Compartir
Publicidad
Capture One Vs Adobe Camera RAW: enfrentamos a dos gigantes del tratamiento de fotografías en RAW. La importación (II)
Tutoriales

Capture One Vs Adobe Camera RAW: enfrentamos a dos gigantes del tratamiento de fotografías en RAW. La importación (II)

Publicidad
Publicidad

Llegamos a la segunda parte de la serie dedicada a comparar a las dos grandes empresas del mundo del revelado de RAW: Adobe con su Camera RAW y Phase One con su Capture One. En esta ocasión vamos a ver cómo importamos con cada uno de los programas nuestros archivos. ¿Cuál será más rápido? ¿Cuál más práctico a la hora de encontrar una fotografía en concreto?

La velocidad a la hora de trabajar en fotografía no es buena consejera. Pero cuando te quieres poner a revelar agradeces sentarte al ordenador y tener todo listo al momento. Sin esperas. Abrir el programa, buscar ese archivo que tienes en la cabeza y hacer tu propia magia. Desde luego que ya no es alquimia, que todo son unos y ceros. Pero la emoción sigue siendo la misma.

Como a lo largo de toda la serie, voy a comparar a Capture One 11 no con uno, sino con dos versiones de un mismo motor: Adobe Lightroom y Adobe Photoshop con el apoyo de Adobe Bridge. En el artículo de hoy importaré una tarjeta SDxc II de 64 GB con 109 archivos RAW de una Fuji XT1. No quiero hacer pruebas cronometradas de forma científica, sino como lo hacemos todos, con el ordenador que tenemos. En mi caso un i7 con 16 GB de RAM a un disco duro de 7200 rpm con un lector integrado. Seguro que muchos tendréis ordenadores mejores, o más lentos, más modernos o de la manzana... No quiero ser categórico, tan solo una prueba personal para dar una idea de por dónde van ambas empresas.

Pruebac1lri ¿Qué elegimos?

Haré la prueba con los tres programas que he mencionado, y con las posibilidades que ofrecen. Es decir, con Lightroom trabajaré con el Catálogo (como es lógico); con Adobe Bridge simplemente descargaré la tarjeta; y con Capture One trabajaré tanto con Sesiones como con su propio Catálogo. Pararé el cronómetro de mi teléfono móvil cuando pueda empezar a revelar el primer archivo al que tenga acceso.

Evidentemente lo más interesante será la creación de los catálogos de Capture One y Adobe Lightroom. El corta y pega de los archivos dependerá más de otros factores, pero nos podemos llevar sorpresas... Será solo una referencia pero espero que será esclarecedora para valorar algo tan importante para nosotros como es el tiempo.

La prueba con Adobe Bridge

En este caso hay que valorar sobre todo la rapidez. Metemos la tarjeta en el lector, abrimos Adobe Bridge y buscamos la carpeta donde están las fotografías. Las seleccionamos, creamos una carpeta de destino y listo. Solo tenemos que cortar y pegar. Creo que no hay nada más sencillo en el mercado. También podemos utilizar la opción Archivo>Obtener fotos de la cámara. Hay más opciones pero en esencia todo es igual. En mi ordenador ha tardado 2:40.

La única pega es que siempre trabajamos con el documento original. Y tenemos el riesgo de perderlo si no somos previsores con las copias de seguridad. Luego tendríamos que cambiar el nombre del archivo en caso de que lo hagamos y añadir palabras clave. Esto último será más o menos rápido si la temática de las fotografías es la misma.

La prueba con Adobe Lightroom

Es el momento de aprovechar una de las grandes virtudes de Adobe Lightroom, que es el Catálogo. Personalmente creo que es una solución perfecta para todos los fotógrafos que tenemos un volumen grande de archivos y que queremos localizarlos rápidamente gracias a las palabras clave y a su pequeño tamaño. No podemos olvidar que el Catálogo es una base de datos pero con copias de los originales de pequeño tamaño.

Pruebac1lriii Adobe Lightroom

Esto requiere saber cómo funciona el programa. Cuando damos a Importar en el módulo Biblioteca lo que tenemos que hacer es elegir el origen (la tarjeta), marcar la opción Copiar (copia las fotografías en una ubicación nueva y añadir al cátalogo) y después de ajustar cada una de las pestañas (Previsualización mínima, no crear Previsualizaciones inteligentes, añadir palabras clave comunes y organizar en una carpeta) tendremos todo listo para empezar a trabajar. Y por supuesto hay que valorar el espacio que ocupa.

En mi ordenador, insistiré siempre en esto, ha tardado, en un Catálogo nuevo, 2:53. Ya podría empezar a revelar cualquiera de las 109 fotografías sin problema. Y solo ocupa 1,91 MB en el disco duro. Es mucho más fácil mover esto que los 3,42 GB que ocupan las fotografías originales. Y sobre todo lo tengo todo listo para encontrar cualquier archivo en menos de cinco segundos.

Eso sí, si elegimos la más alta calidad posible de importación (con previsualizaciones inteligentes y tamaño 1:1) el proceso dura la friolera de 11:18. Y encima ocupa 400 MB...

La prueba con las sesiones de Capture One 11

Lo primero que vamos a hacer en Capture One 11 es importar las fotografías para una sesión. Así que abrimos el programa y vamos a Archivo>Nueva sesión. Le damos nombre, elegimos los de las cuatro carpetas y vamos a Archivo>Importar imágenes. Al final ha tardado 3:14.

En principio solo depende del sistema operativo, pero en este caso ha tardado casi medio minuto más en tener las fotografías listas para empezar a trabajar con ellas. Eso sí, desde el primer momento ha hecho un cálculo real del tiempo que iba a tardar. Así puedes planificar tu tiempo de una forma más eficiente.

Pruebac1lrii Capture One 11

Es lo más parecido a trabajar con Adobe Bridge, con la ventaja de tener enseguida cuatro carpetas preparadas para nuestra organización. Sinceramente creo que una posibilidad muy útil para trabajar en estudio o con un ordenador en el campo, pero para la mayoría de los mortales fotógrafos no lo veo del todo útil. Que conste que solo es una opinión.

La prueba con el catálogo de Capture One

Los catálogos no existían en las primeras versiones del programa. Como el programa se abrió a todas las cámaras del mercado (y la sombra de Adobe es alargada) decidieron incluir esta forma de organización de archivos que permite encontrar rápidamente cualquier fotografía.

En esta ocasión vamos a Archivo>Nuevo catálogo. Le damos un nombre y hacemos clic en Importar imágenes. En la ventana que se abre decidimos desde dónde importamos, cuál será su destino; si queremos hacer una copia de seguridad, etc... Durante los 3:20 que ha tardado en importar toda la información de la tarjeta ha copiado las fotografías originales y ha creado las previsualizaciones que nos van a servir para exactamente lo mismo que en Lightroom.

En esta ocasión el catálogo pesa 116 MB al incluir todas las carpetas donde se guarda todo la información. Y todavía no hemos hecho cambio alguno en el revelado de las fotografías. Eso sí, la calidad del visionado es mucho mayor y no tenemos los tiempos de espera que podemos sufrir en Lightroom. En Capture One solo tenemos acceso a la mejor importación posible.

En conclusión

En esta ocasión vemos que la importación es muy similar en todos los programas. Lo más rápido sin duda es copiar las imágenes directamente en Adobe Bridge. No deja de ser un corta y pega puro, sin ningún procesado paralelo. La más alta calidad del catálogo de Lightroom es poco menos que absurda, y no se la recomiendo a nadie por el espacio que ocupa y por el tiempo excesivo que tarda.

En este caso, si queremos hacer una importación pura y dura podemos elegir Adobe Bridge o Capture One. El tiempo es el mismo. Pero para muchos puede ser útil la creación de carpetas automáticamente del software de Phase One.

Pruebac1lriv Dudas y más dudas...

Y respecto al tema del catálogo, con todas sus posibilidades de clasificación, hace que nos planteemos alguna que otra duda. Si queremos trabajar con los requerimientos mínimos, Lightroom es el rey y se puede trabajar sin problema alguno. Pero si queremos alta calidad, Capture One es el triunfador absoluto porque tarda poco tiempo y ocupa casi cuatro veces menos que el catálogo de Lightroom... En el próximo artículo seguiremos aclarando cuál es el mejor programa.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio