Compartir
Publicidad

Mary Ellen Mark y su fotografía humanista que trasladó de Nueva York al mundo

Mary Ellen Mark y su fotografía humanista que trasladó de Nueva York al mundo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En nuestra revisión a grandes fotógrafos no podía faltar la figura de Mary Ellen Mark. Hemos hablado de ella en muchas ocasiones, incluyendo su merecido Sony World Photography Awards 2014 y la exposición que La Fábrica le dedicó en 2013. Pero su recuerdo, y su obra, ahora que nos ha dejado a la edad de 75 años, quedará para siempre reflejada en nuestra manera de mirar por el visor de nuestra cámara.

Historiadora del arte (me identifico), que se hizo a sí misma en la fotografía (me identifico salvando las distancias) y que dejó su Philadelphia natal para trasladarse a Nueva York (aquí ya no hay identificación posible). Una fotógrafa humanista que supo acercarse a la sociedad marginal de una Gran Manzana convulsa en los años 70, pero que a su vez se codeó con las grandes estrellas gracias a su trabajo como foto fija en la industria del cine.

Unos comienzos con mucho arte

Cuando hablamos de que un fotógrafo debe estar bien formado académicamente, no podemos tener mejor referente que Mary Ellen Mark. Una mujer que estudió pintura, historia del arte y periodismo. Que comenzó haciendo fotografías con una Box Brownie (buscadla porque es preciosa) a los nueve años. Y que tuvo la oportunidad de viajar a Europa gracias a una beca de fotografía por un año en Turquía.

Si juntamos su formación con una sensibilidad natural para transmitir, independientemente del lugar donde estuviese fotografiando, obtenemos un cocktail explosivo en cuanto a calidad fotográfica se refiere a todos los niveles.

Su contribución a la fotografía humanista

Se trasladó a Nueva York a finales de los años 60, en un momento en el cual las revueltas sociales en las calles estaban en pleno apogeo. La oposición a la Guerra de Vietnam, la cultura travesti, la liberación de la mujer, situaciones que la hicieron documentar todo aquello e implicarse en estrechas relaciones con aquellos a quien fotografiaba. En este sentido fue una fotógrafa emocional, humanista en cuando no miraba a los sujetos desde la distancia.

En uno de sus últimos trabajos en 2012, "Prom", el cual tuvimos ocasión de comentar en Xataka Foto, reflejaba esa sensibilidad para realizar una fotografía documental periodística desde una perspectiva más sentimental. Sólo hay que echar un vistazo a su vídeo para entrar en esa dinámica de empatía con los sujetos fotografiados.

Su contribución al cine

La industria del cine puede presumir de haber contado con el trabajo de Mary Ellen Mark en el rodaje de películas. Como foto fija o en la promoción de películas con sus fotografías, son más de 100 títulos donde pudo colaborar, con obras tan míticas como "Alguien voló sobre el nido del cuco" o "Apocalypse Now", incluyendo otros títulos que la hicieron trabajar con su esposo, el director Martin Bell.

Precisamente de Martin Bell es el film documental "Streetwise" que estaba basado en el trabajo de Mary Ellen "Street Kids" para la revista LIFE. Pero con su marido, no sólo se dedicó a la foto fija, sino que en proyectos como "American Heart", con Jeff Bridges y Edward Furlong, participó en el guión y fue productora asociada de la película.

Su contribución al fotolibro

Newyorkstreets New York Streets

Life, Rolling Stone, The New Yorker y Vanity Fair son algunas de las revistas donde se ha mostrado su trabajo, pero la cultura del fotolibro tiene, con Mary Ellen, un referente gracias a las 17 publicaciones en torno a su obra. Desde su temprano "Passport" en 1974 al fantástico "Man and Beast: Photographs from Mexico and India" de 2014.

Catálogos en su mayoría de exposiciones que le llevaron a recorrer galería y museos de todo el mundo, además de las numerosas becas y premios recibidos durante su carrera, entre los que se encuentran tres Robert F. Kennedy Journalism Awards.

En resumen

No hay frase que mejor resuma su máxima en esta profesión: "No hay nada más extraordinario que la realidad". Porque la misión en su vida fotográfica fue la de presentarnos el mundo desde la globalidad de las situaciones reales, independientemente del lugar donde realizase sus fotografías, siempre creyó en la universalidad de los problemas de nuestra sociedad, por ello los retrató a través de una verdad absoluta sin maquillar nada, y por ello hoy nos deja un vacío dificil de llenar. Allá donde estés, que tu emoción no descanse nunca.

Fotógrafa Mary Ellen Mark

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio