Publicidad

¿Por qué no hago fotografías con el teléfono móvil?
Opinión

¿Por qué no hago fotografías con el teléfono móvil?

Publicidad

Publicidad

Los teléfonos móviles son el futuro de la fotografía. La fotografía es más popular desde que se pueden hacer con un teléfono móvil. Los cursos y libros sobre el teléfono móvil proliferan a un ritmo inaudito en los últimos tiempos. Las cámaras compactas han muerto... Aún así yo soy de los pocos que solo utilizan el teléfono para llamar o buscar información. Y desde luego que no es por un motivo. Hay varias razones.

En estos tiempos fotográficos la gente exige que nos posicionemos. Que seamos combativos y que se sigamos las modas. Y en este mundo sabemos que abundan. Hace poco estuvimos hablando del libro de Cienojetes. Entre sus páginas continuamente recuerdan los campos trillados una y otra vez: las camas deshechas, las fotografías de Islandia o las cartelas intensas para explicar el concepto que rodean nuestros disparos... Y también hablaron del móvil como una moda. Y ahí es donde está el problema.

Me he encontrado con muchas personas en cursos, talleres y foros que se extrañan de que no utilice mi teléfono para fotografiar. Si lo hace todo el mundo, si es muy cómodo ir siempre con él en el bolsillo, si la calidad es más que suficiente... Incluso han insinuado que soy un sibarita por no querer utilizar una herramienta popular. Están equivocados.

El teléfono móvil como herramienta fotográfica

Ha pasado mucho tiempo desde que se presentó el primer teléfono con cámara. Hoy en día, como hemos visto en la feria de Barcelona, la cámara es lo que marca la diferencia. Cuántas más objetivos mejor, en el menor espacio posible, con la mayor calidad imaginada. Todo lo demás se da por supuesto. Con cualquiera se puede llamar y consultar datos muy bien. Pero lo que inclina la balanza entre uno y otro es la cámara.

Movil 04 Da igual la cámara, sobre todo a este tamaño

Y como no podría ser de otra manera la publicidad muestra las fantásticas fotos nocturnas, llenas de personas sonrientes en sitios increíbles, propios de instagrammers. Da la sensación, como toda publicidad, que con dicho aparato todas las imágenes que hagas serán fantásticas. Y sobre todo que serás muy feliz y tu vida parecerá de película por el mero hecho de tener un iPhone, un Galaxy o lo que sea.

Estos teléfonos se venden por su cámara. Es tal el protagonismo que ha adquirido una de las funciones del smartphone que todo lo demás es secundario. Es un fenómeno muy curioso. Tal es su éxito que como todos sabemos han matado al mercado de las compactas. Da igual que la batería solo dure un día, o que la mayor parte de su calidad dependa de la supuesta inteligencia artificial o del software. Y sobre todo es indiferente que haya que cambiarlo cada año o dos... No deja de ser uno de los negocios más lucrativos de todos los tiempos. Todo el mundo tiene uno.

Movil 03 Con móvil igual tendría un poco más de ruido...

Pero no es el momento de ponerse reivindicativo. Estamos en una página de fotografía hablando de fotografía. Y voy a decir el motivo por el que no lo he utilizado nunca como cámara...

¿Por qué no utilizo el móvil como cámara?

Muchas veces escuchas motivos de lo más peregrinos. Que si no dan calidad, que si los fotógrafos de verdad no utilizan estas cosas... Creo que no tienen razón. Lo más importante es siempre la persona. Me da igual el dispositivo que utilice. Desde un móvil a una cámara de banco. Si eres bueno lo eres con cualquiera. Y malo lo serás con todas. Es así de sencillo. Es una frase hecha, pero la cámara no hace al fotógrafo, solo le permite tener un archivo de más o menos calidad.

Es una frase hecha, pero la cámara no hace al fotógrafo, solo le permite tener un archivo de más o menos calidad.

El motivo por el que no utilizo el móvil como cámara es simplemente porque no le encuentro ergonomía alguna. No sé por dónde cogerlo o cómo. Personalmente pienso que es tremendamente incómodo. Tan plano, sin ninguna protuberancia que merezca tal nombre. Rechazo los móviles solo por su diseño. Soy incapaz de adaptarme a ellos. Me da miedo que se me caiga. Es así de sencillo. No hay otra explicación.

Movil 05 Si sabes cómo hacerlo la profundidad de campo está siempre ahí

Me gusta tener seguridad a la hora de sujetar un objeto. Saber dónde tengo que poner las manos. Tener un botón de referencia como obturador, no toda la pantalla. Y sobre todo y ante todo me gusta mirar por un visor. Es la mejor forma que he encontrado para aislarme y buscar el momento del disparo.

Creo que es importante saber cuál es tu cámara. Con cuál te sientes más cómodo a pesar de lo que dicten los demás. Siempre he sido feliz con las réflex y nunca he estado cómodo con los sensores más pequeños. No porque piense que son peores (eso sería absurdo) sino por los motivos que ya he contado.

El formato medio siempre me ha llamado. Y estoy acostumbrado a ir con trípode por la vida pero creo que no sería nunca mi tipo de cámara. Mi réflex, con un 35 mm me cabe en la mochila que llevo siempre. Y si no tengo mi querida X100, herida en combate ahora mismo. Al final es como todo. Hay que saber elegir lo que tú necesitas, no pillar lo que te dicen. Y equivocarse mucho para que cuando aciertas, lo sepas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir