Compartir
Publicidad
Experimentamos la fotografía macro con consejos para iniciarse
Trucos y consejos

Experimentamos la fotografía macro con consejos para iniciarse

Publicidad
Publicidad

La fotografía macro es un universo muy curioso y hermoso de visitar. Aquellas cosas, que pasamos muchas veces desapercibidas en el mundo, aparecen en gran escala dentro del recuadro de la imagen. En ese redescubrimiento del mundo encontramos algo que nos maravilla de él. Sin embargo, es un tipo de fotografía que exige prepararse para entrar en ella.

Anteriormente ya repasamos unos trucos y consejos para atreverse con ella. En esta ocasión, os quiero mostrar desde la experimentación lo que he usado para una serie de imágenes y qué he aprendido de ello.

El equipo

Macro001

Como podéis ver en la imagen de arriba, además de la cámara y el objetivo con el que hago las tomas, cargo un equipo muy ligero. Uso un trípode Weifeng cuya columna central también sirve como monopie y una hoja de papel pergamino transparente. Además me pongo algo con capucha.

De abajo para arriba, la prenda con capucha la utilizo porque aún sigo muy chapado a la antigua y uso una DSLR, encuadro y disparo viendo por el visor. Así que a la hora de hacer tomas a ras la cara queda contra el piso y a veces hay elementos que generan distracciones, es preferible evitarlas. Claro que también está la opción de Live View y en algunas de sacar la pantalla para hacer eso, pero personalmente me sirve más estar pegado al visor.

Macro002 Arriba sin papel pergamino, abajo con él.

Por el lado de la hoja de papel pergamino, como os dijimos en la nota de trucos, no hay que tener miedo de usar el flash. Sin embargo, a veces el destello no genera una luz agradable para la toma. Aunque hay equipos especializados para estas tomas, el flash integrado de la cámara y este papel transparente pueden ser muy útiles. Como podéis ver en la imagen de arriba, un flash directo se puede suavizar mucho ya que la hoja se transforma en una fuente inmensa a la escala del macro. Además de ser una opción mucho más barata y ligera que comprar equipo aparte, otra ventaja del papel pergamino es que es muy resistente al agua, así que si se moja por algún motivo no se dañará.

Macro004

Finalmente, el trípode / monopié os funcionará para dar mayor estabilidad. Como os dijimos en la nota de trucos, el movimiento de nuestro pulso es mucho más notorio a esta escala. Si ya sabéis dónde queréis componer (ejemplo unas flores), con un trípode aseguráis vuestro encuadre. Si tenéis un sujeto que se puede mover o que os cuesta capturar, con un monopié tendréis más libertad de movimiento mientras mantenéis esa estabilidad. Por así decirlo, si con el pulso solo debéis disparar a 1/500 de segundo, el monopié os ayudará a disminuir la velocidad a 1/250 y en un trípode entero podréis iros a velocidades inferiores (dependiendo de las condiciones climáticas).

El Zen

Pero la fotografía macro no es solo equipo. También es un ejercicio de paciencia y observación; de entender los factores técnicos de la imagen para poder obtener el resultado que deseáis.

Macro003

Por el lado de la paciencia es importante que, salvo que estéis tomando un detalle de objetos estáticos, os toméis un tiempo para mirar el espacio, conseguir enfocar donde queréis tener vuestra toma. Si sabéis que un insecto va a ir hacia cierta flor, o determináis que hay un patrón de camino (como en el caso de las hormigas), lo mejor es ponerse en posición, esperar y mirar a través del visor para que apretéis el obturador en el momento correcto.

Macro 006

Y, claro está, la labor del fotógrafo exige siempre estar observando. Tiraos al suelo, sentaos y mirad alrededor. Observad la luz, esperad la que queréis. Si estáis en un espacio natural, seguro que os encontraréis con elementos que dan magia a ese pequeño universo.

_

Más en Xataka Foto | Ocho trucos y consejos prácticos para atreverse con la fotografía macro

_

Imágenes | Sergio Fabara

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio