Compartir
Publicidad

Consejos para sacar copias de tus fotografías

Consejos para sacar copias de tus fotografías
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La copia en papel es una de las grandes damnificadas de la fotografía digital. Pero tener copias en papel de nuestras fiestas, excursiones, viajes o vacaciones hace que el recuerdo perdure y las copias ganan valor con el tiempo.

Hacer copias de nuestras fotografías en papel ha cambiado mucho en los últimos años. Con la revolución digital, la oferta se ha ampliado. Hemos pasado del revelado en una hora, al revelado instantáneo; de entregar el carrete en una tienda que se encargaba de todo, a los kioscos de auto servicio.

Diferentes tecnologías de impresión conviven con servicios que nos pueden parecer similares. En estos consejos, para sacar copias en papel de nuestras fotografías, conoceremos los tipos de impresión posibles, como sacarle más partido a la tecnología y la mejor manera para conservar nuestras copias.


Tecnología de impresión


kiosco digital

Conozcamos los servicios a los que accedemos en las tiendas de fotografía.

El kiosco digital, recoge y toma nota de nuestro pedido, pero también es la fachada común para las diferentes tecnologías de impresión.

Cuando hablamos de revelado instantáneo suele ir ligado a impresión por sublimación. Las impresoras de sublimación se diferencian de las impresoras de inyección porque usan “tintas”(ceras) Roja, Verde y Azul Cian, Magenta y Amarillo para imprimir y sustituyen el negro (K) por un barniz, o lo que es lo mismo, usan RGB al igual que nuestras cámaras para obtener la imagen.

La impresora de sublimación realiza tres pasadas sobre el papel, una por cada color, y aplica un acabado final o laminado que puede ser brillo o mate. Este acabado protege nuestra copia hasta el punto que podemos limpiar nuestras fotografías de huellas o pequeñas manchas con un trapo un poco húmedo.

El Minilab químico es la otra opción que podemos encontrarnos y suele usarse para encargos de 1 hora si la tienda tiene el minilab en el local, o para encargos de 24 horas si la tienda trabaja con un laboratorio externo. Los minilabs trabajan con química y con papel fotográfico sensible a la luz. La exposición se hace con cabezal láser por lo que, al igual que la sublimación, trabajan en RGB.

En la actualidad, se empiezan a introducir minilabs de inyección de tinta o impresión en seco, con unos resultados muy buenos y garantías sobre la duración de las copias a muy largo plazo.

Consejos al hacer el encargo en la tienda


Tenemos que tener claro que las copias, en este tipo de máquinas, no nos garantizan la exactitud de color entre lo que vemos en la pantalla y la copia final.

Siempre que podamos, tenemos que huir del revelado instantáneo por sublimación. Este tipo de máquinas funciona de manera automática, sin ningún tipo de supervisión. Con lo cual, los resultados no siempre serán los esperados. Sobre todo en el tema de los colores o la luminosidad de la copia. Buscaremos siempre servicios donde tengan a un técnico supervisando la impresión.

Llevaremos nuestras fotografías en formato JPG, sin bajar de calidad y con el espacio de color en sRGB. Para tener nuestras fotos en sRGB, tenemos dos opciones:

  • Si disparamos en JPG, elegiremos el espacio de color sRGB en la cámara. Si nuestra cámara no tiene esta opción, casi seguro que trabaja en sRGB.
  • Si disparamos en RAW, realizaremos nuestros ajustes y exportaremos o guardaremos en JPG, asignando el perfil sRGB. El kiosco digital no reconoce nuestros archivos en RAW.

También es importante tener en cuenta las proporciones de nuestras fotos. Con la mayoría de cámaras digitales, podemos cambiar el formato de nuestras fotografías. Hacerlas más cuadradas o más panorámicas. El papel fotográfico tiene formato 3:2, pero en las cámaras podemos elegir el 4:3, más cuadrado, y el 16:9, más alargado. Tanto el 4:3, como el 16:9 son formatos más adecuados para la pantalla. Si usamos estos formatos, al imprimirlos en 3:2, tendremos que recortar imagen o dejar margen blanco.

10x15 recorte

10x15 margen blanco

El tamaño de la copia es otra de las opciones que tenemos. Lo mas habitual es el 10×15 cm, el más práctico para los álbumes y el mas económico. Pero si queremos copias mas vistosas, no descartéis tamaños mayores como el 15×20. Dependiendo siempre de la máquina, podemos llegar a 30×40 cm.

¿Brillo o mate? La eterna pregunta ante la que siempre dudamos. Pero mas allá, de la cuestión estética o del gusto personal, las diferencias son estas:

  • El acabado brillo da más profundidad de color. Los colores son mas intensos, pero tenemos reflejos al ver las copias. También se marcan mas fácilmente los dedos.
  • El acabado mate apaga los colores, pero es menos delicado.

Conservar las copias


copias curvadas

La humedad y la luz son nuestros peores enemigos. Guardaremos nuestras fotos en lugares secos y resguardados de la luz directa del sol. Así evitaremos que las copias se curven o pierdan color.

Lo mejor son los álbumes, a poder ser, con hojas libres de ácido, donde la copia está protegida y facilita el visionado de las fotos.

Si la foto va en un marco, conviene dejar secar bien el cristal después de limpiarlo y antes de poner la copia. Situar el marco lejos de la luz directa del sol.

Conclusión


Tener copias en papel hace que la fotografía sea mas física, potenciando el recuerdo del momento. También se convierten en un respaldo del archivo digital, mas fácil de perder. Yo os recomiendo seleccionar las fotografías que cuenten los momentos clave de esa excursión, viaje o vacaciones y hacer copias. Seleccionando bien, las copias no serán muchas y no supondrá una gasto muy elevado.

En Xataka Foto | El placer de abrir el cajón de las fotos

Fotografía | José Juan Gonzálvez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio