Compartir
Publicidad
Publicidad

Esta Navidad regala fotografía sin espejos

Esta Navidad regala fotografía sin espejos
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si las cámaras bridge te saben a poco, o si desearías que tu réflex fuera más pequeña para llevarla a todos lados, quizá estas fiestas son la excusa perfecta para pasarte al mundo CSC.

Aprovechando un reciente especial sobre cámaras sin espejo que hemos realizado en colaboración Xataka, vamos a resumir y unificar las cámaras y objetivos que nos sugieren, y tratar de convenceros con algunos kits de lo más apetitoso.

Ya os hemos hablado muchas veces de sus ventajas (o sus problemas), pero os recordaremos algunas: pequeño tamaño, polivalencia, y muchas funcionalidades digitales, a cambio de la ausencia de visores ópticos y unos precios que no acaban de bajar lo suficiente.

 Un equipo completo, minúsculo y de alta calidad

Kit CSC 1

La Panasonic Lumix GF3 es una cámara que siempre nos ha dejado buen sabor de boca, con un compromiso entre tamaño y prestaciones casi al límite del primero sin ceder en el segundo.

En algunas tiendas podemos encontrarla con el 14–42mm y su pancake a juego, el 14mm f/2.5, por 600 euros o menos. Si nos unimos a su competencia, y le sumamos el Olympus M.Zuiko 45mm f1.8, tendremos en la bolsa un equipo completo al 100%: zoom estándar, angular y teleobjetivo corto, todos de calidad más que probada.

Este conjunto nos saldrá por menos de mil euros, lo podremos llevar en una pequeña bolsa de hombro vayamos donde vayamos, y le sacará los colores más de una réflex de precio equivalente.

Todoterrenos a precio de saldo

Kit CSC 2

Si os habéis asustado con ese precio, podéis estar tranquilos que hay opciones para todos los gustos: en Xataka ya nos recomiendan un conjunto Olympus bastante interesante, la E-PL1 con el 14–150mm de la marca, un conjunto polivalente y estabilizado más pequeño que algunas bridge, por unos 400 euros si tenéis suerte de encontrar existencias.

Si os gusta el vídeo, como segunda alternativa os voy a proponer recurrir a la segunda mano (o a alguna liquidación que aún pueda existir), y buscar la Panasonic GH1 con su 14–140mm motorizado.

En este segundo caso, el precio dependerá de vuestra habilidad para buscar y negociar, pero años después de su lanzamiento, y gracias a los firmware no oficiales puede ofrecer una calidad que aún envidian equipos de gamas muy superiores.

Para los fans del ISO 3200

Kit CSC 3

Si lo vuestro es tirar a pulso haya la luz que haya, no hay nada mejor que un objetivo luminoso y abusar de los mejores sensores que podáis encontrar. Como la Sony NEX–7 llega con cuentagotas y a precios desorbitados, y la Samsung NX200 no acaba de aterrizar, la elección está entre las Sony NEX–3c y NEX–5n.

Aunque la diferencia de precio nos impulsa a irnos hacia la superior, que difícilmente nos defraudará, no descartéis a su hermana pequeña, que también destaca por su calidad, y ronda unos aceptables 500 euros.

Tanto si la compramos con su 18–55mm como si optamos por el pancake de 16mm, el mejor compañero será el nuevo 50mm f1.8 estabilizado: sumando la luminosidad y la estabilización al tamaño del sensor, podéis tener claro que sólo querréis el flash para motivos artísticos, pero no por necesidad.

Aunque es imposible resumir en un artículo uno de los segmentos con más crecimiento de los últimos años, espero que este pequeño bocado de lo que podéis encontrar en el mundo CSC despierte vuestra curiosidad. Y, si ya teníais una, no os olvidéis de vestirla adecuadamente: cuando no hay espejos, pero sí monturas intercambiables, ¡las opciones de disparan!

En Xataka | Especial CSC 2011
En XatakaFoto | Las mejores focales fijas para M4/3 | Telemetricas (III): Las mejores EVIL
Foto | Niva Explorer, de nuestro Grupo de Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos