Síguenos

Tan blanco como la nieve de enero, por Francisco J. García

Muchas veces nos vemos frente a escenas cuya luminosidad es atípica, como por ejemplo un paisaje totalmente nevado, una persona vestida de blanco – como una novia – o por el contrario algo delante de una pared negra o similar. Lo óptimo sería medir la luz ambiente con un fotómetro (medición de luz incidente) y exponer para ese valor, pero por practicidad acabamos muchas veces peleándonos con el exposímetro y los modos de medición de nuestra cámara o exponiendo por aproximación (disparando varias fotos hasta dar con la buena mirando el histograma). Vamos a ver una solución rápida y eficaz.

Como sabéis nuestra cámara hace una medición para equilibrar la escena siempre a un gris medio. Aunque siempre hay algún modo menos habitual, los tres de siempre son el matricial (se calcula la media de toda la escena), el ponderado al centro (al calcular esa media da un mayor peso – configurable en algunas cámaras – a la zona central o del punto/zona de enfoque que estemos usando) y puntual (calcula la exposición para el punto de enfoque en uso). Dependiendo del tipo de fotografía y situación utilizaremos uno u otro (esto ya lo sabéis y lo explicamos en nuestro curso de fotografía).

Cuando la escena es muy luminosa – o muy oscura – y estemos utilizando un modo automático o semiautomático, nuestra cámara entenderá que debe calcular la exposición para una escena normal, esto es con un nivel de luminosidad medio, y como consecuencia si disparamos sin más una escena de nieve (por seguir el ejemplo) saldrá subexpuesta con la nieve gris en vez de blanca, o una escena nocturna saldrá quemada en las luces y con negros grisáceos (además de que puede provocarnos problemas de velocidad de disparo demasiado lenta y tomas trepidadas).

Ejemplo de subexposición exposímetro en nieve

Para evitar esto tenemos la compensación de exposición, ajuste mediante el cual le podemos decir a nuestra cámara que ha de exponer para buscar una escena más luminosa o más oscura de lo normal en un número de pasos o fracciones de pasos de difragma determinado. ¿Cuál es el problema? Que necesitamos mucha práctica para acertar a la primera (si la tienes, normalmente ya hasta dispararás en manual) y nunca será exacto salvo que hagamos pruebas.

Pero como se trata de economizar, ya sea tiempo y esfuerzo o dinero cuando tiramos en analógico, podemos hacer lo siguiente siguiendo con el ejemplo:

  1. Seleccionamos la medición puntual de nuestra cámara.
  2. Ajustamos la compensación de exposición exactamente a +2 pasos.
  3. Buscamos dentro de nuestro encuadre la zona más puramente blanca de la nieve y medimos a ese punto (o al traje de la novia, en el otro ejemplo).
  4. Bloqueamos la exposición con el botón correspondiente (AE) y recomponemos la escena si es necesario para disparar.

Si quisiéramos medir a negro en lugar de a blanco, simplemente haríamos lo mismo pero compensando la exposición a -2 pasos de diafragma y buscando un objeto negro de la escena.

Nuestra foto quedará correctamente expuesta y una vez que tengamos pillada la mecánica veréis que es bastante rápido de ejecutar. Yo personalmente, si estoy en un espacio con luz homogénea prefiero hacer este procedimiento de medición en modo manual (simplemente buscando los valores para sobreexponer 2 pasos a algo blanco, o subexponer 2 pasos a negro) y así dejar ya los valores de exposición fijados hasta que cambie la luz de las fotos que estoy haciendo sin necesidad de utilizar el bloqueo AE (si subo pasos de velocidad de obturación los bajo también de número F y viceversa).

Foto | Francisco J. García de nuestro grupo en Flickr
En Xataka Foto | Truco Express

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

48 comentarios