Compartir
Publicidad

Truco Express: Estabilizar con velcro el cable disparador de nuestra cámara

Truco Express: Estabilizar con velcro el cable disparador de nuestra cámara
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

McGyver, aquel personaje mítico de mediados la década de los 80 que lo arreglaba todo con una navaja, chicle y poco de cinta aislante seguro que sería un buen fotógrafo o al menos inspira a gente como Simon Anderson que publicaba en su blog un truco que, aunque sencillo, resulta muy práctico: usar un velcro para sujetar el cable disparador junto al trípode.

Me gustan estas cosas que, aunque sencillas, a veces uno no cae en la cuenta de lo prácticas que pueden resultar ser. Simon lo aplica a sus trabajos y proyectos de timelapse pero también veo su aplicación en fotografía nocturna o de larga exposición. Reconozco que cuando salgo a realizar fotografía nocturna o de paisaje soy muy maniático con los detalles, sobre todo en la composición y encuadre de la escena, mis amigos bien lo saben lo pesado que puedo llegar a ser. Sin embargo, a veces algunos detalles como evitar el golpeteo del cable disparador de la cámara, lo había dejado pasar. Y, en ocasiones, me ha molestado bastante. Si somos cuidadosos para disparar con el espejo ya levantado seámoslos hasta el extremo.

Esta solución, bien sencilla como os decía, tiene su aplicación sobre todo para aquellos momentos en que la se requiere la máxima estabilidad posible como la fotografía nocturna o de larga exposición, como hemos citado. En esos momentos llega una inesperada racha de viento que, si bien puede no mover el trípode porque lo tenemos bien anclado, puede hacer que el cable disparador comience a dar vueltas y golpee, incesamente, en ocasiones sobre el propio trípode. Reconozco que me ha pasado, y que soy de aquellos que deja cogado ("más o menos") el cable disparador.

velcro

La cuestión reside en sujetar un simple velcro a una de las patas del trípode, otra de las caras del velcro la puedes adherir a tu cable disparador. Tan solo hace falta que "abroches" las dos partes. Listo, ya tenemos el cable estabilizado. Ahora ya podemos disparar la fotografía. Si no queréis complicaros la vida siempre podéis recurrir a algún tipo de cinta adhesiva. Sencillo, práctico y barato.

Más información y fotografías | Simon Anderson Blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos