Compartir
Publicidad

Copytrack, una herramienta gratuita para comprobar si nos han robado una foto y reclamar nuestros derechos

Copytrack, una herramienta gratuita para comprobar si nos han robado una foto y reclamar nuestros derechos
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que cojan una foto nuestra y la utilicen sin permiso es algo que, desgraciadamente, nos puede suceder a cualquiera. Por eso, es loable que se desarrollen plataformas como Copytrack, una herramienta de seguimiento de fotos desarrollada para proteger a los artistas del robo de imágenes y actuar en caso necesario.

Copytrack 02

Además, la primera parte es totalmente gratuita para el creador de la foto, mientras que la segunda (como podéis imaginar) tiene un coste pero es en forma de comisión sobre el rendimiento obtenido en caso de reclamación exitosa. La herramienta proviene de Alemania (y ya tiene unos tres años), pero ahora están tratando de expandir su uso con la idea de que se convierta en “el mejor amigo del fotógrafo”.

Dicen contar con una cartera global de fotos de más de 65 millones de imágenes, 15,000 fotógrafos, agencias y editores. Una gran cantidad de información que, según la firma, no supone ningún problema para su tecnología de búsqueda avanzada y su red de servidores internacionales.

Como podéis imaginar, se basa en el rastreo de las fotos de sus usuarios en la Red de redes, donde diariamente se suben “más de 2 mil millones de imágenes”. Por eso, “es prácticamente imposible para los fotógrafos descubrir que se están utilizando cada una de sus fotos sin otorgarles el crédito y la licencia adecuados. Durante años, esto ha costado a los creadores de imágenes miles de dólares en infracciones de derechos de autor perdidas, que es donde entra Copytrack”.

Como adelantábamos, el uso es totalmente gratuito para los creadores de imágenes, que están “completamente libres de riesgos”, y Copytrack solo cobra una comisión basada en el dinero que se consiga al reclamar a través de una red de abogados propia que tiene establecida por todo el mundo y que es la que se encarga de poner en marcha la maquinaria legal en caso necesario.

Una herramienta sencilla

Copytrack 03

La idea parece interesante ¿no? Así que nos propusimos probarla, nos registramos y subimos unas pocas fotos de ejemplo. El proceso para hacerlo es como el de cualquier otra aplicación que permita añadir imágenes, incluyendo la posibilidad de drag & drop. Una vez subidas es interesante saber que el sistema las escala automáticamente a un “tamaño óptimo” y calcula la huella digital de la imagen (quizá de la forma que contábamos aquí) para poder realizar la búsqueda.

De ello se encargan los rastreadores web de Copytrack, que continuamente “buscan en millones de páginas web todos los días a la caza de imágenes y crean huellas digitales individuales para ellas”. Además, aseguran que el sistema es capaz de encontrar las imágenes aunque hayan sido reescaladas, recolocadas, alteradas o modificadas de algún modo.

Copytrack 05

En nuestro caso, creamos la cuenta, subimos las fotos (que se pueden organizar por colecciones y añadir etiquetas) y… ¡a esperar! En concreto, once días después el resultado es (afortunadamente) negativo. Eso sí, apenas subimos unas pocas instantáneas, desde luego muy lejos de las 300 que recomiendan sus responsables para un uso adecuado. De todos modos, además de quedarnos tranquilos, sí que hemos podido trastear un poco en la aplicación web a través de la cual funciona Copytrack.

Aunque tampoco hay mucho que contar, ya que no puede ser más sencilla (se nota el origen alemán) y además, como ya hemos dicho, nuestro caso es negativo así que poco podemos decir sobre las pestañas a través de las cuales recibiríamos el aviso de que alguien está usando nuestras fotos e iniciaríamos el proceso de reclamación. En cualquier caso en el vídeo de arriba os podéis hacer una idea de cómo funciona cuando encuentra resultados positivos (aunque es de suponer que el proceso legal de reclamación será más complicado de como nos lo venden).

Copytrack 04

En ese caso sí que el servicio supone un coste al fotógrafo (y no es moco de pavo), en concreto una comisión del 30% sobre las licencias posteriores y del 45% por los pasos legales necesarios, pero siempre sobre la cantidad que se consiga y sin adelantar ni un euro. Por eso, lo cierto es que nos parece una idea interesante que queríamos compartir con vosotros. ¿Qué os parece?

Más información | Copytrack

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio