Sigue a Xataka Foto

Clyde Butcher


Pues resulta que todavía no os habíamos hablado de Clyde Butcher, uno de los fotógrafos actuales que maneja como nadie el concepto de fotografía ‘épica’ y domina el santo grial del blanco y negro. Alguno diréis que estoy emocionado, pero no es para menos, porque cuando uno ve las fotografías de Clyde Butcher, es para poner el salón en modo ‘home cinema’ y disfrutar de la buena fotografía como de una buena comida.

Fotografía Épica ¿Por qué?

Clyde Butcher, es hasta el momento actual, es uno de los mayores contribuidores en dar a conocer el paisaje estadounidense y además de una forma muy especial. Su concepto de la escala y las proporciones es magistral. Es precisamente dicho dominio lo que hace que sus paisajes tomen un carácter monumental.

Clyde Butcher

Sus pinturas, perdón, sus fotografías recuerdan precisamente a parte de la tradicional pintura americana de paisaje del siglo XIX. Sus fotografías, de grandes dimensiones, tienen el embrujo de transportar al espectador a la zona vista. Pero este embrujo es parte de su técnica más artesanal.

Blanco y Negro Monumental ¿Por qué?

Clyde Butcher

Pues en gran parte por su forma de concebir la fotografía. Según cuenta el propio Butcher, la esencia de la fotografía tiene una doble vertiente: ver la imagen con el corazón y saber lo suficiente de técnica para conseguir una buena toma. Hay mucha gente que sabe mucha información técnica sobre aspectos fotográficos y que piensan que si encontraran la gran receta de la técnica podrían conseguir grandes resultados (e incluso que se creen que ya los tienen), según Clyde Butches, se equivocan. Se han olvidado de mirar con su corazón, con su alma, y eso es lo único que puede inspirar emoción en el espectador. Por eso, es inevitable su comparación con Ansel Adams.

Clyde Butcher, maestro del cuarto oscuro

Hasta la fecha Clyde Butcher sigue trabajando como aprendió hace muchísimos años. Verle trabajar es volver a ver a los fotógrafos de hace 60 años pero sin que ello desmerezca en modo alguno su trabajo, ni mucho menos.

Y es por encima de las cualidades estéticas del trabajo de Butcher, lo que distingue su fotografía de paisaje de la de otros fotógrafos son sus increíblemente detalladas impresiones de tamaño mural a base de gelatina de plata. Con su cámara de gran formato es capaz de lograr impresiones de unos 80×270cm que permiten que el espectador sienta que se encuentra justo delante de ese paisaje.

Butcher comenzó a hacer impresiones de gran tamaño ya en 1968. Su técnica mural se fraguó en una piscina que le prestaron para las primeras veces. Actualmente, la cosa ha cambiado. Butcher actualmente trabaja en un gran estudio con un cuarto oscuro gigantesco, con 7 ampliadoras que son capaces de manejar los negativos que van en tamaños de 4×5 “de 12×20”.

Algunas de sus ampliadoras son verdaderas antigüedades (pues posee algunas de 1910). Sin embargo, cada una tiene su función. Una función bien definida y clara. Todo tiene un sitio y un lugar en el flujo de trabajo del maestro. Herramientas para un maestro artesado en una época casi 100% digital.

Más información | Clyde Butcher

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios