Fotografía de arcoíris, que pasos seguir cuando vemos esta maravilla de la naturaleza

Síguenos

Arcoiris sobre iglesia


En esta época tal vez no sea la más indicada para llegar a ver alguno, la primavera con esas tormentas repentinas tal vez sea mas propicia para dar lugar este fenómeno meteorológico. Para conocer un poco de este fenómeno meteorológico, muchos (sino todos) sabréis que se produce cuando la luz del sol atraviesa pequeñas partículas de agua que estén en la atmósfera. La luz se divide mostrando los siete colores y si tienes mucha suerte, tal vez llegues a ver un arcoíris doble.

¿Pero como fotografiarlo? A grandes rasgos se suele tratar de una fotografía paisajística, con lo que si eres aficionado a este tipo de fotografía (o se te da bien) tienes gran parte del camino hecho. Pero aún así voy a lanzar una serie de pautas, ya que la última vez que me vi frente a uno (no hace mucho) no tuve la suerte de tener una cámara en mis manos. Primero de todo, tal vez algo engorroso, es llevar un trípode. Volvemos a recordar que estás fotografiando paisaje en definitiva, por lo que utilizar uno resultará de inestimable ayuda.

El primer paso es buscarlo… que obvio ¿no? recordemos que no se produce únicamente al principio o al final de una tormenta. También podemos encontrarlo en algo tan cotidiano como una fuente o una pequeña cascada. Una vez localizado será conveniente plantearnos una serie de cuestiones que nos llevarán a conseguir el mejor resultado posible.

Arcoíris en el campo

Los arcoíris son preciosos, en eso creo que podemos coincidir, pero a la hora de capturar una instantánea, seguro que podremos mejorar la fotografía si la acompañamos de un buen entorno. No debemos de olvidar que el arcoíris es algo inconsistente, por lo que si lo capturamos con una montañas de fondo (por ejemplo) seguro que conseguiremos resaltarlo debidamente.

A la hora de tomar la foto, resulta interesante que esté enfocada la mayor parte posible de la misma, por lo que realizar la toma con aperturas de diafragma pequeñas contribuirá a tener una mayor profundidad de campo. Si tenemos que tomar las fotos con una apertura pequeña, lo lógico es que nos veamos obligados a subir el tiempo de exposición, por lo que aquí resultará indispensable tomar la foto desde un trípode.

Utilizar si es posible un filtro polarizador y experimentar con diferentes posiciones del mismo puede ayudar mucho a conseguir resaltar los colores del mismo. También puede resultar interesante experimentar con la fotografía de alto rango dinámico (HDR) y tirar tres o más fotos a diferentes exposiciones para luego unir los resultados con el programa correspondiente. Y tras la toma de la foto, al llegar a casa, realizar algún post-proceso de la misma buscando resaltar los colores del arcoíris.

Vía | Digital Photography School
Imágenes | Galería de glness y glasseyes view

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios