Publicidad

La regla de las probabilidades (o impares) en fotografía: qué es y cómo usarla para componer mejores fotos
Trucos y consejos

La regla de las probabilidades (o impares) en fotografía: qué es y cómo usarla para componer mejores fotos

HOY SE HABLA DE

Seguro que has oído hablar de las reglas de composición, una serie de normas más o menos establecidas que ayudan a que una fotografía tenga orden y sentido. La más popular es la de los Tercios, pero también hay otras como la regla de las probabilidades o impares que es muy útil para lograr imágenes más llamativas.

¿Qué es la regla de las probabilidades en fotografía?

Esta norma tiene la particularidad de que "aprovecha" el cerebro del espectador para ayudar a crear una composición que capte su atención debido a una particularidad bastante curiosa: nuestro cerebro tiene propensión a crear orden en lo que ve. Por ello, cuando vemos un grupo de objetos tendemos a agruparlos en pares (o grupos) de forma inconsciente; así, si nos encontramos con una serie de objetos cuyo número es impar, a nuestra mente le cuesta más agruparlos y eso hace que llamen más la atención.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 5

Seguro que ahora entendéis porqué hablamos de regla de las probabilidades o de los impares; porque cuando en una composición hay un número impar de objetos, el espectador tarda más en examinar la imagen, ya que su vista se mueve entre los elementos individuales trantando de agruparlos. Por tanto, hacemos que el cerebro del espectador trabaje un poco más y se vea más atraído por la fotografía; es decir, logramos que nuestra imagen llame más su atención.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia

Por tanto, el número de elementos que decidimos incluir dentro de una composición es importante y, según la regla de los impares, es aconsejable que incluyamos siempre un número impar de elementos para crear una imagen más dinámica y, por tanto, como decimos, más llamativa. Así, una imagen será más interesante si incluimos un único elemento que si hay dos, lo mismo que será mejor elegir tres que cuatro. Para verlo más claramente recurramos a un ejemplo que hemos realizado con una sencillas mandarinas:

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 2
Regla Probabilidades Impares En Fotografia 3
Regla Probabilidades Impares En Fotografia 4

El tres suele considerarse como el "número mágico" de esta regla, la que crea mayor dinamismo y que mejor funciona

¿Cuál os parece más atractiva? En la primera imagen el único elemento se convierte lógicamente en el protagonista indiscutible de la foto, algo que (dependiendo de otras variables) podría dar sensación de soledad... o de seguridad; en la segunda, al haber dos objetos que son (aparentemente) iguales hay equilibrio y estabilidad, lo que suele ser menos atrayente para la vista; en la tercera, con tres mandarinas, de alguna manera creamos un conflicto (¿cuál es la fruta dominante?) o damos una impresión de unidad; en cualquier caso, creamos un dinamismo visual que no hay en la anterior.

Como veis, las posibilidades son muchas, porque dependen de ciertas variables adicionales. Por ejemplo, hay que saber es que la regla de las probabilidades es aplicable hasta unos diez elementos (aproximadamente), ya que una vez sobrepasamos esa cifra nuestro cerebro ya tiende a juntan los objetos en grupos y, por tanto, no hablaríamos de elementos en solitario sino de grupos.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia

Por otro lado, también es muy importante la manera de situar los objetos en el encuadre, porque la composición sin duda puede afectar mucho al resultado y hacer que el espectador asocie los objetos como grupos unitarios según como los hayamos colocado.

Cómo aprovecharlo

Es evidente que esta regla es aplicable a una gran cantidad de ámbitos pero también que sus efectos son mucho más visibles en algunos de ellos como puede ser la fotografía de producto, la fotografía gastronómica o la de naturaleza. Sin embargo sus ventajas se pueden aplicar a todo tipo de situaciones simplemente eligiendo, siempre que podamos, un número impar de objetos (el tres suele considerarse como el "número mágico" que mejor funciona) para incluir en nuestras composiciones para que "descoloquen al espectador".

Regla Probabilidades Impares En Fotografia

Y por supuesto estos elementos no tienen porqué ser iguales como en el caso de las mandarinas o los adorables cachorros de arriba, sino que podemos aplicarlo a objetos de todo tipo. Eso sí, en estos casos hay que atender a muchas otras variables que ya hemos citado más o menos: por supuesto la forma de colocarlos en la composición pero también el tamaño de los objetos y su propia naturaleza.

Podemos buscar que los objetos formen una composición agradable, eligiendo elementos que estén relacionados (como en la foto de abajo), que tengan un tamaño similar o que estén situados en la imagen de una manera armónica para lograr un resultado amable.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 6 Foto de Dmitry Ratushny

Pero también podemos hacer que sean muy distintos. Por ejemplo como en la foto de abajo donde, sobre un fondo de margaritas blancas hemos situado una amapola roja, logrando así que este elemento se convierta en el punto focal de la foto y atrayendo inmediatamente la atención del espectador.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 16

Otra opción es descolocar los objetos para acentuar la sensación de cierto caos que llame la atención del espectador. Por supuesto podemos aprovechar sus formas para crear líneas o figuras reconocibles por quien mira la foto, cuyo cerebro siempre está a la búsqueda de líneas y patrones. En cualquier caso, siempre es interesante que el número de objetos sea impar.

Otra variable a considerar es la propia naturaleza de los objetos ya que, cómo es lógico, nuestro cerebro tiende a agrupar objetos que sean "familiares". Así por ejemplo, si en una composición incluimos una taza, un plato y un destornillador estaremos cumpliendo la regla de los impares pero probablemente su cerebro agrupe los dos primeros como un único elemento. En cualquier caso, el resultado será llamar la atención del espectador.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 17

Si hablamos de situaciones en las que no podemos manipular fácilmente el número de objetos de la composición, por ejemplo cuando estemos fotografiando paisajes, siempre tendremos la opción de movernos alrededor y restringir la composición a un número impar de árboles, picos de montañas, rocas, nubes, etc.

Excepciones a la regla

Por supuesto, las reglas se pueden romper, y también tienen excepciones. En este caso una de las excepciones más entendibles se aplica cuando fotografiamos a personas. El mejor ejemplo lo tenemos en la fotografía de bodas, donde evidentemente no tendría sentido introducir una tercera persona en las fotos de los novios.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia

Sin embargo, si la pareja tuviera un hijo se podría conseguir una buena composición que cumpla la regla de todas todas; de todos modos, en esta disciplina es importante recordar lo ya dicho: para las fotos de invitados, convite, etc siempre se puede tener en cuenta la regla pero sin olvidar lo de que, a partir de cierto número, los objetos se agrupan.

Por último, es importante no obsesionarse; la regla de las probabilidades es como la regla de los tercios: hay que usarla siempre y cuando funcione para mejorar nuestra composición pero no debemos sentirnos limitados por ella si, sencillamente, tenemos un número par en una composición que funciona.

Regla Probabilidades Impares En Fotografia 14

Y es que un par de zapatos siempre será un par de zapatos pero, aunque no se cumpla la regla, si la composición es atractiva la foto puede funcionar. Y a vosotros ¿qué os parece la regla de las probabilidades o impares? ¿la conocíais? ¿la tenéis en cuenta al hacer vuestras fotos?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio