Fotografía callejera (III): algunos consejos prácticos

Sigue a Xataka Foto

fotografia callejera 3


Continuamos con el especial sobre la fotografía callejera, ahora entrando de lleno en faena y proponiendo algunos consejos prácticos. Consejos muy subjetivos, basados en mi experiencia, en el conocimiento adquirido leyendo libros, viendo muchas fotos e intercambiando pareceres con otros fotógrafos amateurs y profesionales. Estas indicaciones pueden ser útiles para poner en práctica todo lo comentado en el post anterior y seguro que muchos de vosotros los podéis completar con vuestras impresiones y experiencias en los comentarios.

Ya vimos que era esencial, por aquello de tener que disparar sin mucho tiempo de preparación y en condiciones de luz variables, conocer bien nuestro equipo fotográfico y tener programados unos parámetros. Ahora vamos a ver cómo podemos lograr capturar buenas fotografías, cómo movernos y encontrar los mejores motivos, que todo ello pasa por practicar mucho.

Como ya hemos señalado y recalcado no existen unas reglas fijas en la fotografía callejera que nos impongan que tipo de imágenes son o no lo son. Los retratos posados o no, los lugares con gente o vacíos, los artistas callejeros, los indigentes, los frikis, son algunos de los sujetos y motivos que podemos capturar y estaría bien probar con ellos hasta encontrar cuál o cuáles son los que más nos gustan, nos satisfacen o nos resultan más cómodos hacer (en mi caso tengo preferencia por los artistas callejeros y la expectación que generan entre los transeúntes).

  • Como ya comentamos, a veces la principal barrera está en nuestra timidez. Es cierto que impone hacer fotos a la gente en la calle, pero hoy en día la fotografía está tan extendida que muchas personas van por la calle con cámaras por lo que no nos debemos sentir extraños. Debemos estar relajados, sonreir, y caminar con tranquilidad. Si vamos con la cámara como si fuera un arma y nos mostramos tensos y nerviosos sólo lograremos transmitir mal rollo a nuestro alrededor y nos puede suponer un duro escollo.

vasilikos

  • Lo primero de todo es convertirse en un profundo observador de nuestro alrededor. Hay que mirar con detalle, con detenimiento, caminar por los lugares que nos apetezcan y estar siempre muy atentos a lo que acontece. Hay que ser pacientes, mirar bien y estudiar el entorno para encontrar lo que buscamos. Si se trata de un lugar apropiado y en el que podemos toparnos con frecuencia situaciones propicias, seguramente no lo lograremos a la primera. Así que es bueno emplear tiempo en observar bien.
  • No deberíamos ir mirando constantemente por el visor o en la pantalla LCD buscando el encuadre, esto supone ir con la cámara pegada a la cara y no resulta ni práctico ni natural hacia la gente. Así que hay que hacer el esfuerzo por convertir nuestros ojos en nuestro visor de la cámara. Mirar como si estuviésemos haciéndolo a través de él, cerrando ligeramente los ojos puede ayudarnos a encontrar la composición adecuada. Así, cuando ya tengamos lo que buscamos rápidamente podemos subir la cámara y casi sin mirar por el visor (o la pantalla) disparar de inmediato. El trabajo de encuadrar lo adelantamos. Necesita entrenamiento, pero con práctica se logra y es muy necesario y útil.
  • Como somos buenos observadores, es necesario tener sentido de la anticipación, prever situaciones que pueden suceder en unos segundos o minutos y colocarnos en el sitio apropiado es esencial. Si nos encontramos con alguien que lleva, por ejemplo, un puñado de globos, podemos seguirlo y esperar a que se de la situación adecuada para disparar, como cuando los tenga tapándole la cara o alguien los mire con algún gesto curioso. Es tan sólo un simple ejemplo, hay miles de situaciones que podemos probar.
  • A veces si encontramos un lugar con un fondo interesante (como un cartel, un escaparate, publicidad), podemos esperar a que pase alguien que convierta aquello en especial, curioso, diferente o llamativo. También podemos observar si hay alguien que nos puede deparar momentos irrepetibles (los podemos seguir pero con discreción que somos fotógrafos y no espías). Es bueno conocer bien el terreno y moverse con naturalidad, así podemos o bien capturar situaciones cotidianas de gente normal, o bien momentos únicos o extraordinarios, que requerirá más paciencia y algo de suerte. Mimetizarse en el entorno es fundamental (en mi caso suelo callejear por las zonas más turísticas de mi ciudad, Sevilla, y con mi aspecto de “medio guiri” me resulta fácil moverme con la cámara y hacer muchas fotos sin llamar demasiado la atención).

patxiwan2

  • Si nos pillan haciendo una foto, siempre mantengamos una amplia sonrisa, nos abre muchas puertas y nos evitará algún que otra situación incómoda. A veces, si queremos que alguien pose, pues interactuamos, le explicamos nuestra intención y muchas veces conseguiremos que la gente quede encantada de que le retraten.
  • Usando un angular (como ya indicamos) podemos acercarnos a nuestros personajes lo suficiente como para que piensen que estamos haciendo la foto a un lugar tras ellos o otras personas. Parece extraño pero si somos discretos se consigue.
  • Es importante practicar mucho. No lograremos las mejores fotos al principio, hay que perseverar y cuando llevemos muchas, nos iremos percatando de nuestros propios errores que iremos corrigiendo en la próxima sesión. A veces volveremos a casa y las borraremos todas porque no nos gustan, pero si seguimos insistiendo, llegará esa foto que recompensará por completo y nos animará a seguir.
  • Lleva la cámara siempre encima. En nuestros desplazamientos, en el metro, en una parada de autobús, tomando un café en una terraza,... pueden surgir esos momentos que a veces esperamos y no llegan, así que si tenemos la cámara no se escaparán a nuestro objetivo.
  • Hay quien dispara muchas fotos y otros que son más selectivos, pero siempre hay despreocuparse un poco del resultado, no mirar constantemente la pantalla de la cámara, porque nos obsesionaremos o nos podemos frustrar o creer que hemos conseguido una gran foto para después comprobar en el ordenador que le falta enfoque. Así que, dispara, haz fotos y no te preocupes del resultado, nos podemos perder un momento irrepetible. Ya habrá tiempo al descargar las fotos a nuestro ordenador para verlas con detalle y hacer la selección necesaria.
  • Busca tu estilo propio. Estamos acostumbrados a ver fotografía callejera de Nueva York en blanco y negro. Pero hay mucho más allá. Se pueden lograr buenas fotos en ciudades pobladas, pero también en las pequeñas, en lugares rurales. Así como también, el uso del color es muy gratificante. Debemos decidir en función de nuestros gustos y de nuestra destreza. Eso sí, disparando en RAW (como tantas veces hemos insistido en Xataka Foto), podemos mejorar el resultado si la exposición no ha sido idónea. Luego decidiremos si blanco y negro o color es lo más apropiado para nuestra fotografía callejera.
  • Aprende de otros. Hay muchas webs, blogs y galerías en Flickr donde poder ver cómo trabajan muchos fotógrafos y seguro encontramos inspiración.

Bueno espero que os sirvan estos consejos y seguro que vosotros tenéis muchos otros que nos ayudarán a todos a seguir aprendiendo y mejorando.

Fotos | Patxiwan y Vasilikos

En Xataka Foto:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios