Compartir
Publicidad
Publicidad

Canon PowerShot G1X: Un lobo con piel de cordero según los análisis de DxOMark

Canon PowerShot G1X: Un lobo con piel de cordero según los análisis de DxOMark
Guardar
15 Comentarios
Publicidad

Cuando os anunciamos la llegada de la nueva Canon PowerShot G1X pusimos un gran interrogante al tema del precio porque 800 dólares para una compacta parecían, en principio, exagerados pero perfectamente explicables si con esta cámara Canon pretendía dar respuesta a las cámaras sin espejo de la competencia. La posterior confirmación por parte de Canon del tamaño del sensor, de 1,5 pulgadas, ya insinuaba que la G1X venía a pisar con fuerza y aspiraba a algo más que sustituir a la gran G12.

Los análisis de bata blanca de DxOmark confirman que la G1X supera en todo a la Olympus Pen E-P3 que sigue siendo, a falta de que Olympus muestre ese as que se esconde, el buque insignia de la firma nipona. Con respecto a las sin espejo de Nikon, el eterno rival, aunque la pelea es más reñida el rendimiento ISO, muy superior en favor de la G1X, hace decantar la balanza del lado de Canon. Sin duda alguna ha sido un gran golpe de efecto el tamaño del sensor de esta compacta.

Éstos datos ofrecen dos posibles lecturas: En la menos beligerante de ellas Canon pretendería, con la G1X, cumplir el expediente y ofrecer una alternativa a las mirrorless más modestas que es, prácticamente, la totalidad del mercado actual porque gracias al sensor APS-C de las últimas Sony Nex cualquier otra cámara sin espejo parece modesta. La otra lectura es que Canon está trabajando en una cámara sin espejo y lo impresionante del resultado de la G1X no sirve sino para que nos preguntemos qué no podrá ofrecer esa hipotética nueva cámara porque el ritmo de la evolución tecnológica es imparable. El tiempo dirá.

Más información | DxOMark

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos