Publicidad

Cinco razones para educarnos visualmente en la fotografía

Cinco razones para educarnos visualmente en la fotografía
7 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Ni Facebook ni Twitter te molestan. Ni los cientos de miles o millones de fotografías que allí se muestran. Ni siquiera en Flickr. O Google Plus. Tampoco la panacea es 500px (donde una buena idea de marketing viral funciona hasta la fecha diciendo que es sinónimo de calidad). Ni siquiera 1x.com con su difíciles criterios de publicación sea el único espejo en donde debes mirar. Tal vez todo sea un error o no lo sea, pero un día te encuentras invadido con la sensación de que ves miles de fotografías al día pero ninguna te llena. Otro día despiertas con cacharros de alta definición de imagen y crees que haces buenas fotos. Ni todo es blanco ni todo es negro, hay mucha gama de gris entre medias.

Pues no, ni todo es la cámara ni la alta calidad de imagen de las fotos producidas. La base de la comunicación artística es el lenguaje visual del que ya hemos hablado alguna vez. También hemos recurrido incesablemente a la frase aquella de que no es la cámara, es el fotógrafo. Nos repetimos frases similares y nuestra única cultura visual y artística responde a lo que vemos en internet sin mucho criterio, a veces. O en realidad no es así. Reflexionemos, en voz alta, un poco y hagamos una parada en nuestro camino. Si realmente creemos que lo que importa es el fotógrafo, ¿porqué muchas veces descuidamos nuestra propia formación visual y artística?

1. Ser críticos, tener una opinión bien formada y aceptar la crítica

Ser crítico con lo que vemos en fotografía no significa ni decir: 'wow' ni decir que todo es basura con aire autocomplaciente y autosuficiente. Es evidente, que no podemos creernos ni los mejores y que lo de los demás es todo malo. Cuando damos nuestra opinión sobre algo ha de estar bien justificada, incluso cuando sea una persona cercana a nosotros.

Aceptar la crítica es uno de los puntos más difíciles. El espectador 'siempre' tiene razón. Pues sí, aunque no nos guste. Son los espectadores de nuestras fotografías los que enaltecen y encumbran las mismas. Pero el éxito de una fotografía no puede medirse única y exclusivamente por el número de 'me gusta', eso tampoco la convierte en arte.

2. Ten presencia en las redes sociales e internet

El otro día nos contaba Rodrigo la importancia de tener un blog propio para la promoción y el desarrollo de nuestra marca personal. La diferencia real no está en la técnica, está en el concepto, en la idea, en el desarrollo de esa idea.

Tener miedo a que nos copien no lleva a ningún sitio. Comparte proyectos, experiencias y ten presencia, verás cómo es enriquecedor.

3. No todo consiste en disponer del último equipamiento, fórmate

Todos conocemos gente a nuestro alrededor que presume de hacer fotografía de gran calidad, cuando lo que realmente podríamos decir es que hace fotografía de última generación o más bien que posee una alta definición fotográfica, como ya os hablaba otro día.

Formarse fotográficamente es muy importante. No todo consiste en tener un buen equipo y conocerlo. Si compones mal o tus fotografías no emocionan en ningún sentido es que algo estás haciendo mal. Formarse técnicamente es mucho más fácil que formarse artísticamente.

4. Sé humilde, reconoce tus errores y céntrate en lo que se te da bien

En la fotografía, se lleva mucho aquello de lo mío es lo mejor. Como decía antes sobre la crítica, debemos situarnos en un plano humilde si bien defendiendo nuestro trabajo pero sin menospreciar el de los demás tampoco. Reconocer nuestros errores, como todo en la vida, supone un gran paso.

Céntrate en lo que se te da bien. Este consejo me lo dio un conocido fotógrafo tras una entrevista que le hice al ver algo de mi trabajo. Y tenía toda la razón. Nos solemos dispersar a veces sin llegar a perfeccionarnos en ninguna rama. Después de aquello creo que mi trabajo dio un salto de calidad importante al enfocar, en mi caso, mi fotografía en dos disciplinas muy concretas. No a todo el mundo se le da bien todo.

5. Mirar a los grandes maestros

Si hemos de apuntar hacia algún sitio, apunta a lo que han hecho alguno de los grandes maestros. Aquellos fotógrafos ya consolidados y con un estilo inconfundible, pasados y presentes. Es un espejo mucho mejor que las grandes galerías fotográficas online de nuestros días, donde, ojo, si bien hay descubrimientos interesantes no es lo habitual. Con ello no digo que no tengas presencia en las redes sociales, ni mucho menos - pues es una herramienta de marketing fotográfico muy importante hoy en día.

Puedes empezar por cualquiera de aquellos grandes maestros que más te emocionan y buscar las motivaciones que les movieron, buscar cómo era su estilo, estudia su técnica, trata de seguir ese camino para encontrar el propio.

Conocer y comprender el trabajo de los grandes maestros de la fotografía es, quizá, en mi opinión personal, uno de los puntos más importantes a la hora de madurar como fotógrafo.

Conclusiones

Que todo esto sirva para animarte, como quisiera expresarte con la fotografía de David Gonzalez Forjas que encabeza este artículo. Que sirva para darte un impulso a alimentar tu curiosidad por la Fotografía, a desarrollar tu propio lenguaje visual, a centrarte en lo bueno que haces y a seguir un camino que, aunque duro, aporta enormes satisfacciones.

En Xataka Foto | El discurso visual en la Fotografía

Fotografía de portada | David González Forjas en 1x.com

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir