Compartir
Publicidad

Del tao de la pintura china a la fotografía de paisaje

Del tao de la pintura china a la fotografía de paisaje
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En este nuevo articulo que os presento hoy, me iré a las raíces de la representación de la naturaleza en imágenes. Nos remontamos a la pintura paisajística china. Antes de explorar el arte de la fotografía de paisajes en la era digital, debemos comprender esta disciplina, representaciones de montañas, paisajes agrestes, parajes asilvestrados, en estado natural y sin mácula humana. En estas escenas es muy importante la sensación mística de ser ‘uno’ con la naturaleza.

El tao se puede traducir literalmente como ‘el cambio’. El taoísmo se refiere a la esencia primordial o al aspecto fundamental del universo; es el orden natural de la existencia, que en realidad no puede ser nombrado, en contraste con las incontables cosas ‘nombrables’ en las que se manifiesta. Sin dar más vueltas, personalmente creo, igual que otros muchos fotógrafos, que el objetivo de toda fotografía de paisaje es básicamente el mismo: conectar de nuevo con el tao y la magia del mundo que nos rodea.

Lo que sientes es lo que importa

Nos podemos quedar hablando largo rato sobre si esta fotografía que encabeza el post, es un fotón para algunos, o mejorable para otros. Nos podemos quedar quejándonos de que hay fotógrafos mejores que Rafa Irusta, pero…. Deberíamos tener en cuenta que la experiencia vivida en primera persona, lo que el fotógrafo sintió en aquel lugar no tiene nada que ver con la técnica, la estética, el encuadre, la luz, si tiene un premio o dos mil premios en la pared de su estudio.

Si nos quedamos dándole valor a lo material, a lo que sin ir mas lejos nos limita, estamos perdiendo una gran oportunidad de crecer como personas. A los amigos que criticaban con sus razonamientos a Rafa y a mi propio criterio, por elegir varias de sus imágenes e historias, que me parecen muy interesantes, igual que a otras muchas personas, les animo a participar en una prueba infinita, no tendrá final.

Ir a la carretera de Gros Ventre, y llegar al valle del mismo nombre, en USA. Una vez allí, esperar al medio día y que empiece a formarse una tormenta con nubes bastante potentes, esperar que el cielo completamente nublado descargue con ganas, que llueva intensamente durante unos minutos, hasta que poco a poco la luz se abra paso entre los claros, con una mezcla de colores dorados de otoño, con un azul intenso en el cielo, potenciado por esa luz mágica, ese tipo de luz que para el tiempo. Eso fue lo que vivió vuestro querido amigo Rafa, y estuvo preparado para hacer click. Dos minutos antes de ese momento, la foto no existía, dos minutos después, tampoco.

En Xataka Foto | Rafa Irusta, aurora boreal sobre Grand Teton, Cómo fotografiar un oso grizzly de frente y salir ileso Web y foto | Rafa Irusta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio