Compartir
Publicidad
¿Por qué convertir una fotografía a blanco y negro?
Opinión

¿Por qué convertir una fotografía a blanco y negro?

Publicidad
Publicidad

El blanco y negro no es verdad. No es real. Salvo que tengas un problema de la visión, nadie ve en escala de grises. Pero la fotografía en blanco y negro tiene el estigma de ser considerada vetusta por muchos fotógrafos y como paradigma de la creación por otros. ¿Quién tiene razón? ¿Qué es lo que nos lleva a pasar un archivo a blanco y negro?

La fotografía digital nace en blanco y negro. El sensor capta la luminosidad de la escena y por la transformación que sufre la información a través de la matriz Bayer RGB (y otras), vemos la imagen en color... un color irreal, interpolado. Inventado al fin y al cabo.

Pero seguimos haciendo fotografías en color. Y muchos las cambian a blanco y negro por diversos motivos, desde los más banales hasta los más profundos. No es, desde luego, algo gratuito. Y no es tan fácil saber cuándo debemos dejarla con los rojos y los azules a la vista o intentar plasmar toda una serie de valores del gris.

El blanco y negro debe tener una justificación. Y nunca debería ser para hacerla más artística, como se puede pensar al leer las instrucciones de alguna que otra aplicación. Tiene valor por sí mismo y conseguir una buena copia final no es baladí.

Motivos para pasar una fotografía a blanco y negro

No es el momento de indicar cómo hacerlo. No vamos a repetir que la cámara siempre debe disparar en modo color, salvo que seas el feliz poseedor de una Leica M Monochrom o de un teléfono móvil Huawei de gama alta.

Vamos a conocer los motivos por el que podemos convertir una fotografía en blanco y negro, más allá del paso típico que todos hemos dado de hacerlo porque sí. El motivo principal debería estar claro para todos. Pero por si acaso lo vamos a decir: siempre que hayas imaginado la fotografía, o la serie, en escala de grises. Si tenemos claro desde el principio que lo vamos a procesar así, tendremos muchas de las cosas que vamos a contar ahora en cuenta. Y aviso que como siempre, la libertad de elegir de cada uno es lo que hace que nuestros trabajos sean nuestros. Esto es solo una guía.

Blancoynegroiii Nada de color, lleno de matices

Y no podemos olvidar que en sus orígenes el blanco y negro digital era poco menos que algo prohibido por la escasa calidad que se podía conseguir frente a los preciosos baritados. Algunas asociaciones se negaron a aceptar en sus concursos estas nuevas copias, hasta que los resultados hablaron por sí solos. Hoy nadie pone en duda la calidad. Así que manos a la obra.

Blancoynegroii Venecia bien vale en blanco y negro
  • Hay que tener claro si el color aporta algo a la fotografía. El buen color es aquel que funciona como el blanco y negro, donde ningún color destaca por encima de otro o están dentro de la misma gama. Si has fallado en algo tan complejo, tu salida es pasar la fotografía a blanco y negro para evitar el protagonismo desmedido de algunos tonos sobre otros. Si estamos fotografiando una escena fría y de repente al fondo pasea alguien con un abrigo rojo y no es el punto de interés tenemos un problema serio. La solución es pasar la imagen a blanco y negro.
  • Si no queremos complicarnos la vida a la hora de trabajar y asegurarnos unos cuantos buenos disparos lo mejor es olvidarse del color. Sé que es algo por lo que muchos fotógrafos se llevarán las manos a la cabeza. Pero si nos dejamos una variable en la recámara todo será más sencillo.
  • El blanco y negro llega antes al espectador. Si evitamos distracciones, y el color es una de ellas, lograremos más intimidad con aquel que mire nuestras fotografías. Simplifica, y por lo tanto potencia, la historia que queremos contar. Las imágenes periodísticas nos llegan dentro porque son, en gran medida, en blanco y negro. No podemos olvidar el trabajo de los grandes como Natchwey o Sebastiao Salgado.
  • Está claro que para hacer fotografía en blanco y negro debemos tener una técnica depurada, para no caer en un blanco y negro plano sin volumen. Exige un gran trabajo para conseguir expresar todo lo que perdemos con la ausencia de color. Pero una vez dominemos el proceso, nuestras fotografías no volverán a ser iguales.
Blancoynegroi El verde nos despistaría

Espero que la fotografía de blanco y negro no os dé más dudas que elegir las curvas y los contrastes que necesita. Y que nunca más hagáis una foto en blanco en negro porque sí, si no porque sabéis todo lo que puede dar por sí misma.

En Xataka Foto|Cómo debería ser el blanco y negro en fotografía

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos