Sigue a Xataka Foto

Una de las curiosidades de captar vídeo con un sensor CMOS es el conocido efecto “rolling shutter”, también denominado efecto persiana, efecto “jelly” o distorsión de gelatina. Es un efecto que se produce debido al escaneo o barrido de la imagen que realizan los sensores en la captura de objetos en movimiento digitales y que se acentúa con objetos en movimiento veloz, produciendo imágenes digamos “gelatinosas”.

Y es que los sensores de las cámaras digitales, a diferencia de las cámaras de cine (que capturan fotograma a fotograma y no de forma continua), captan la información en vídeo de forma lineal, en forma de barrido (horizontal o vertical) completando el muestreo de cada imagen. Lo que produce estas distorsiones especialmente visibles en desplazamientos laterales, así las líneas rectas parecen inclinarse. Este efecto “rolling shutter” (ver otro ejemplo en Flickr) se puede apreciar en el vídeo que acompañamos en el movimiento de las cuerdas de una guitarra, grabado desde el propio interior con un iPhone 4. Lo cual no tiene especial importancia, sino fuera porque es lo suficientemente delgado como para introducirlo dentro de la guitarra y grabar vídeo en HD y porque cuanto peor es un sensor, más acuciado es.

Este efecto es uno de los campos con mayor margen de mejora en la captación de vídeo por parte de las cámaras (véase un reciente ejemplo grabado con una Canon 5D Mark II), aunque es cierto que en modelos recientes de réflex se aprecia una disminución de esta distorsión. Como apuntamos, cuanto peor es el sensor (en cuanto a calidad) el efecto “rolling shutter” es más acentuado, así que el iPhone4 se postula como un buen ejemplo gráfico del comportamiento de los sensores en estas situaciones.

Vía | DPreview

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios