Sigue a Xataka Foto

fujifilm X100 XF1

Con unas previas a la apertura oficial de las puertas de Photokina 2010, los japoneses de FujiFilm decidieron presentar por sorpresa la Fujifilm FinePix X100, una nueva cámara compacta que ha conseguir animar el arranque de esta edición. Y no sólo eso, sino también sorprender con una cámara que gusta que le miren, que se muestra como un homenaje a los que aman las cámaras, con un claro sabor a clásico que desde ya se ha convertido en objeto de deseo.

Y eso que la Fujifilm FinePix X100 aún es un prototipo lo que pudimos “acariciar”. Aún así hay que aplaudir a Fujifilm por el golpe de efecto y su apuesta original y ofreciendo una cámara que dará (y ya lo está haciendo) mucho que hablar.

Como venimos diciendo, se trata sólo de un prototipo lo expuesto en Photokina, hasta 2011 no estará disponible en el mercado, pero sin duda consiguió atrapar nuestro interés, nada más pisar el stand (aún en pleno montaje el pasado lunes) de Fujifilm. Más allá de su atractivo diseño, que es una de sus grandes bazas, la cámara viene acompañada de algunos detalles realmente sorprendentes y que seguro le darán mucha más profundidad y recorrido a una cámara diseñada para gustar por su aspecto retro. Entre ellos, podemos destacar el visor. Que en apenas unos primeros minutos observándola fue de lo que mejor sensación produjo.

fujifilm X100 XF2

Fujifilm X100: un visor tan llamativo como el diseño de la cámara

El ingeniero de Fujifilm nos mostraba las características y su enorme potencial como pudimos corroborar en la demostración. Una calidad excepcional, posibilidad de combinar un visor óptico tradicional (extraordinariamente luminoso y amplio para una compacta) con uno electrónico repleto de información útil para la captura.

Por tanto, este curioso visor es la otra gran baza de esta FinePix X100 tan espectacular e interesante. Puesto que si de algo pecan las compactas es de poseer unos diseños que aunque intentan diferenciarse no lo consiguen tanto como esta X100, y además, se suelen caracterizar por su ausencia de visor, o cuando lo incluyen realmente es poco práctico. Aquí es, muy al contrario, una razón de mucho peso para volver a tomar fotografías como se hacía con las cámaras tradicionales (a la que apela también en este concepto, más allá de su estilo vintage). Es decir, mirando casi exclusivamente por el visor. Seguramente, el tiempo de práctica nos lo aclarará, será de las compactas que más nos guste prescindir de la pantalla LCD en favor de acercarnos la cámara al ojo para encuadrar y controlar los parámetros de la exposición.

fujifilm X100 XF3

El resto de sus características técnicas ya son bien conocidas y seguro que de aquí hasta que la podamos ver en las vitrinas de las tiendas serán objeto de debate. Pero más allá de su sensor de gran tamaño, de su interesante óptica fija, la Fujifilm X100 busca un usuario exclusivo. Prueba de ello es el precio que se baraja saldrá a la venta, en torno a los 1.000 euros. Puede que excesivo, por privativo para una compacta, pero que duda cabe que la X100 no está llamada a ser líder de ventas en compactas, sino ese objeto de deseo que hoy en día pocas pueden incluir en sus características (como le ocurre a las firmadas por Leica).

Así que probablemente, a la espera de que su calidad de imagen se pueda comprobar, la Fujifilm X100 se ha convertido en el centro de atención y quien niega que, además de haberlo conseguido, no sea la primera de otras que nos harán fijarnos con más estima y atención en Fujifilm.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

47 comentarios