Compartir
Publicidad
Las cuatro reglas que hay que tener presentes antes de revelar a fondo una fotografía
Tutoriales

Las cuatro reglas que hay que tener presentes antes de revelar a fondo una fotografía

Publicidad
Publicidad

Todo el mundo quiere saber mil técnicas para logar revelados impresionantes. Se sientan delante de sus ordenadores y empiezan a mirar las ventanas, las herramientas y los paneles como si no hubiera otra cosa. Deslizadores arriba, parámetros abajo y que sea lo que los dioses quieran. No es una buena forma de trabajar, así que hoy vamos a recordar las cuatro reglas básicas para conseguir un buen revelado.

Revelar una fotografía no consiste en tener unos conocimientos increíbles de todos los programas del mercado. En uno de los mejores laboratorios de España solo utilizan las curvas sin ayuda siquiera de las capas de ajuste. Y trabajan con los fotógrafos más grandes del panorama.

Todo se reduce a saber mirar, a saber interpretar la información que nos brinda un negativo digital. Si tenemos claro qué necesita una fotografía, tenemos más del 90% hecho. Y todo el trabajo posterior se reducirá a una mera rutina. Y digo rutina porque se hace tantas veces, y se tiene tan interiorizado, que casi no es necesario pensar. Y cada imagen nos pedirá algo distinto.

Hace tiempo que lo explico en mis cursos de forma teórica, pero nunca había pensado cómo ayudar a verlo de forma gráfica en todas y cada una de las fotografías a las que nos enfrentamos. Y gracias a mis alumnos más veteranos, he terminado de encontrar la guía definitiva para poder ver, si tenemos dudas o poca experiencia, qué tenemos que revelar en una imagen para conseguir el mejor resultado posible.

Las cuatro reglas fundamentales para revelar una fotografía

Antes de aplicar las cuatro reglas fundamentales tenemos que hacer una buena fotografía en la que luz represente lo que queremos. Sin este requisito previo, y a no ser que estemos haciendo fotografía periodística, donde importa más el fondo que la forma, poco o nada podremos hacer con las cuatro reglas que voy a proponer a continuación.

Cuatroreglasi Foto original

Lo que se dice siempre, hasta compulsivamente, es verdad en este caso. Si la fotografía no es buena de entrada, no hay nada que hacer en el revelado. La mona, aunque se vista de seda, mona se queda. Estas reglas solo funcionan si el material con el que se trabaja es bueno.

La primera vez que vi formulado algo similar fue en el libro 'Técnica fotográfica' de Jay Dickman, de la editorial Omega. Es una forma perfecta de entender lo que necesita una fotografía en el revelado para lograr una buena interpretación. Así evitaremos perder el tiempo hasta encontrar una buena solución e iremos directos al grano.

Estas cuatro reglas se pueden cumplir a la vez o por separado para tener un buen resultado. Desde luego, si se cumplen todas, será mejor para nosotros, pero no es necesario.

1. El espectador siempre ve primero las luces y las zonas de más contraste

Si queremos que algo llame la atención en la copia tiene que estar iluminado. Destacar entre las sombras. Si está escondido en la penumbra y rodeado de luz, nadie dirigirá la mirada al sitio que queremos. El punto principal de la imagen tiene que ser más claro que todo lo demás. Si no es así, la mirada del espectador se perderá en las luces más altas.

Otra opción que tenemos es conseguir el máximo contraste de toda la superficie de la imagen en el lugar en el que esté el objeto principal. Si no es así, nunca destacará lo que nosotros queremos comunicar. Y el espectador de hoy en día no pierde el tiempo en descubrir lo que queríamos decir...

Cuatroreglasii Vemos que la escultura destaca sobre todo lo demás y que hay que bajar un poco la luminosidad del cielo.
  • Si no lo ves claro, siempre puedes hacer un duplicado de la capa (Ctrl+J) o trabajar con objetos inteligentes para conseguir un filtro ídem.
  • Si aplicamos el Filtro>Desenfocar>Desenfoque gaussiano con un Radio de 10-100 px (en función del tamaño del archivo) veremos todo desenfocado. Y así, sin el detalle, seremos de capaces de ver las zonas más luminosas y contrastadas de la fotografía.
  • Tiramos el filtro inteligente o la capa a la papelera y revelamos en consecuencia para lograr la primera regla.

2. El espectador ve primero las formas reconocibles

A la hora de revelar tenemos que conseguir una imagen limpia. Que el objeto principal esté libre de distracciones para mirarlo con detenimiento. Que nada interrumpa la visión directa del espectador.

Si estamos haciendo un retrato a una persona no pueden salir cosas extrañas de su espalda. O que su perfil sea irreconocible por una acumulación de formas. Aquella máxima de menos es más es perfecta para entender este punto. Si no fuera así tenemos que pelear durante el revelado para conseguirlo de alguna forma.

Cuatroreglasiii Auqnue esté al revés seguimos reconociendo las formas.

Si tenemos dudas sobre este punto tenemos una opción en Adobe Photoshop para verlo más claramente:

  • Vamos a Imagen>Ajustes>Rotación de imagen>Voltear lienzo vertical.
  • Si contemplamos la imagen y la seguimos entendiendo, es decir, reconocemos bien el objeto que queremos destacar, será un punto por el que no nos tendremos que preocupar en el revelado posterior.
  • Si es confusa, tendremos que aplicar nuestra sabiduría para lograr nuestro objetivo final.

3. El espectador se fija en la nitidez

Para que algo destaque para el espectador de la fotografía, tiene que estar nítido. Un objeto borroso puede confundir al que mira. Si está desenfocado no tendrá el mismo foco de atención que otras zonas que sí lo estén. Y será un problema.

Cuatroreglasv Vemos que todo está enfocado menos el cielo. Hay que subir la Claridad en la escultura para que destaque.

La nitidez no es algo que se pueda resolver a posteriori (se puede dar la ilusión con ayuda de Claridad), a no ser que tengas uno de los últimos modelos de Sony o Canon. A lo mejor tienes todo enfocado por el tema de la hiperfocal, o porque has cerrado mucho el diafragma... Si quieres confirmar lo que está realmente nítido en tu fotografía puedes hacer lo siguiente:

  • Abrimos la fotografía en Adobe Photoshop y vas a Selección>Área de enfoque.
  • Sin tocar parámetro alguno la cámara te enseñará las zonas enfocadas de la imagen y puedes decidir si necesitas aplicar algún enfoque extra o subir Claridad para reforzar la nitidez de alguna zona en concreto.

4. El espectador ve antes los tonos cálidos que los fríos

Tenemos una inclinación natural hacia los tonos más cálidos del espectro. Miramos antes un rojo que un azul. Por este motivo, si queremos que algo llame la atención poderosamente debemos ajustar su temperatura de color. Pero puede que no apreciemos correctamente la dominante que tiene una zona respecto a otra. Hay una forma de verlo.

  • Abrimos la fotografía en Adobe Photoshop.
  • Creamos una capa de ajuste de Tono/Saturación en Capa>Nueva capa de ajuste>Tono/Saturación.
  • Subimos la Saturación al 100%.
Cuatroreglasiv La saturación extrema nos permite ver que la escultura es más cálida que el cielo.

Así vemos las dominantes de cada zona de la fotografía y sus relaciones entre ellas. En la fotografía de ejemplo se ve perfectamente que la escultura es más cálida que todo lo que le rodea, luego puedo conseguir que el espectador se fije en ella.

Cuatroreglasvifinal Fotografía final

Con estas cuatro pruebas, podremos ver qué es lo que necesita la fotografía en cuestión. Por supuesto tiramos todas las pruebas para empezar de cero el revelado con el flujo de trabajo que queramos, como por ejemplo las máscaras de luminosidad. Pero con la seguridad de estar haciendo lo que realmente necesita la fotografía.

En Xataka Foto| Sobre los excesos del revelado digital

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio