Compartir
Publicidad
Publicidad

Sony A7S, análisis

Sony A7S, análisis
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando analizamos la Sony A7 y A7R ya vimos que son una de las apuestas más sólidas del fabricante japonés en el ámbito de la fotografía en los últimos años. Poco después de estas dos, llegaría la Sony A7S. Una cámara que ha dado mucho que hablar y cuyo sensor prometía un rango dinámico y unas sensibilidades sorprendentes.

Hace algunas semanas ya tuvimos una primera toma de contacto, con unas primeras impresiones. Ahora es el momento de conocer más en profundidad su comportamiento. Recordemos: una full frame sin espejo con una sensibilidad máxima de 102.400 ISO (extensible hasta nada menos que 409.600 ISO). La analizamos a continuación.

Se diferencia de sus hermanas por su sensor y por sus potentes capacidades de vídeo

Ante todo cabe recordar que esta Sony A7S se diferencia de sus hermanas especialmente por sus potentes capacidades de grabación de vídeo, apartado que trataremos en próximos días porque merece un análisis diferenciado.

En cuanto a sus capacidades fotográficas, sin duda, queríamos probar el comportamiento de este nuevo sensor tan revolucionario con un rango de sensibilidades muy sorprendente para una cámara de estas características, visto lo visto hasta el momento.

Sony despliega todo su poderío y, aunque el precio sea elevado (aunque no demasiado con respecto a la A7R), su sensor CMOS Exmor de fotograma completo y “solo” 12,2 megapíxeles efectivos es el punto de mira central de este modelo. Vamos por partes.

Características

Sony A7S Características
Sensor CMOS Exmor de fotograma completo (35,6 x 23,8 mm) con 12,2MP y procesador Bionz X
Visor Electrónico de 0,5 pulgadas con 2.359.296 píxeles y cobertura 100%
Pantalla LCD TFT de 3 pulgadas, con 921.600 puntos de resolución e inclinable
ISO 100-102.400 y extensible a 50-409.600
Velocidad de obturación De 30 s a 1/8000 s
Tarjetas compatibles MemoryStick Pro Duo, MemoryStick Pro-HG Duo, MemoryStick XC-HG Duo, SD Card, SDHC, SDXC
Dimensiones 126,9 x 94,4 x 48,2 mm
Peso 446 g (cuerpo) / 489 g (con batería)

Sony A7S: diseño y ergonomía

sonya7s_side1.jpg

Aquí encontramos apenas diferencias con sus hermanas, la A7 y A7S. Su aspecto es idéntico, salvo por esa “S” azul junto al nombre del modelo que la identifica. No obstante, no se puede pasar por alto el tamaño tan compacto que Sony ha logrado para una cámara con un sensor full frame.

La ergonomía es muy buena en líneas generales

Esto es algo que hay que destacar, porque no por ello se hace incómoda o presenta sensación de fragilidad. Muy al contrario, la ergonomía es muy buena en líneas generales, aunque podemos encontrar algún detalle a mejorar pero que ya es cuestión de preferencias personales. Como la ubicación de los diales principales que requieren cierto tiempo de asimilación.

En cuanto a la construcción, es una cámara ligera (no llega a 500g) pero sólida, gracias a la aleación de magnesio. Para los más acostumbrados a cámaras grandes puede verse algo compacta, pero en conjunto es cómoda con un agarre confortable y firme. Eso sí, siempre que no utilicemos un objetivo voluminoso de la montura A con adaptador, en cuyo caso el conjunto queda algo descompensado, pero tampoco demasiado grave.

sonya7s_side2-1.jpg

Concluir que Sony ha logrado logrado un línea de diseño que unifique a todas sus gamas de cámaras y ahora son más identificables. Hablamos de las A5000 y A6000, así como las RX con respecto a esta gama A7. Botones configurables, robustos al accionarlos y suficientes para un control manual ágil y efectivo. Además, la pantalla es abatible, lo que añade un extra, aunque quizás más útil para la grabación de vídeo.

El visor electrónico es sobresaliente

El visor es sobresaliente y pocas pegas se le puede poner. De hecho por resolución y calidad, demuestra que la evolución en este campo ha sido muy veloz y hoy en día alguien acostumbrado a un sensor óptico de 100% de cobertura no encontrará dificultades para adaptase.

Un sólo punto negativo pondríamos al diseño: el botón de vídeo. Ubicado en un lugar un poco extraño, habitual en otros modelos para evitar accionarlo accidentalmente, pero si estamos hablando de una cámara con unas prestaciones tan avanzadas y profesionales para el vídeo, no parece que su ubicación sea la más adecuada.

Interfaz y conectividad

sonya7s_top.jpg

Aquí también encontramos las mismas características que en la A7 y A7R. Un menú completo, más evolucionado que en modelos anteriores de Sony, donde parece que han sabido escuchar a los usuarios para ofrecer una interfaz mas apropiada a las pretensiones de esta cámara. Aquí también han unificado concepto con la A6000, RX100 III,… y es de agradecer. Eso sí, no es la mejor interfaz que podemos encontrar y requiere un tiempo de adaptación.

La calidad de la pantalla TFT LCD de 3 pulgadas y resolución de 1,2 millones de puntos es buena y aunque dispone de varios niveles de brillo, cuesta verla bien a pleno sol, además de ser propensa a que se queden las huellas. No es una mala pantalla pero queda algo descompensado frente a la calidad del visor electrónico que es sobresalinte.

sonya7s_back-1.jpg

Y puestos a ser exigentes, podríamos pedir que fuera completamente articulada, pensando especialmente en la grabación de vídeo. No obstante, para fotografía es suficiente su movilidad, resolución aunque sí es mejorable el brillo y el acabado (la suciedad se nota mucho).

Tampoco encontramos pegas en su conectividad. Un gran acierto hoy en día. Posee los puertos habituales, además de Wi-Fi y NFC, sin olvidar la opción de descargar aplicaciones para expandir opciones. Es muy fácil controlarla remotamente desde smartphone o tablet, así como la transferencia de imágenes o vídeos.

Enfoque, velocidad y autonomía

El sistema de autofocus es por contraste y funciona con precisión y velocidad en la gran parte de las situaciones. Y sorprende que sea capaz de lograr foco en escenas con escasa luz y cuando subimos la sensibilidad a valores elevados. Aquí es donde el enfoque encuentra una situación crítica y, sin embargo, logra buenos resultados aunque sea menos veloz. Es cierto que un sistema híbrido, como en el de la A7 hubiera sido deseable, pero lo cierto es que en esta A7S funciona bien con esos 25 puntos.

En cuanto a la velocidad de disparo, recordar que el obturador permite velocidades hasta 1/8000 s y con la opción de activar el modo silencioso. Algo recomendable si estamos en un lugar donde queremos pasar desapercibido. De no activarlo, el sonido es notorio, casi tanto como una pesada réflex cuando se acciona el espejo.

sonya7s_battery.jpg

Y en cuanto a las ráfagas, capaz de llegar a 5 fps, parece suficiente para gran parte de las situaciones aunque quizás por valor, debería ofrecer algo más, si tenemos en cuenta que su procesador Bionz X de última generación "solo" tiene que mover 12,2 megapíxeles.

Un punto negativo lo encontramos en la autonomía de su batería

Por último, podemos poner otro punto negativo en la autonomía de su batería. Parece que este modelo consume bastante y la pila suministrada apenas permite superar los 320-350 disparos en la unidad que hemos analizado. Parece claro que el aumento de sensibilidad conlleva un consumo mayor de energía. Y en todo caso, es demasiado poco para una cámara así. Por lo que la opción es hacerse con una batería de repuesto si queremos tener una larga jornada de trabajo con la Sony A7S sin interrupciones.

Al margen, indicar que algo mejorable es el sistema de carga, que obliga a conectar la cámara al cargador, impidiendo su uso normal mientras se produce este proceso. Es el sistema utilizado para todos los modelos recientes de cámaras Sony y en esta gama, la A7, debería tener un cargador independiente para la batería sin tener que “atar” la cámara a un cable a la corriente.

Calidad de imagen

sonya7s_farolillos.jpg
Con Sony A7S a 1/250s; f/8, 1.250 ISO

Si nos metemos de lleno en los resultados que podemos obtener con la Sony A7S cabe recordar que nos encontramos con un sensor Exmor CMOS de 12,2 megapíxeles. Una resolución baja y más para un sensor de fotograma completo, pero que viene justificado por su enorme sensibilidad.

Y ahí es donde la A7S sorprende y satisface plenamente. Y todo ello sin haber probado un objetivo más luminoso y de mayor calidad.

Los resultados demuestran que es una cámara con ambiciones profesionales

El rango dinámico es amplio, satisfactorio y en situaciones de poca luz es donde más despunta. Cuando la situación se vuelve complicada por las condiciones de luz o bajo contraste es cuando el sensor de la A7S despliega su poderío y resuelve con resultados brillantes. Colores fieles, nitidez, contrastes intensos… todo muy convincente y que demuestra que tenemos entre las manos una cámara con ambiciones profesionales.

sonya7s_habana.jpg
Con Sony A7S a 1/160 s; f/5; 500 ISO

Nivel de ruido, un punto y aparte

sonya7s_mercadillo.jpg
Con Sony A7S a 1/250s; f/11; 16.000 ISO



En situaciones con buena luz, como indicamos antes, los resultados son notables. Pero cuando la luz disminuye y otras cámaras empiezan a sufrir pérdida de calidad, aumentar la señal de ruido… es cuando la A7S mantiene el tipo.

A 51.200 ISO tiene una señal de ruido equiparable a 6.400 ISO en otras cámaras

La cuestión es ¿de verdad se puede utilizar 102.400 ISO? Se puede, aunque como ocurre con otras cámaras, utilizar el valor nativo más alto conlleva llevar al extremo su respuesta y, la señal de ruido, es notable. Lo diferencial aquí es que este valor máximo es tan elevado que utilizar valores más intermedios como 51.200 ISO ofrece un resultado aceptable y muy utilizable. Con algo de ruido pero algo que podríamos equiparar a 6.400 ISO en otras cámaras.

sonya7s_25600.jpg
Con Sony A7S a 25.600 ISO



Por tanto, para fotografía cada uno debe marcar cuál sería su valor máximo tolerable para obtener los resultados que le satisfagan, pero tras las pruebas realizadas podemos movernos hasta 25.600 ISO sin mayores problemas. Otra cuestión es para vídeo, donde se puede incrementar mucho más y aquí si es donde se justifican sus valores máximos, como el forzado de 409.600 ISO que es el máximo (y una auténtica barbaridad).

Utilizar estas altas sensibilidades ofrece una nueva dimensión

Utilizar estas altas sensibilidades ofrece otra nueva dimensión. Y es la de poder trabajar en situaciones de escasa luz con una mayor profundidad de campo. Por ejemplo, en interior ya no hace falta usar una apertura grande para obtener una buena exposición, con la Sony A7S podemos emplear una apertura más pequeña y ampliar la sensibilidad para obtener un resultado que de otra forma no podríamos alcanzar.

sonya7s_102400.jpg
Con Sony A7S a 102.400 ISO (con filtro reductor de ruido desactivado)



No obstante, para lograr el máximo rendimiento del sensor se hace necesario utilizar ópticas de mayor calidad que la del kit suministrado. Viendo el catálogo reciente de Zeiss (y los que van a llegar), parece que este asunto (una de las principales debilidades, aún, de esta nueva montura de Sony con un catálogo de lentes aún escaso) podría solventarse y, en un futuro próximo, disponer de un amplio catálogo de ópticas, que es lo que realmente daría más sentido a su búsqueda de profesionales que quieran apostar por Sony.

Sony A7S, la opinión de Xataka Foto

sonya7s_sensor.jpg

Toda la nueva serie A7 de Sony ofrece unas opciones realmente sorprendentes y que plantan cara, muy seriamente, a las habituales DSLR que solemos tener en el olimpo de lo más avanzado. Hasta ahora. Las amenazas en formas de cámaras sin espejo ya viene creciendo desde hace algunos años, pero la llegada de la Sony A7S y de sus hermanas supone un hito a destacar.

Son pocos megapíxeles, pero son realmente buenos

La A7S tiene un buen diseño, es pequeña, y es potente. Rápida enfocando y con un sensor full frame que ofrece una calidad de imagen de máxima calidad. Con la ventaja, que se puede trabajar con altas sensibilidades donde otras no llegan. Son pocos megapíxeles, pero son realmente buenos.

En conclusión, la Sony A7S es una cámara que para fotografía resulta polivalente, pero cuya decisión de compra recae mayormente en sus posibilidades de vídeo. Con la A7 y la A7R, adquirir una A7S para trabajar sólo imagen fija parece arriesgado menos los que realicen fotografía nocturna o astrofotografía, donde resulta una opción ideal. En todo caso, se trata de una opción que no decepciona y con la que se obtienen imágenes con resultados profesionales.

Aunque uno de sus mayores hándicaps puede ser el precio, actualmente en 2.400 euros, sólo el cuerpo, más la necesidad de equiparlo con objetivos de calidad, la inversión es alta. Pero es el precio a pagar por una cámara que marca un antes y un después en fotografía digital.

La nota de la Sony A7S en Xataka Foto

8.8

Características9.5
Diseño y ergonomía8.5
Controles e interfaz 8
Rendimiento 9
Calidad de imagen9

A favor

  • Tamaño y peso reducidos
  • Sensor full frame
  • Alta sensibilidad
  • Opciones de grabación de vídeo
  • Visor electrónico

En contra

  • Pantalla propensa a suciedad y mejorable en brillo
  • Ubicación del botón de vídeo
  • Hay que cargar la batería conectando el cable a la cámara
  • Poca autonomía de la batería

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Sony España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos