Compartir
Publicidad
Publicidad

Los mejores métodos para convertir fotos a blanco y negro (Parte I)

Los mejores métodos para convertir fotos a blanco y negro (Parte I)
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las fotografías en blanco y negro tienen algo difícil de describir, una peculiaridad que las dota de un atractivo muy especial. Seguro que estáis de acuerdo con nosotros. Si tenéis pretensiones «artísticas» y aún no las habéis disfrutado, os invitamos a hacerlo. No os arrepentiréis.

No obstante, hay varios consejos importantes que debéis conocer antes de manipular vuestras fotografías digitales para eliminar el color. Porque, sí, como probablemente habréis intuido, debemos tomarlas en color. Y, si vuestra cámara os lo permite, en formato RAW. Os desaconsejamos encarecidamente que optéis por habilitar ese parámetro habitualmente conocido como «monocromo» o «blanco y negro» que incorporan muchas cámaras. Si lo hacéis, vuestras instantáneas perderán mucha calidad.

También os proponemos que no utilicéis la conversión a escala de grises que incorpora Photoshop de forma directa, pues, de nuevo, si optáis por ella vuestras fotos verán su acabado muy mermado y tendrán un aspecto totalmente plano. En cualquier caso, y después de repasar qué es lo que no debemos hacer, vamos a profundizar un poco en los métodos más eficaces para convertir una fotografía en color en una preciosa instantánea en blanco y negro.

Los procedimientos que os proponemos están inspirados en algunos de los métodos utilizados por el «maestro» José María Mellado. Si queréis conocerlos con todo lujo de detalles podéis intentar conseguir alguna de sus publicaciones. En nuestra opinión, merecen mucho la pena.

Los nombres de los menús y los comandos que vamos a emplear coinciden con la nomenclatura de Photoshop, pero no debéis utilizar necesariamente esta aplicación de edición fotográfica. Si os gusta más cualquier otra también podréis aplicar buena parte de estos procedimientos sin problema, aunque es posible que algunos menús y parámetros tengan un nombre ligeramente diferente.

Esta foto se ha pasado a blanco y negro empleando el método Color Lab

1. Quédate con uno de los tres canales RGB

Este primer procedimiento solo requiere que exploremos los tres canales RGB por separado (desde la opción Niveles de los menús Imagen y, después, Ajustes). Enseguida comprobaréis que el acabado y el nivel de detalle de la imagen varía al comparar un canal con otro. Elige el que más te guste. El azul es el que suele dar el peor resultado, pero no os aconsejamos despreciarlo. Para concluir, selecciona el canal apropiado (rojo, verde o azul) y recurre a la herramienta Escala de grises que encontrarás en el menú Modo alojado en Imagen.

2. Convierte tu foto a Color Lab

Lo primero que debemos hacer en nuestro segundo método es pasar nuestra imagen a Color Lab. Para ello solo tenemos que hacer clic en el menú Imagen, y, después, seleccionar la opción Color Lab en el menú desplegable Modo. Al llevar a cabo este procedimiento ya no tendremos los tres canales de color que hemos manipulado en el método anterior, sino solo dos canales de color (a y b) y uno adicional de luminosidad. Para concluir solo tenemos que seleccionar este último desde los menús Imagen, Ajustes y, por último, Niveles. Ya solo queda pasar nuestra fotografía a escala de grises tal y como os hemos propuesto en el método anterior.

Hasta aquí llega la primera parte de este post. Mañana os ofreceremos la segunda y última, en la que os propondremos otros dos métodos, si cabe, más eficaces aún que los que hemos practicado en esta ocasión. No os la perdáis.

En Xataka Foto | "Manipula tus fotografías digitales con Photoshop CS6"... un libro esencial de de Scott Kelby

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos