Síguenos

Hace no demasiado tiempo cuando estuve impartiendo mi último taller sobre iluminación y strobist para retrato, me di cuenta que había alguna persona que aún creía que el uso del flash era única y exclusivamente para cuando a penas existía luz.

En general frases como estas no están exentas de razón, pero obviamente no es una verdad absoluta ni mucha menos. El flash es una herramienta de iluminación que puede servirnos tanto como una luz principal como una luz de relleno. ¿Qué significa esto? Pues muy sencillo, significa que un flash no sólo podemos, sino que muchas veces debemos usarlo en situaciones de luz, y cuando digo luz me refiero a mucha luz, al igual que los reflectores (como ya os comenté en un artículo sobre su uso y sus tipos).

Según mi manera de ver y conocer la luz, podría catalogar al flash como un arma potentísima dentro de la creatividad fotográfica. Los diferentes motivos por los que se usa un flash podrían ir desde intentar iluminar escenas(cuidado con esto, porque hablo de iluminar no de alumbrar) que no tenga casi luz, pasando por usarlo para iluminar un fondo, hasta usarlo como luz de relleno para conseguir rebajar el contraste de escenas… Además la luz del flash puede conseguir darnos ese volumen que muchas veces nos falta en muchas de nuestras fotografías, potenciando formas, figuras y un sin fin de estructuras.

Es en parte por todo esto que os explico traeros unas pequeñas explicaciones más visuales sobre el uso del flash cuando nos encontramos a plena luz del día. Corre a cargo de Mark Wallace, y en el podréis ver como el uso de la luz natural junto con la del flash es mucho más utilizado de lo que muchos creen.

En próximos artículos os hablaré un poco más sobre algunos usos del flash y sus posibilidades.

Y recordad que la luz de una fotografía es uno de los factores que pueden encumbrarla o eclipsarla con respecto a los ojos de quien la mira.

Sitio Web | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios