Compartir
Publicidad
Publicidad
Mi primera vez con la Vía Láctea
Trucos y consejos

Mi primera vez con la Vía Láctea

Publicidad
Publicidad

La Vía Láctea es una de las maravillas del cielo estrellado. Ahora está de moda, gracias a diversas aplicaciones, fotografiarla en la posición óptima para llegar al corazón de los espectadores. Yo tuve la suerte de verla por casualidad en lo alto de las montañas cántabras. Voy a contar cómo fotografiar la Vía Láctea y cómo procesarla cuando tu campo no es la fotografía nocturna.

¿Pero qué es la Vía Láctea? Es una galaxia en espiral donde se encuentra el Sistema Solar, nuestro espacio en el universo. Es el grupo de estrellas, planetas y polvo interestelar en el que se ubica el planeta Tierra. Estamos en el extremo de una de las espirales. Lo que vemos cuando huimos de la contaminación lumínica es ese cúmulo de estrellas desde dentro. Recibe su nombre de la mitología. Como podemos leer en la interpretación del cuadro 'El nacimiento de la Vía Láctea' de Rubens del museo del Prado:

La leche de Juno convertía a quienes la tomaban en inmortal, algo que Júpiter sabía por lo que él mismo habría colocado allí, o bien a Hércules, hijo del dios y de una mortal Alcmena, o a Mercurio, hijo de Júpiter y de la ninfa Maia. En cualquiera de los dos casos Higinio narra como la diosa, enterada del engaño, lanzó al niño lejos y su leche se derramó (en el caso de Hércules fue la fuerza y el ansia del niño lo que hicieron despertar a la diosa).

Es un arco blanco que recorre el cielo de este a oeste y que se ve perfectamente en las noches de verano. Tiene muchas leyendas, como que marca el Camino de Santiago (algo imposible pues se mueve por el firmamento) o que sirvió para guiar el Arca de Noé, otra preciosa historia mitológica.

Cómo fotografiar la Vía Láctea

A lo que vamos. Es difícil verla en el cielo. Y os aseguro una cosa: no es como se ve en las fotos. Este verano, desde lo más alto del Parque Nacional de los Picos de Europa, comido por la sequía, he podido verla. Así que, como soy previsor, saqué mi trípode, me abrigué bastante y con la compañía de una amigo fui a dar una vuelta por la montaña sin salirme de los caminos marcados.

Vialactea I Foto original

También es importante llevar una luz para alumbrarte, un disparador inalámbrico y un cronómetro o algo similar. A mi se me olvido esto último y tuve que contar mil uno, mil dos,... Veo a más de uno crispándose... Y ahora que veo las fotos descubro que no sé contar con precisión.

Es lo primero que no se hace ahora, donde todo fotógrafo tiene PhotoPills, que te indica con todo lujo de detalles por dónde va a salir, cómo va a quedar mejor y en qué momento de la noche lucirá con todo su esplendor. Es una maravilla, pero creo que quita toda la emoción a la fotografía nocturna. Te permite hacer mejores fotos, pero te olvidas de la suerte de la improvisación. Lo veo como preparar una fotografía callejera. Eso sí, siempre quedará espectacular. Y lo terminaré comprando algún día...

Lo siguiente es configurar la cámara para conseguir registrar la luz de las estrellas. En un cielo como el que podemos ver en los valles de Áliva tenemos un poco más de libertad, pero los parámetros son los siguientes:

  1. Posición B en la cámara para hacer largas exposiciones.
  2. Enfoque manual a la hiperfocal. El objetivo más angular que tenía conmigo era el 35 mm. Como disparé con la cámara de formato completo de toda la vida, sabía que tenía que enfocar a unos 20 metros aproximadamente. Así que coloqué a mi amigo a dicha distancia, le iluminé, enfoque y listo.
  3. El diafragma abierto al máximo para captar cualquier hálito de luz. En mi caso f2.
  4. El tiempo de exposición depende de muchas cosas. En este caso quería captar las estrellas como puntos, así que hice la famosa regla de los 500. Es tan sencillo como dividir 500 entre la distancia focal de tu objetivo. En este caso salen 14 sg. Yo me pasé un poco, porque hice la cuenta de la vieja.
  5. La sensibilidad tan alta como sea posible sin perder calidad. En mi caso 3200 ISO.
  6. No tocar la cámara para evitar la trepidación, así que un disparador de cable es fundamental.

Y empezar a hacer disparos por doquier hasta que te mueras de sueño, de frío o de aburrimiento, aunque esto último lo dudo si te gusta mirar al cielo y la fotografía. Os prometo que no me quedé sin batería.

Cómo revelar la Vía Láctea

Como he dicho más arriba, la Vía Láctea no es como sale en las fotografías. Aquí podéis ver el archivo bruto.Esa es la realidad. Y es impresionante. por este motivo no me gusta jugar mucho con el revelado en estos casos (en la mayoría tampoco). Una de las referencias actuales sobre cómo hacerlo es sin duda Antonio J. Prado. Para no alargar mucho el artículo para los que eventualmente nos encontramos con esta situación en nuestras vidas voy a enseñar el procesado más sencillo posible en Adobe Lightroom:

Vialactea Iii La magia del revelado
  1. En la pestaña Correcciones de lente marcamos Quitar la aberración cromática y Activar correcciones de perfil.
  2. En Básicos ponemos un equilibrio de blancos bastante frío, en torno a 3500-3800. En mi caso la cámara ajustó esta temperatura por defecto.
  3. Subo el Contraste en la pestaña Curva de tonos a Contraste medio.
  4. De nuevo en Básicos modifico en primer lugar Blancos y Altas luces para dejar las estrellas perfectamente expuestas, con el histograma tocando el extremo derecho.
  5. Con Negros y Sombras llevo los tonos oscuros totalmente a la izquierda. En este caso no quiero detalle en las zonas oscuras.
  6. Por último llevo Claridad a un valor más alto del habitual. Con el objetivo usado no suelo pasar de 30, pero en este caso he llegado a 50.
Vialactea Ii Resultado final

Desde luego podría continuar revelando en Photoshop, o utilizar las virtudes del Filtro radial del propio Lightroom (en la copia final lo he usado para subir el Contraste, la Saturación y el Enfoque de la Vía Láctea) pero ya tendríamos la fotografía ideal del misterioso cielo estrellado. Es la primera aproximación a este mundo por mi parte. Sé que podría haber hecho muchas cosas más. Y me ha picado tanto la curiosidad que lo haré. Tiene muchos fallos, pero es la primera vez. Espero que os animéis el próximo año.

En Xataka Foto| ‘Flightlapse. Meet the Milky Way’: La Vía Láctea desde la cabina de un avión en movimiento

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos