Compartir
Publicidad

La iluminación en fotografía macro de exteriores

La iluminación en fotografía macro de exteriores
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La iluminación es fundamental en la fotografía de aproximación. Pero mucha gente se olvida de ello. Captar esas imágenes en un mundo en miniatura nos obliga a plantearnos el reto de ver a pequeña escala el impacto que tendrá la luz sobre la composición.

La luz natural

Cuando se fotografía en la naturaleza es frecuente recurrir a la luz natural. Debido a que el escenario de trabajo es más pequeño. Y en este caso es más fácil adaptarse a las condiciones de luz que en otros tipos de fotografía.

En otros tipos de fotografía, la luz de un día soleado es muy dura por ser una luz puntual. Y es dificil controlar situaciones de tanto contraste. Pero en macrofotografía este efecto no es tan acentuado, y el motivo es que la luz solar a escalas tan pequeñas no es una luz tan puntual. En muchos casos es adecuada para trabajar. En todo caso, podemos utilizar un reflector o un toque de flash para suavizar y aclarar aquellas zonas que quedan más oscuras (si es que queremos reducir un poco el contraste). Si aún así el sol es demasiado fuerte, podemos utilizar una sombrilla blanca a modo de difusor. Así que como véis, un dia de luz dura no hay problema para intentar abordar este tipo de fotos.

Sin embargo, un dia nublado, tan apropiado para otros tipos de fotografías, podría ser un inconveniente si eso implica falta de luz. Pese a que la luz es más tamizada y podemos aprovechar muy bien esas sombras tan suaves, podríamos requerir la ayuda de iluminación artificial, ya que en macro a veces hay que trabajar con diafragmas muy cerrados.

saltamontes
El uso de un flash de relleno cambia la toma completamente. Foto: Sergio Perea

Por supuesto, también existen otras posibilidades como los contraluces o la luz de atardecer y amanecer. En estos momentos, los fotógrafos suelen buscar los invertebrados ya que es el momento en que están más tranquilos. Pero como vemos, la posición del sol nos puede dar mucho juego en la iluminación macro.

La luz artificial

Cuando fotografiamos en la naturaleza, suele ser preferible que la luz sea lo más natural posible. Pero cuando es necesario añadir otras fuentes de luz, ya sea para realzar texturas, por motivos creativos o para poder exponer correctamente, debemos intentar que la foto no quede artificial. La luz del flash aquí cobra importancia como luz de relleno, o como luz para perfilar.

mariposa
Foto: Sergio Perea

El esquema de iluminación más básico en el caso de utilizar flashes es una luz frontal cenital (no necesariamente en el mismo centro), una o dos luces laterales o algún reflector para perfilar y una o varias luces traseras para controlar la exposición del fondo. Mucha gente utiliza flashes anulares, pero en mi opinión imponen esquemas demasiado rígidos, si bien es sólo una opinión. Con la proliferación de flashes de fabricación china, adquirir unidades tradicionales es más barato que nunca. Por poco dinero podemos tener suficientes flashes como para poder trabajar con cualquier esquema de luz, y no necesitamos grandes potencias.

Sea cual fuere el esquema de luz que decidamos, debemos tener en cuenta que en fotografía macro las unidades de flash están muy próximas entre sí, por lo que es muy previsible que las intensidades de estos se sumen en algunas zonas de solapamiento. Debemos tener cuidado con aquellas zonas, ya que serán susceptibles de sobreexposición. Sobreexposición, que además hará perder naturalidad a la toma, porque como he comentado antes la función de la luz es imitar la luz ambiente. Observad la siguiente fotografía. En la primera el esquema de iluminación da una serie de zonas sobreexpuestas y una luz algo más dura que no resulta natural. Se nota demasiado el uso de flash.

esquemas
Debemos intentar que la luz sea agradable. Foto: Sergio Perea

Aquellas zonas en las que la luz de dos flashes se solapan, se han creado sobreexposiciones porque las intensidades de ambos flashes se suman. Y surgen efectos indeseados. Simplemente colocando los flashes de una manera más razonable, podemos mejorar mucho la iluminación.

Utilizando un esquema correcto y más de dos flashes, conseguimos dominar la exposición de la escena de forma absoluta. Pero al mismo tiempo complica la escena. Os recomiendo que antes de intentar utilizar estos esquemas, los probéis en casa con un estudio macro improvisado, sobre objetos inanimados.

Foto de portada | Sergio Perea

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos