Compartir
Publicidad
Publicidad

De la obra al estudio, reciclando iluminación

Guardar
19 Comentarios
Publicidad

El sueño de gran parte de los aficionados a la fotografía, tengan o no pretensiones de llegar a ser un profesional de la materia, es llegar a tener un estudio, especialmente los que disfrutan con la fotografía de retratos, entre los que me incluyo.

El primer problema, obviamente, es el del espacio pero es un mal menor porque querer es poder y si queremos, en un momento dado, se puede improvisar en cualquier salón o habitación un espacio suficientemente amplio como para colocar unas luces y un fondo quedando finalmente por solucionar el tema de la iluminación.

La iluminación de estudio, hay que reconocerlo, no es precisamente barata aunque con el tiempo uno se va encontrando con opciones interesantes en cuanto a precio y calidad como las que usa el fotógrafo mexicano Guillermo Flores.

Tras lograr esquivar las opciones más caras y profesionales nos quedaba la vía del Strobist, gracias a la cual, con un poco de bricolaje, flashes externos y disparadores remotos podemos conseguir complejas configuraciones tanto en interior como exterior. Aunque esta es una gran salida al problema de la iluminación, el adquirir al menos un flash de calidad y potencia requiere una importante inversión.

Para los más ahorradores de la casa, el fotógrafo belga Bert Stephani nos descubre una nueva alternativa: usar los equipos halógenos que se emplean en la construcción o para iluminar los exteriores de las viviendas y que son realmente económicos. Por poner un ejemplo, en cierta red de tiendas de bricolaje en España el halógeno de 330w cuesta 5€ ($7) y el de 1000w no llega a los 25€ ($35).

El problema más grave sería el del control ya que esto sería una fuente de luz continua normal y corriente. Desconozco si es factible o no conectar el halógeno a un regulador para variar la potencia emitida pero en el peor de los casos jugaríamos acercando o alejándolo del elemento difusor que en el caso del vídeo son simples cortinas de baño.

Como veis, por un precio irrisorio, es posible montar una configuración digna y que ofrece unos resultados más que buenos para el dinero invertido y si queremos ir un poco más allá incluso podemos crear un soft-box para uno de estos halógenos.

Vía F Stoppers

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos