Compartir
Publicidad
Publicidad
Todo lo que necesitas saber sobre tarjetas de memoria para cámaras fotográficas
Guías

Todo lo que necesitas saber sobre tarjetas de memoria para cámaras fotográficas

Publicidad
Publicidad

Hemos hablado por activa y por pasiva de este accesorio tan importante, mostrando por ejemplo cómo elegir la tarjeta más adecuada, contando también porqué se corrompen o cómo recuperar los datos si hemos tenido algún contratiempo. Pero ahora nos proponemos ofreceros una guía completa para resolver todas tus dudas acerca de las tarjetas de memoria.

Como ya sabrás, sea cual sea tu cámara necesitarás una tarjeta de memoria, y sin embargo no vale cualquiera. Más allá de saber cuál es el tipo que usa tu dispositivo necesitas una con la que tu cámara pueda rendir en condiciones. Algo que puede ser complicado saber teniendo en cuenta que hay muchos tipos diferentes de tarjetas con clases distintas y precios muy variados.

Todo Sobre Tarjetas Memoria Comparativa de tamaño de algunas de las tarjetas de memoria más populares

Esto, que puede convertirse en una experiencia muy frustrante para un principiante, es lo que nos proponemos resolver a continuación enumerando en detalle las características y los distintos modelos que existen de tarjetas de memoria flash para ser capaces de elegir un modelo adecuado.

Tipos de tarjetas de memoria

Tabla Tarjetas Memoria

En esta tabla tenéis los tipos de tarjetas de memoria más conocidos. Por supuesto no son las únicas que se han desarrollado porque hay algunas que desparecieron al poco de presentarse. De hecho, algunos de los modelos que sí están también han sido discontinuadas, o han acabado siendo muy residuales.

Secure Digital (SD)

Tarjeta Memoria Sd

Las más comunes actualmente fueron desarrolladas conjuntamente por SanDisk, Panasonic y Toshiba para su uso en dispositivos portátiles. Presentadas en 1999, estas tres compañías crearon una asociación propia, la SD Association, que se encarga de promover su uso y hacer cumplir los estándares establecidos para sus diferentes tipos. Su tamaño bastante reducido (24 x 32 x 2.1 mm) y un coste de producción relativamente bajo hizo que rápidamente fueran adoptadas por muchos fabricantes y se convirtieran en un estándar de la industria.

Sin embargo, en principio sólo podían contener como máximo dos Gigabytes de datos por lo que hubo que desarrollar nuevas especificaciones para lograr tarjetas de mayor capacidad y velocidades más altas. Lo bueno es que sus desarrolladores fueron capaces de hacerlo manteniendo las mismas dimensiones físicas. Hoy día, las tarjetas SD originales casi han desaparecido y han sido reemplazadas por las especificaciones SDHC y SDXC de nueva generación.

Secure Digital High Capacity (SDHC)

Tarjeta Memoria Sdhc

Presentadas a comienzos de 2006, fueron la evolución de las primigenias SD y no sólo lograron aumentar la capacidad de almacenamiento, hasta 32 Gygabytes, sino que también duplicaron su rendimiento ofreciendo velocidades de lectura y escritura mucho más rápidas. Por supuesto se mantuvo el mismo formato físico, aunque los lectores de tarjetas SD originales en principio no eran compatibles con estas tarjetas (fue necesario una actualización de firmware) mientras que los de SDHC sí que podían leer tarjetas del antiguo estándar.

Hoy día son un tipo de tarjetas bastante comunes y fáciles de encontrar, aunque dada su limitación de espacio pronto podrían acabar siendo eliminadas por las SDXC que admiten capacidades por encima de los 32 Gigabytes, una cantidad que ya se está quedando algo corta.

Secure Digital Extended Capacity (SDXC)

Tarjeta Memoria Sdxc

Una vez más la necesidad de contar con más espacio, especialmente para capturar vídeo de alta resolución, impulsó a crear una nueva especificación de las tarjetas Secure Digital que superara los 32 GB de las SHCD. Así nacieron en 2009 las SDXC que pueden alcanzar una capacidad máxima de dos Terabytes (2048 Gigabytes) gracias a que cambiaron su sistema de archivos desde el antiguo FAT32 al más moderno exFAT, desarrollado por Microsoft.

Además, ante esta cantidad de datos también era importante mejorar la velocidad en las operaciones de lectura y escritura. Así, el estándar SDXC fue diseñado para ser muy robusto y permitir velocidades de transferencia de hasta 312 Megabytes por segundo utilizando el bus UHS-II.

MicroSD, MicroSDHC y MicroSDXC

Tarjeta Memoria Microsd

Una versión “micro” de las tarjetas Secure Digital (entre medias existieron las MiniSD pero apenas tuvieron repercusión), se diseñaron porque éstas eran demasiado grandes para los teléfonos móviles. El diseño inicial de las MicroSD fue realizado SanDisk pero posteriormente fue adoptado por parte de la SD Card Association, que anunció el estándar en el año 2005. Gracias a su pequeño tamaño (11 x 15 x 1 mm), las tarjetas MicroSD ganaron rápidamente popularidad entre los fabricantes de dispositivos portátiles.

Como las SD de las que parten, inicialmente estaban limitadas a dos Gigabytes de capacidad así que rápidamente se desarrollaron las nuevas especificaciones SDHD y SDXC que han permitido ampliar tanto su capacidad como la velocidades de uso. Hoy día son las tarjetas de memoria más pequeñas que existen y estan muy extendidas entre los distintos fabricantes de smartphones y tablets, aunque también en muchas cámaras que buscan ganar espacio como sea.

Memory Stick y Memory Stick PRO

Tarjeta Memoria Memory Stick

Desarrolladas por Sony, las tarjetas Memory Stick aparecieron en 1998 como tarjetas de memoria con formato propietario para una amplia gama de dispositivos de la casa nipona: cámaras de foto, videocámaras, ordenadores portátiles y consolas PSP (PlayStation Portable). Como pasó con las SD, inicialmente sólo estaban disponibles en capacidades reducidas, de modo que pronto se realizó una revisión presentada en 2003 que se denominó Memory Stick PRO y amplió su capacidad.

Su tamaño relativamente grande (50 x 21.5 x 2.8mm), un precio más bien alto y un uso limitado a los dispositivos de Sony, hicieron que fuera complicado ganar la batalla a las tarjetas SD por convertirse en un estándar del mercado, y hoy día casi han desaparecido.

Memory Stick Duo, PRO Duo y PRO-HG Duo

Tarjeta Memoria Memory Stick Duo

Claro que Sony no dio su brazo a torcer rápidamente y desarrolló un nuevo estándar cuya principal característica era un tamaño bastante más pequeño, las Memory Stick Duo, con medidas incluso menores que las de las SD: 20 x 31 x 1.6 mm. Fue la apuesta de Sony por competir directamente con el formato SecureDigital pero una vez más fracasó sobre todo por unos precios más altos que sus competidoras.

A pesar de ello, Sony ha seguido desarrollando su sistema diseñando nuevas tarjetas de memoria de mayor capacidad y rapidez, las Memory Stick PRO Duo y PRO-HG Duo, que llegan a velocidades de transferencia de hasta 60 Megabytes por segundo y capacidades de hasta dos “Teras”. Hoy día podríamos decir que es un formato muy restringido, aunque Sony sigue manteniéndolo y lo utiliza en sus nuevos modelos de cámaras (como la Sony A9), que suelen contar con doble ranura para alojar dos tipos de tarjetas (las suyas y las SD).

CompactFlash Type I (CF-I) y CompactFlash Type II (CF-II)

Tarjeta Memoria Compact Flash

Antes de que existieran las tarjetas Secure Digital, las CompactFlash (CF) eran las dominadoras del mercado. Este estándar fue presentado por SanDisk en 1994 y rápidamente ganó popularidad gracias a su sólido rendimiento y un cuerpo resistente que mejoraba mucho las memorias de aquellos tiempos (que solían ser flexibles y, por tanto, más propensas a romperse).

Dos fabricantes de cámaras tan importantes como Canon y Nikon adoptaron el sistema como formato de almacenamiento de sus cámaras de gama alta por lo que se extendieron entre los profesionales. Además, como las SD también cuentan con una asociación, Compact Flash Association (CFA) encargada de promover y controlar el estándar.

Las dimensiones del estándar original, CompactFlash Type I, son de 42.8 x 36.4 x 3.3 mm, eran adecuadas en aquellos años pero a la larga su tamaño resultó demasiado grande para ciertos modelos y además tenían varios problemas. Uno que sus clavijas de conexión son propensas a torcerse al conectarlas a los lectores de tarjetas, otra que el bus utilizado para la lectura/ escritura imponía limitaciones de velocidad (máximo teórico de 167 Megabytes por segundo).

Sus sucesoras, las CompactFlash Tipo II (CF-II), fueron desarrolladas para permitir su uso como microdrives, es decir como discos duros en miniatura. Esto hizo que fuera necesario diseñarlas un poco más gruesas que las CF-I (de 3,3 a 5 mm). Aún así ambos tipos usan el mismo tipo de conexión, aunque esta diferencia de grosor hace que los lectores de tarjetas no sean totalmente compatibles. De cualquier modo, esta especificación apenas tuvo éxito y hoy día podemos decir que está desaparecida.

Tarjetas CFast

Tarjeta Memoria Cfast

Para superar las limitaciones del estándar Compact Flash, sobre todo en cuanto a la velocidad, se diseñó una nueva variante llamada CFast cuya primera especificación permitió alcanzar velocidades de hasta 300 Megabytes por segundo, mientras que el estándar CFast 2.0, presentado en 2012, duplicó el potencial de rendimiento hasta 600 Mbytes por segundo. Eso sí, aunque sus dimensiones físicas son muy similares a las CF originales, las tarjetas no son compatibles con las anteriores debido a las diferencias en las interfaces que utilizan. Desgraciadamente su adopción no fue lo suficientemente rápida y desde 2016 ha sido técnicamente reemplazado por otros estándares más rápidos por lo que podemos decir que este tipo de tarjetas también están “muertas”.

Tarjetas XQD

Tarjeta Memoria Xqd

Presentadas en 2010, las tarjetas XQD fueron desarrolladas por SanDisk, Sony y Nikon como una solución a medio camino entre las tarjetas Secure Digital y las Compact Flash. Adoptadas por la Compact Flash Association como un nuevo estándar, destacan por unas altas velocidades (desde 125 Megabytes por segundo y superior) gracias a que utilizan la interfaz PCI Express, más rápida que los anteriores formatos.

Sus dimensiones son de 38,5 × 29,8 × 3,8 mm, sólo un poco más grandes que las SD y su construcción es más sólida para ofrecer seguridad y durabilidad. Además, con el último estándar XQD 2.0 su rendimiento ha aumentado hasta 1 Gigabyte por segundo, aunque aún no existen tarjetas de este tipo. De hecho, su adopción hoy día aún es una incógnita a pesar de que son las tarjetas más rápidas del mercado.

Capacidad y velocidad de las tarjetas

Como venimos contando, las tarjetas de memoria se presentan con distintas capacidades cuyo máximo suele venir definido por el estándar que utilizan. Mientras que las memorias más antiguas tenían una capacidad que ahora parece irrisoria, hoy día se pueden encontrar hasta de un Terabyte, aunque normalmente lo usual es que vengan en tamaños alrededor de los 64 Gigabytes. Elegir una capacidad u otra es algo que depende mucho de las necesidades del fotógrafo, sobre todo de si se dispara en formato RAW o directamente en JPEG.

Todo Sobre Tarjetas Memoria 06 Foto de Julien GONG Min

Además, es muy importante tener en cuenta también lo rápido o lento que sean capaces de leer y escribir información, algo que determinará mucho la elección de una u otra. Porque las velocidades de las tarjetas de memoria pueden variar mucho y esto sí que es algo determinante dependiendo de nuestras necesidades y modelo de cámara.

Desafortunadamente, en este terreno a veces es difícil orientarse porque las formas en que se clasifican y nombran las velocidades de las tarjetas pueden ser muy distintas según el tipo de tarjeta de memoria y las variables que hay son muchas y pueden crear confusión. Por eso, vamos a echar un vistazo a cómo se marcan las velocidades de las tarjetas de memoria más comunes, las Secure Digital.

Clasificación de velocidad en las tarjetas SD

La SD Card Association creó una forma de definir la velocidad de las tarjetas SD a través de las "Speed Class" (“clase de velocidad”), una clasificación que define la velocidad mínima de escritura secuencial que una tarjeta de memoria debe proporcionar. En el siguiente cuadro podemos ver de forma gráfica las distintas clases que existen junto al mínimo de velocidad que la tarjeta tiene que ofrecer:

Tabla Tarjetas Memoria

Como veis, la clase de velocidad de una tarjeta puede ser C2, C4, C6 y C10. Pero además también hay que saber que hay otra especificación que alude al bus empleado por la tarjeta, esto es el canal de comunicación de datos. De acuerdo a esto, también se ha definido una clasificación de las tarjetas de acuerdo a las velocidades del bus utilizado, que normalmente se nombra como UHS-I, UHS-II y UHS-III.

Aunque ambas cosas afectan al rendimiento de la tarjeta en cuestión, no hay que confundir entre la clase de velocidad de la tarjeta y el bus de datos que utiliza

No hay que confundir ambas cosas, aunque no es fácil, porque son clasificaciones diferentes aunque en ambos casos condicionan el rendimiento de la tarjeta en cuestión. De hecho, hay una gran diferencia de velocidad entre las tarjetas según el bus que usen. Así mientras que las tarjetas originarias tenían su velocidad limitada a 25 Megabytes por segundo, la UHS-I lo elevó a 104 Mb/seg, el UHS-II hasta 312 Mb/seg y el último estándar, UHS-III, permite velocidades teóricas de hasta 624 Megabytes por segundo.

Por cierto que llegados a este punto hay que ser conscientes de que las tarjetas con una velocidad de bus más rápida también requieren un lector de tarjetas de memoria que sea capaz de soportar esa velocidad del bus. De este modo, si compras una tarjeta de memoria con una interfaz no soportada por tu cámara y/u ordenador te encontrarás con problemas de compatibilidad que sin duda afectarán al rendimiento.

A pesar de todo, es cierto que todos estos términos pueden confundir a cualquiera, sobre todo al más novato, de modo que para entenderlo un poco mejor vamos a echar un vistazo a una tarjeta de memoria SD real (aunque la hemos "tuneado" un poco) para aclarar la información que se proporciona en su etiqueta:

Todo Sobre Tarjetas Memoria
  • [1] Velocidad de lectura máxima. Es la velocidad de lectura secuencial máxima que la tarjeta de memoria puede obtener en Megabytes por segundo, y es un dato que muchas veces es fundamental más allá del resto de cifras. Por cierto que el dato de velocidad de escritura es algo que no se suele publicitar de modo que habría que buscarlo en sus especificaciones. En este caso, la velocidad máxima de lectura de esta tarjeta es de 80 Mb/seg.

  • [2] Tipo de tarjeta de memoria. Se trata del logotipo establecido por la SD Association para identificar el tipo de tarjeta de memoria del que se trata, SD, SDHC o SDXC (que sería este caso).

  • [3] Velocidad del bus UHS. La velocidad del bus UHS que utiliza la tarjeta es otro dato que debe aparecer para conocer las características de la tarjeta. Si se trata del UHS-I, aparecerá un número uno en caracteres romanos (I), mientras que si se trata de una tarjeta UHS-II será el número dos (II). En este caso, como veis, es una UHS-I

  • [4] Clase de velocidad. Este número indica cuál es Speed Class de la tarjeta en cuestión según la tabla anterior. Como veis, en este caso es una Clase 10 lo que implica que debe garantizar una velocidad de escritura secuencial mínima de 10 Megabytes por segundo.

  • [5] Clase de la velocidad UHS. Aparte de indicar el tipo de bus que utiliza, también normalmente aparece una etiqueta que indica la clase de velocidad UHS (hay dos posibilidades: U1 y U3). En este ejemplo en particular es una U1, lo que significa que la tarjeta tiene una velocidad de escritura mínima de 10 Mbytes/segundo.

  • [6] Capacidad de la tarjeta de memoria. Finalmente, la capacidad de la tarjeta de memoria suele aparecer en números grandes fácilmente visibles. En este caso se trata de una tarjeta de memoria con una capacidad total de 64 Gigabytes.

Consejos de uso y marcas recomendadas

De lo primero no nos vamos a extender mucho porque hace poco que os ofrecimos una serie de recomendaciones para cuidar la salud de nuestras tarjetas de memoria, pero no está de más recordar brevemente lo más importante.

Todo Sobre Tarjetas Memoria Foto de Simon Yeo

Comenzando por mantener al día el firmware de nuestra cámara, formatear la tarjeta en la cámara antes de empezar a usarla y no borrar las imágenes directamente en ella, que ya habrá tiempo al revisar las imágenes tras volcar los datos en el ordenador (algo que debes hacer cuanto antes). Otra cuestión importante es asegurarnos de que la cámara no se apaga, por accidente o porque se agota la batería, cuando está grabando datos en la tarjeta, y también no llenarla demasiado. Por último, si sufres algún problema con ella debes dejar de usarla inmediatamente (y más tarde intentar recuperar los archivos) y también es aconsejable emparejar tarjetas con cámaras; es decir utilizar una misma tarjeta que ya hayas comprobado no da problemas con una cámara concreta (si es que tienes más de una), en vez de estar cambiando constantemente de tarjeta.

A la hora de decidirse por una tarjeta en concreto es importante elegir una marca de confianza y no dejarse llevar solo por el precio

En cuanto a los fabricantes recomendados existen muchas marcas de tarjetas de memoria, pero no todas son realmente fabricantes porque algunos de ellas lo que hacen es comprar producto OEM y ponerles su etiqueta. Entre los principales actores del mercado tenemos a SanDisk, Sony, Samsung, Transcend, Kingston, PNY, Toshiba y Verbatim. Hasta hace poco en esta lista debería haber estado Lexar, pero desgraciadamente hace muy poco que se anunció el cese de la producción de estas populares tarjetas.

Decidirse por una marca u otra es algo en lo que no vamos a entrar, lo que sí es importante es saber que cuando se trata de tarjetas de memoria es fundamental usar una marca de confianza y no dejarse llevar solamente por un precio atractivo. Por ello, muchas veces la experiencia propia es la mejor guía para elegir una tarjeta adecuada. Eso sí, siempre eligiendo una memoria lo suficientemente rápida como para que no se produzcan embotellamientos a la hora de grabar y leer datos; embotellamientos que no sólo ralentizan la cámara sino que también “hacen sufrir” a la tarjeta de memoria en sí.

Todo Sobre Tarjetas Memoria Foto de Óscar Condés

Por cierto que si os preguntáis cuáles son los formatos de tarjetas de memoria que seguirán estando vigentes en los próximos años, todo parece indicar que serán tres, las SD, MicroSD y XQD. Pero eso sólo lo sabremos en un futuro ¿lejano?

En Xataka Foto | Cinco accesorios que no pueden faltar en nuestra mochila fotográfica

Foto de portada | Tom Pumford

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos