Síguenos

¿De verdad necesito una réflex?

Cada vez hay más gente que experimenta una curiosidad creciente por la fotografía, después de algún tiempo “trasteando” con su compacta o incluso con su móvil. Llegado un punto, se preguntan si es buena idea comprarse una cámara réflex para ir más allá, pues les parece claro que esas son las cámaras “buenas” (y no el resto). Vamos a ver cinco razones comunes por las que mucha gente piensa en hacerse con una cámara diferente de una DSLR, así como las alternativas en cada caso.

Hace unas semanas heriguerrero13 nos planteaba la pregunta de si realmente necesitaba una cámara réflex, concretamente su novia era la interesada, y muchos apuntabais que para sus pretensiones, probablemente le vendría mejor una tipo CSC, una bridge o incluso una compacta avanzada. Así que hemos decidido recopilar un poco estas cuestiones.

Estoy seguro de que a muchos de vosotros os ha ocurrido que algún amigo, familiar o conocido os ha hecho esta consulta sobre qué cámara le recomendaríais. Y en muchos casos, esa pregunta va acompañada de una aclaración del tipo: “eso sí, que sea una réflex de esas buenas, por supuesto, pero no muy cara”. Pero cuando indagamos en sus motivos para querer una réflex, vemos que quizá no sean los más acertados o se encuentre un poco desorientado debido al desconocimiento de otras alternativas igual de adecuadas – o mejor – a sus necesidades o expectativas.

Otras veces simplemente queremos hacer un regalo a una persona cercana pero no tenemos claro si lo que más le conviene es una DSLR u otro tipo de cámara, y podemos vernos en una situación parecida, tanto si nos gusta la fotografía como si no nos interesa lo más mínimo.

Cinco razones para decir que NO

Vamos a ver cinco ejemplos de razones por las cuales podríamos NO elegir específicamente una réflex sobre otras posibilidades y qué alternativas tendríamos:

  1. ¿Por la versatilidad del sistema de objetivos intercambiables? Es una de las mayores ventajas, sin embargo la mayoría de objetivos para cámaras DSLR suponen un coste bastante elevado y muchos son para un uso muy específico o avanzado (en cuyo caso seguramente no necesitas estos consejos). Hay alternativas como las cámaras CSC (compactas de sistema) cuyos objetivos te saldrán mucho más económicos, especialmente si entras en el mundo de los adaptadores.
  2. ¿Por ser cámaras más “avanzadas” con controles manuales para controlar mejor lo que hacemos o aprender fotografía? A día de hoy existen cámaras con controles manuales prácticamente en todas las gamas del mercado, incluso con un buen número de botones y diales físicos en el cuerpo, incluyendo compactas, réflex, CSC, ultrazoom, etc. Ya no es algo específico de las DSLR como cuando empezó la fotografía digital. Podríamos recomendar una compacta avanzada.
  3. ¿Por su resolución o calidad de imagen? De nuevo, esto era un elemento clarísimamente diferenciador hasta hace poco respecto de los formatos inferiores, pero ahora ya no hay una gran ventaja que podamos considerar decisiva. Una buena compacta avanzada o una CSC con un buen objetivo puede igualar o superar en esos dos parámetros a una réflex (depende de cuál, claro está). De hecho, hay casos en los que por ejemplo una cámara CSC lleva el mismo captador CMOS que una buena réflex y cuenta con objetivos de igual o superior calidad óptica que la DSLR con la que lo comparte.
  4. ¿Por la velocidad de enfoque y disparo? Sin duda este siempre ha sido el principal fuerte de las réflex, y sigue siéndolo, sin embargo tampoco acaba de ser un motivo suficiente por si sólo para querer una DSLR, pues en estos dos campos las nuevas cámaras compactas y CSC han mejorado muchísimo en los últimos años y meses gracias a la introducción de tecnologías como el focus peaking y la integración de “píxeles” dedicados al enfoque en el propio sensor, además de los avances en procesadores. Por tanto puede que sea suficiente para tus necesidades.
  5. ¿Por sus capacidades para disparo en formato RAW y posproducción? Como decíamos, hay cámaras actualmente que disponen incluso del mismo sensor que algunas DSLR (ejemplo: la Nikon D7000 y la Sony NEX-5n) por lo que en este sentido no supone una característica exclusiva ni mucho menos de las réflex.

Además de todo esto, una buena razón para no querer una réflex antes que una compacta avanzada o una CSC es la propia apariencia. Sí, es verdad que según para qué circunstancias puede que des una imagen de mayor profesionalidad (para el ojo inexperto) pero, en cambio, no podrás pasar desapercibido entre las masas ni en circunstancias “ninja” y a cambio cosecharás dolores de espalda.

Pero en la siguiente entrega vamos a ver otras cinco razones por las cuales sí deberíamos escoger una réflex y no otro tipo de cámara. No os lo perdáis si estáis dudosos.

Os animamos, como siempre, a que nos dejéis vuestras preguntas sobre dudas o consultas que queráis lanzar en nuestra sección de Respuestas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios