente a un posible golpe frontal en la lente retráctil (algo frágil en el extremo) para mí es claramente un error pero supongo que este punto es muy subjetivo. En este aspecto tampoco se incluye la posibilidad de enroscar ningún tipo de filtro, como por ejemplo uno de densidad neutra pues su velocidad máxima de obturación llega solo hasta 1/2000” algo que en condiciones de alta luz ha resultado ser insuficiente en alguna ocasión como vemos en alguna de las tomas debajo además de notar cierta pérdida de calidez en el JPEG.

Sony RX100 imágenes

Si usas Lightroom, Aperture o Adobe Camera RAW a fecha de hoy no existe soporte para sus archivos RAW y tan solo podrás usarlo con el programa que proporciona Sony, Image Data Capture, que es un convertidor RAW. Por lo tanto no podemos opinar de sus ficheros RAW ni decirte algún dato más sobre este apartado. No debería tardar mucho Sony en proporcionar los datos necesarios a los correspondientes fabricantes de paquetes de edición digital para poder soportar ese formato pues es un factor que le puede hacer perder clientes seguramente.

El precio. Otro factor que puede hacerle pensar la compra a más de uno. Sí el precio resulta determinante a la hora de compararse, inevitablemente con la S100 de Canon, pues la Sony cuesta alrededor de los 550-600 euros aproximadamente dependiendo de los distribuidores frente a los precios más económicos de las cámaras que compiten con ella, aunque es probable que en breve dicho precio baje y se sitúe en algo más razonable. Aún así con esa baja se nos antoja algo cara sobre todo viendo otras opciones del mercado.

Sony DSC-RX100, grandes aciertos

Este modelo a pesar de su tamaño se sitúa, en general, por encima en cuanto a prestaciones sobre la Sony DSC-RX1, aún a pesar que en este modelo el sensor es de “sólo” 20 Megapíxeles, que ya está bien. Pero recordemos que se trata de un sensor de 1”, como las Nikon 1, y tres veces más grande que el que lleva la S100. Por lo tanto no cabe duda que estamos en un nivel superior de calidad en el segmento de las compactas.

Velocidad de enfoque. Cierto, tal y como rezan las especificaciones esta máquina es una máquina bien engrasada y funciona con una precisión y rapidez asombrosas. Es difícil perder una toma. Sin embargo, tarda algo más de los 3 segundos mencionados en encenderse, pero no es para tanto.

Sony RX100 vista detalle enfoque

Ah, y el enfoque manual funciona muy bien por varias razones: dispone de focus peaking (con selección de color y sensibilidad), existe magnificación en modo de enfoque manual y podemos enfocar manualmente con el anillo frontal.

Calidad de imagen. Pues sí, calidad de imagen en grandes cantidades en este modelo gracias a su sensor CMOS Exmor tipo 1.0 con 20,2 megapíxeles efectivos que cumple perfectamente logrando imágenes nítidas y con gran detalle, fruto del buen hacer de la óptica 28-100mm Carl Zeiss® Vario-Sonnar® T* con zoom 4x Óptico (por pedir, que hubiera sido 24-100mm), además de vídeo Full HD con alta sensibilidad. Con una ISO hasta 3200, bastante inferior que el de la RX1, pero más que suficiente, cumple perfectamente hasta ISO 1600 donde ya pierde nitidez aunque el nivel de ruido es más que aceptable.
Sony RX100 Calidad de Imagen al 100%
Se agradece en todo momento esa apertura de f/1.8, aunque en el extremo del zoom llegue a f/4.9, aunque estoy seguro que la mayor parte de las tomas las realizarás en el extremo del angular o haciendo un zoom pequeño.

El vídeo se comporta bastante bien sin tener apenas variaciones tonales y con bastante buen nivel de detalle. Un pequeño problema resulta ser cierta variación de exposición que se aprecia a veces, pero sin mayor importancia.

La pantalla se ve muy bien desde cualquier posición y resulta agradable. Otra cosa son los menús, como ya hemos mencionado. Aunque para solucionar en parte ese asunto Sony ha ideado el anillo frontal con la posibilidad de personalizar el manejo de la cámara.
Sony RX100 Pantalla LCD
El anillo de control frontal tiene cosas muy positivas como la posibilidad de que le asignemos las siguientes funciones: estilo standard, compensación de exposición, ISO, balance de blancos, estilo creativo, efecto creativo, zoom, velocidad de obturación y apertura. Lo cual una vez que lo configuras a tu gusto resulta extremadamente cómodo. Si a este control lo únimos con el anillo/rueda de la parte posterior que se sitúa junto a la pantalla LCD. El control avanzado de la cámara gana muchísimos enteros y se puede realizar de una forma rápida y eficaz en pocos segundos. Cuesta adaptarse al principio pero resulta muy práctico.
Sony RX100 Vista detalle anillo frontal

En resumen

Una muy buena cámara compacta, totalmente bolsillera, que seguro te dará muy buenas alegrías en cuanto a calidad de imagen (magnífica) pero en la que se echa en falta un mayor cuidado de la ergonomía y la usabilidad de la misma. En cuanto al precio esperemos que baje algo más.

Más información | Sony

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios