Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Te gusta tu cámara?

¿Te gusta tu cámara?
Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Te gusta tu cámara? Seguramente contestarás que sí, aunque estoy casi seguro que desearías tener algunas características de otra marca, o de otro modelo de tu marca. Yo estoy contento ahora mismo con mi cámara. Tu cámara sería perfecta para ti si tuviese un poquito más, algún pequeño detalle ¿verdad? Tal vez la comodidad de una compacta o la potencia de una refléx, entonces una EVIL, una Leica o la nueva Fuji X100. Muchas veces no nos conformamos con lo tenemos. Conformar en el sentido de ser conscientes de las posibilidades que nos da nuestra cámara y exprimirlas al máximo.

No importa mucho la cámara sino la fotografía que haces. Una buena cámara te permite hacer más cosas, te abre más posibilidades pero recuerda que el don está en la mirada del fotógrafo. Es un debate muy viejo. Lo que sí que ocurre desde hace algunos años es que las marcas cada vez sacan más y más modelos. Y el siguiente modelo al nuestro suele convertirse en objeto de deseo por tan solo, algunas veces, un par de características más. En el siguiente artículo hemos intentado participar desde todos los puntos de vista los editores de Xatakafoto contestando una encuesta muy simple sobre aquello que nos hace disfrutar con nuestras cámaras pasadas y actuales. Aunque nos falta conocer el tuyo. A qué esperas, al final del post encontrarás el formulario para responder. Comencemos.

janis.jpg

Fotografía de Jadis, la Lune en nuestro grupo de flickr

Las preguntas a las que nos hemos sometido han sido las siguientes:

  • Cámara/s actuales.
  • Cámaras que has usado.
  • Puntos fuertes de tu cámara. ¿Qué es lo que más te gusta?
  • ¿Qué le pedirías que tuviera además de lo que tiene (siendo realista y no exagerado)?
  • ¿Qué te aporta esa cámara frente a otras?

A Jesús León le gustan todas. Actualmente posee varias compactas, entre ellas una Canon S95 y su querido “aifon”. Nos cuenta que hace poco vendió todo su equipo réflex. A lo largo de su vida han pasado por sus manos muchas analógicas, digitales, réflex, medio formato, móvil, compactas, sumergibles e incluso de juguete.

Le “pirran” las compactas avanzadas. Lo que más le gusta es el tamaño, construcción y completa personalización (de la S95), llevarla siempre y luego para compartir de inmediato el iPhone4. Para la S95 le pediría mejor agarre pero nos cuenta que ya se ha agenciado un pequño grip. Lo mejor de su S95 y su Iphone es el sentirse cómodo con ellas y que le gustan los resultados, pero se acopla rápido a cualquiera. No le obsesiona la máquina, sí las capturas.

camarabag.jpg

Fotografía de camara.bag en nuestro grupo de flickr

Nuestro compañero Santiago Díaz además de su ojito derecho que es la Nikon D7000, posee una Nikon D40x que usa como segundo cuerpo, la cámara de su smartphone con Android y una Canon EOS 650 analógica. Aunque por temas de trabajo tiene la posibilidad de probar con muchas otras cámaras. Le da más importancia a los objetivos. Por sus manos ha pasado de todo: Hasselblad, Bronica, cámaras técnicas (principalmente Sinar), 35mm cómo las Nikon F, BESSA telemétricas o algunas Olympus, respaldos digitales de formato medio PhaseOne, y digitales de todo tipo como Olympus E410, Canon 400D, 450D, 7D, 5D, 5D Mark II, G3, G9, G10, Pentax 645D, Nikon D700, D300, D90 así como unas cuantas compactas.

En cuanto a su D7000 destaca sobre todo la relación calidad/precio, rango dinámico y sensor en general, cobertura visor 100%, cuerpo sellado y su sistema de enfoque, pero en cuanto a mejorarla nos apunta la ausencia de histograma en vivo e imposibilidad de cambiar el diafragma en modo LiveView. Lo que más le aporta su D7000 es cualidades profesionales a precio de gama inferior, así como mejores rendimientos ópticos con objetivos de menor coste que con una full-frame.

ganso22.jpg

Fotografía de nuestro compañero Javier Prieto con su Leica M8

Javier Prieto, nuestro experto en rarezas, es propietario de una Leica M8 con Voigtländer 40mm f/1.4 SC, Voigtländer Skopar 21mm f/4 y Minolta Rokkor 90mm f/4 y de una Olympus E-P2 con objetivos Zuiko 14-42mm y Olympus OM 135mm f/3.5. Nos cuenta que ha probado de casi todo tipo de marcas. Sobre dichas experiencia nos cuenta: “Usé muchos años una Sony DSC-F505V, una Nikon D70 que cambié al poco tiempo por una Konica-Minolta 5D (posiblemente, la mejor relación calidad/precio de la época), y después una estupenda Sony A700”. Aparte de eso ha usado desde Polaroids a Lomos y últimamente tira del móvil más de lo que pensaba.

Le encanta su Olympus E-P2 de la cual dice que hace casi todo muy bien y para su estilo personal de fotografía no sólo no echa en falta el mundo reflex sino que considera que su visor electrónico es superior al visor reflex de la gama media/baja. Con respeto a la Leica, diría que tiene un factor emocional que le hace sentir la fotografía de una manera distinta a cualquier otra digital. Pediría a los chicos de Olympus una actualización de firmware que copiara la manera de trabajar de Panasonic, mucho mejor pensada y mucho más intuitiva. El ruido y el autofoco son mejorables aunque no prioritarios. Para la Leica, una actualización tecnológica en toda regla: cuando salió ya tenía una mala pantalla y un software bastante pobre y esto no ha mejorado con el tiempo. La E-P2 la elegió por la estabilización en el cuerpo (vital para los que usan objetivos clásicos adaptados), y por el visor electrónico opcional (muy criticado, pero para él casi perfecto). La Leica es muy buena para enfoque manual, y tiene un gran sensor, pero como decía antes Javi, su mejor baza son los sentimientos que trasmite cada vez que aprieta el disparador.

rodrigo.jpg

Fotografía de nuestro compañero Rodrigo Rivas

Rodrigo Rivas usa actualmente Canon 5D Mark II , Canon 7D y Canon G11. Aunque ha tenido la oportunidad de probar muchísimos modelos, nos cuenta que una Olympus E-500 fue su primera reflex digital así como tambien una Pentax K5, que tuvo durante un par de meses, mientras un compañero estaba de viaje y se la dejó para cuidarla y usarla. De la 5D MarkII destacaría que es sin duda una cámara con una calidad de imagen excepcional sobre todo en situaciones de baja luminosidad en las que hay que aumentar el ISO. Aunque para sacarle buen jugo a esta cámara necesitas lentes buenas. Respecto a la Canon 7D le resulta una cámara, muy versátil. La tiene como segundo cuerpo, y gracias a su sensor APS-C y su velocidad de disparo, para él resulta genial para reportaje, deporte, naturaleza y su posibilidad de grabación a 60 fotogramas por segundo, es algo muy a tener en cuenta. De la G11, sin duda para aquellos momentos en los que no dispones de espacio, ni ganas de llevar un equipo reflex.

A ambas tres, sin lugar a dudas, les pediría un menor ruido de imagen a ISO’s a partir de 400. Es cierto que en algún modelo superior (G12), esto se ha arreglado un poco, pero Rodrigo considera una tarea pendiente en las tres así como la posibilidad de un enfoque mucho más preciso, y porqué no decirlo, la estabilización de los cuerpos. Respecto a que le aportan, la 5D MKII, le aporta un sensor FF, así como una imagen envidiable, la 7D, aporta esa versatilidad y velocidad de disparo, que lógicamente tienen otros modelos de otras marcas (como la 300s de Nikon). Por ultimo la G11, le aporta el conseguir una calidad muy buena y unos controles manuales (con RAW) en un tamaño inferior al de una réflex; textualmente nos dice: “. Con la G11 me es posible pasar a muchos sitios o hacer fotos pasando más inadvertido; aunque claro hoy en día cada vez existen más modelos de cámaras de este estilo, y con una calidad excepcional”.

frankramos.jpg

Fotografía de Frank Ramos en nuestro grupo de flickr

En cambio Miguel Ángel, a espera de actualizar el equipo, tiene una Olympus E520, una vieja réflex rusa de Zenit y como casi todo el mundo cuenta también con la cámara de su smartphone, todo el mundo menos yo. Miguel ha trabajado con casi todo tipo de de cámaras, compactas y reflex tanto de película como digitales, estenopéicas construidas por el mismo. Sobre los puntos fuertes nos dice que es muy relativo, lo que en su día era una clara ventaja sobre el resto hoy puede estar estandarizado. Cuando decidió que la Olympus era la cámara que quería, leyó todos los análisis habidos y por haber sobre ella y de las competidoras. La relación calidad/precio era insuperable en su momento y en las manos la construcción sobresalía, los modelos rivales parecían cámaras menores en plástico, sensación que aumentaba si se fijaba en la lente del pack.

Lo único que sí que le pediría a su E520 es sobre todo una mejor gestión del ruido, que es el gran lastre de los 4/3 del sensor de Olympus y ya puestos un respaldo más grande por parte de la industria fotográfica. Nos comenta que resulta frustrante encontrar en una tienda 6 modelos de disparadores remotos de diversas marcas para Canon o Nikon y ninguno para Olympus, ya que alguna vez le ha pasado. Miguel dice que simplemente le gusta su cámara y ahora no se preocupa de compararla con ninguna otra. Pronto actualizará el equipo por uno que le ofrezca un respaldo mayor que el que le ofrece Olympus ahora, estudiando las opciones con detenimiento sin obsesionarse con prejuicios ni tópicos. Si ha de quedarse con algo que le ofrezca ahora mismo su cámara es la cierta exclusividad que ofrece volver la cara a las dos grandes del sector. Nos dice con simpatía: “Reúne en una salida fotográfica a 100 personas y habrá 4 Sony, 3 Olympus, 3 Pentax, 45 Canon y otras 45 Nikon.”

luisdelafuente.jpg

Fotografía de Luis de la Fuente Sánchez en nuestro grupo de flickr

Y yo actualmente tengo una Panasonic Lumix LX3 y una Nikon D90, la del móvil ni la cuento. Por mis manos han pasado muchas cámaras analógicas en el pasado pero no las presté atención suficiente. Entre que no sabía y no conocía gente que le gustara la fotografía cuando era estudiante me desanimé y lo dejé tras tener una Nikon F65. Aun recuerdo los tiempos de revelado con mi tío en ByN. Guardo muy buen recuerdo de una Panasonic Lumix LS3 que me acompañó en mi viaje de novios a Argentina ya que sacamos grandes fotos. Dentro de poco esta se la pasaremos a nuestro pequeñajo de casi 4 años que ya va cogiendo afición. Sin embargo tras una etapa inicial con mi primera réflex digital, una pequeña D40, pienso que tener objetivos de calidad y luminosos aunque sean antiguos resulta a la larga bastante más importante que la cámara.

Como punto fuerte de la LX3 destacaría su luminosidad (gracias a su objetivo Leica f/2.0) y su portabilidad, me encanta el grano que da (como muy analógico). Me ha sorprendido gratamente en macro. De la Nikon D90 me encanta el agarre y su estabilidad, una ISO bastante decente y una gran calidad de imagen para su precio. Además el paso a la D90 me permitió hacer un tipo de fotografía que antes con la D40 no podía. Si tuviera que pedirle algo a la LX3 sería un mejor agarre y a la D90 me hubiera gustado que tuviera algún punto más de enfoque y un poquito más de ISO aprovechable. Cualquiera de las 2 ahora mismo me da la posibilidad ahora mismo de hacer el tipo de fotografía que yo quiero. La LX3 siempre en el bolso para macro o foto urbana y la Nikon D90 cuando quiero hacer paisajes, retratos o algún proyecto de mayor entidad.

alfonso.jpg

Fotografía de Alfonso Domínguez en nuestro grupo flickr

Finalmente nuestra compañera Gema usa ahora mismo una Sony Alpha 200 con la que está encantada. Más que de sobra para su estilo tan personal de fotografía. Antes de ella pasó por sus manos una genial Yashica FX8. Aunque parezca un poco difícil de creer no ha utilizado otras réflex digitales anteriormente. También utiliza una compacta Panasonic Lumix DMC-FX8 para sesiones rápidas de fotos porque me le da más libertad de movimiento y también para la creación de vídeos experimentales. Llegó a ella porque anteriormente tenía una Canon Ixus 55 que le robaron, aunque esa otra compacta nunca le llegó a convencer, sobre todo por la cantidad de ruido en fotografías nocturnas. Lo que más le gusta de la Alpha 200 es lo cómoda que se siente con ella, su ergonomía con todas las funciones y botones perfectamente dispuestos. Le pediría a Sony que utilizase un estándar de tarjeta como SD. Lo cierto es que en estos tiempos es algo que quizás muchos le diríamos a Sony. También le pediría una memoria de ajustes predeterminados aunque es consciente que siendo una cámara de iniciación pocas cosas más podemos exigirle. Lo que más le aporta a Gema su Alpha 200 “es un color y un algo distinto” que en las fotografías que no ve en Canon y Nikon.

gema.jpg

Fotografía de Gema Sánchez Nájera

Como reflexión final os cito unas palabras que nos dejaba nuestro compañero Rodrigo Rivas: “Hay algo que me gustaría dejar claro, que todas las marcas tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. No considero que mis camaras sean las mejores, de hecho se muy bien cuáles son mejores, y no tengo ningun problema con ello; pero para mi todas ellas cumplen en general con mis necesidades y cuando trabajas eso es lo principal

Así pues, opiniones diversas para gustos diversos. Recuerda, tu cámara sería perfecta si tuviese un poquito más. Ese pequeño detalle que piensas que un modelo superior tiene o bien otro modelo de otra marca incorpora pudiera hacer de tu cámara la cámara perfecta para ti. Cuéntanoslo. A continuación os dejamos la encuesta con las preguntas que hemos contestado nosotros y la semana que viene comentaremos los resultados.

Fotografía de portada | Nukamari en nuestro grupo de flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos