Reflexiones alrededor del Centro de Fotografía e Imagen
Opinión

Reflexiones alrededor del Centro de Fotografía e Imagen

HOY SE HABLA DE

Esta semana se ha presentado la Plataforma Centro de Fotografía e Imagen. Es una nueva oportunidad de conseguir que España salga de la lista de los cuatro países europeos que no tienen un centro de estas características. Si nos dejáramos de rivalidades y envidias, como si fuéramos políticos, seguro que conseguimos llegar a buen puerto.

Llevo muchos años dentro de la fotografía. He cotizado tantos años ya, que me da miedo ver mi vida laboral porque no quiero ver tan claro que la vida pasa... Y dentro de este mundo que me apasiona, he visto todo tipo de comportamientos, de ideas y de formas de ser.

La cámara me ha dado muchas experiencias. Me ha permitido conocer los palacios y las chabolas, el cielo y el infierno. A gente maravillosa e individuos con los que no volveré a cruzar palabra. La cámara es una forma de entender la sociedad y muchas veces es una respuesta ante los problemas que te plantea.

Cuando llevas tantos años con la cámara al hombro, sabes más cosas por viejo que por demonio. Desarrollas un sentido arácnido que te alerta de los peligros y te anima si detectas buenas ideas. Y aunque siga confiando en la bondad de los desconocidos, muchas veces te das de bruces contra la realidad. Y otras más veces te sorprendes.

Plataforma Centro de Fotografía e Imagen Asistentes a la presentación de la plataforma. Fotografía Vicente López tofiño

Siempre he pensado que meterse en política es de locos. Y es una pena porque de ella depende el buen funcionamiento de la sociedad... Ojalá la pudiéramos entender como un servicio para el ciudadano más que una forma de enfrentamiento. Si buscamos el bien de nuestros semejantes encontraremos el nuestro, como decía un filósofo clásico.

El buen político debe ayudar a la sociedad que le ha elegido, pensar lo mejor para todos y gestionar, por el bien común, el dinero público que todos damos con nuestros impuestos. Cualquier otra cosa no es política, como gobernar solo para los suyos o enriquecerse de forma indebida.

Al final, los pequeños grupos que conforman la sociedad se acaban comportando como los políticos. Y tenemos cientos de ejemplos, como las complicadas reuniones de vecinos, las redes sociales y por supuesto la fotografía. Allí donde casi siempre deberían reinar la concordia, las buenas relaciones y la solidaridad, hay veces que observas las mismas reacciones que ves en los telediarios y lees en los periódicos.

Un vistazo a…
Qué es la sensibilidad ISO y cómo usarla en tus fotografías

La fotografía como política

Es imposible que todos tengamos las mismas ideas y pensemos igual. Para empezar hay fotógrafos que se inclinan por una marca u otra. Los motivos son diversos y si nos detenemos a pensarlo detenidamente, bastante absurdos. Cuando ves una fotografía en la pantalla o en la pared, es imposible saber la marca de la cámara.

Enseguida saldrán los comentarios de por qué tienes ese modelo y no otro.... Y las redes se inundarán de comentarios contra ti por hablar bien o mal de una marca u otra (aunque lo argumentes).

También existen fotógrafos que piensan que lo importante es lo que quieras expresar y que lo que tengas entre las manos es un mero instrumento. Y que lo que cambia es el discurso, la técnica y la estética.

Esto nos lleva a los fotógrafos de distintas generaciones o estilos. Los veteranos siguen trabajando sin parar, colaboran con las instituciones y quizás son los que más fuerza tienen para conseguir mejorar las cosas.

Ramón Masats Ramón Masats ha cedido esta imagen para el logo de la asociación

Algunos, más jóvenes, les llaman viejas glorias, anticuados y que no se merecen ningún premio. Tienen otra forma de pensar y no creen que tengan cabida aquellos que les abrieron las puertas.

Muchos de ellos giran en torno a una figura principal que les alumbra lo que deben decir, cómo deben enfrentarse a los que no piensan como ellos e incluso buscan aliados dentro del otro grupo. Así que si alguien dice algo que difiere de su discurso oficial actúan rápido.

Lo más triste es que también encontramos a gente joven que busca el mismo reconocimiento que los veteranos sin todavía merecerlo y decide cobrar por su presencia en las charlas de pequeñas escuelas donde fotógrafos míticos acuden encantados y gratis (o por una cantidad mínima), solo por el gusto de hablar con los alumnos.

¿Y qué decir de los medios y escuelas? La de veces que ofrecen colaborar por el prestigio de publicar ahí pero luego se quejan amargamente de que alguien no les paga; o aquellos que te atacan porque no eres de su grupo y te piden que sigas el juego para, según dicen en privado, pasárselo bien... O los que te dicen que te dan trabajo por pena...

Hay muchos medios que luchan por dar un salario digno y te ofrecen cursos y talleres. Hay fotógrafos que no dudan en dar una charla en cualquier lugar a cambio de una buena comida entre amigos. Incluso graban contigo una entrevista con tal de pasar un buen rato. La gente buena es la que abunda pero no son noticia. Y en la fotografía es así.

El futuro de la fotografía es posible

Si en el mundo de la fotografía solo existieran las rivalidades, envidias y egos me hubiera retirado hace tiempo a una casa lejos del mundanal ruido para perderme por la montaña... Afortunadamente abunda la buena gente. Y una de las pruebas que tengo es la creación de la Plataforma Centro de Fotografía e Imagen.

Plataforma Centro de Fotografía e Imagen

Muchos fotógrafos tenemos muy buenas vibraciones con esta asociación presidida por Castro Prieto. Por todos lados, de norte a sur y de este a oeste, se aplaude que por una vez todo el mundo se haya unido para buscar una forma de preservar los archivos, estimular la creación y potenciar la investigación con el objetivo de crear un título de grado universitario en Fotografía e Imagen en España.

Todos parecen por fin de acuerdo. Aquí no importa tu marca, tu estilo o tu generación. Da igual si escribes en un medio u otro, si has escrito más o menos libros o si tus fotos están desenfocadas y tu estilo no gusta.

Todos parecen por fin de acuerdo. Aquí no importa tu marca, tu estilo o tu generación. Da igual si escribes en un medio u otro, si has escrito más o menos libros o si tus fotos están desenfocadas y tu estilo no gusta. Cada uno podemos tener nuestra opinión pero tenemos que aprender a respetar la del contrario. Todos los que queremos contar algo con la ayuda de una cámara tenemos algo que decir.

Así que solo queda apuntarnos y ayudar en lo que sea posible para que la fotografía en España, en cualquier lugar del ancho mundo, tenga por fin un lugar en el que reunirse y sobre todo encontrarse con el futuro.

Temas
Inicio