Sigue a Xataka Foto

Utiliza el autodisparador para hacer ahorquillados cómodamente

Muchas veces estamos haciendo ahorquillado, ya sea de exposición o de equilibrio de blancos – éste último menos común si normalmente tiramos en RAW -, y nos olvidamos de por qué foto vamos. Esto nos puede ocurrir alguna vez a todos, pero será especialmente probable si estamos utilizando un ahorquillado (o bracketing) de tres o más exposiciones y con el sistema de levantamiento del espejo activado.

En estos casos, la cantidad de veces que tenemos que apretar el disparador por cada toma (fotografía final) es significativa, y podemos perder la cuenta de por cuál vamos. Para esto, siempre podemos utilizar un intervalómetro, pero si no lo tenemos podemos emplear la función de autodisparador de la propia cámara.

Además, a veces podemos mover la cámara un poco cuando apretamos el botón y, si estamos utilizando una focal un poco larga, quizá estemos moviendo el encuadre un pelín, lo cual significará que tendremos que alinear las imágenes en posproducción.

¿Cómo podemos hacer el ahorquillado más cómodo y fácil?

Simplemente necesitaremos un trípode, o a falta del mismo una bean-bag o alguna superficie donde poder colocar la cámara y que no se mueva si no la tocamos.

Nikon-D90-Self-Timer-Mode-Menu

Pongamos que queremos hacer un ahorquillado de tres exposiciones: la expuesta neutralmente, la sobreexpuesta y la subexpuesta. Serán tres fotografías por cada imagen final, por tanto, configuraremos el autodisparador de nuestra cámara para tres disparos, siempre con un retardo inicial desde que pulsamos el botón hasta que empieza a hacer las fotos.

De esta forma, la cámara disparará las tres fotos del ahorquillado automáticamente, mientras nosotros seguiremos haciendo un único “clic” de botón por cada foto final (conjunto del ahorquillado). Así, no nos olvidaremos de hacer ninguna foto y evitaremos también ese otro error habitual de olvidarnos de desconectar el bracketing de la cámara y que nos salgan dos tercios de las fotos mal expuestas (sobreexpuestas y subexpuestas) en el resto de la sesión fotográfica.

Nikon-D90-Self-Timer-Mode-Menu

Tres sencillos pasos y olvídate de contar disparos

Resumiendo los pasos serían los siguientes:


  1. Configurar el ahorquillado que deseemos.

  2. Configurar el autodisparador para el mismo número de fotos que el ahorquillado, y preferentemente con retardo desde que apretamos el botón. Además podemos definir el tiempo entre foto y foto.

  3. Seleccionar el modo de disparo “autodisparador” en la rueda correspondiente. Y ya está.

Pongo las capturas para Nikon porque son las que tengo a mano, pero en otras marcas es parecido. Si no sabéis dónde está la función podéis buscarla en el manual o simplemente rebuscar un poco por los menús de configuración de disparo.

Esto es útil también para evitar la trepidación cuando el trípode o la rótula de los que disponemos no son muy estables y tenemos que disparar con velocidades de exposición críticas (entre 1/4 segundo y 3 segundos es donde más se nota la vibración generalmente).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios