Sigue a

Salvi Danes

Forum del nuevo FNAC situado en el Paseo de la Castellana de Madrid, 10:30 de la mañana. Sentado con su portatil, Salvi Danés, esperando para nuestra entrevista. Nos presentan, nos acomodamos en las butacas del escenario y tomando un café comenzamos a charlar. Tímido pero con las ideas muy claras sobre lo que quiere y cómo le gusta trabajar, este joven fotógrafo barcelonés se está abriendo paso en el mundo de la fotografía gracias a su talento. Un talento por el que fue reconocido y que lo convierten en la nueva promesa FNAC de 2011.

Durante un rato, nos habló de la serie “Dark Isolation, Tokio”, de cómo se siente en las ciudades, de sus proyectos y de su forma de trabajar. Por la tarde, ambientados con sabores japoneses gracias al sake que nos sirvieron, hizo la presentación para el público en general. Un público en su mayoría alejado de los circuitos artísticos por ser un trabajo expuesto en un marco donde se dan cita espectadores de todos los ámbitos. Salvi Danés, que fue a Japón con la idea de retratar la imágen más frívola de Tokio, nos contó cómo se encontró con la soledad y cambió su discurso. De paso nos hizo un adelanto visual del proyecto sobre Moscú que tiene entre manos, porque de algún modo conecta con la ciudad nipona. Y así, entre fotografías y confesiones, fuimos conociendo su obra. Sin más, os dejo con la entrevista.

Xataka Foto: Para empezar quería darte la enhorabuena por este premio como nuevo talento FNAC 2011.
Muchas gracias, para mí es un honor, también por venir a compartirlo aquí a Madrid.

¿Qué está suponiendo para ti este reconocimiento?
Aparte de la difusión de mi trabajo, sobre todo el empujón a nivel emocional y motivacional para seguir trabajando, creo que la parte más importe de los premios al final es esa motivación.

¿Has visto más interés por parte de galerías? ¿Hay alguna que ya te represente?
En este momento no hay ninguna que me represente ni tampoco un interés exagerado pero sí es verdad que el trabajo se mueve, suenan nombres, más espacios donde publicar en medios con cierto renombre y bagaje.

Hay una tendencia actualmente, como por ejemplo vimos con Victor Garrido y su Shanghai, en mostrar las ciudades asiáticas desde la perspectiva de la soledad, del cambio y de cómo ello les afecta. En tu caso nos hablas de todo esto a través de la capital japonesa, ¿por qué Tokio?
Elegí Tokio porque dentro de la temática tratada, es como el aislamiento personal, esa paradoja de sentirse solo en un lugar donde estás muy acompañado, un lugar súper poblado por decirlo de algún modo. Pero no creo que sea una característica especial de Tokio, sino algo más que va implícito en la cultura urbana. No creo que Tokio sea el paradigma en este aspecto. Ahora he vuelto de Moscú y he encontrado muchos paralelismos que convergen en esta idea, por tanto no creo que sea una característica propia de Tokio.

¿Cómo defines tu fotografía? Te defiendes tanto en los espacios urbanos como en el medio rural con mucha soltura.
No tengo problemas en trabajar en los dos ámbitos, lo que sí me da la ciudad es una cierta libertad, pasar desapercibido entre la multitud y poder trabajar un poco más “agresivamente”, que en un entorno más rural o de espacios más abiertos sería más complicado. Pero me siento muy cómodo en las ciudades.

¿Cómo te acercas a los sujetos? En muchos ejemplos es como si invadieras su espacio.
No soy mucho de hablar con la gente a la hora de fotografiarles, casi al contrario, tampoco les asusto pero espero para conseguir una mirada o gesto, que de otra manera no conseguiría. Por eso te digo que mi estilo puede ser un poquito agresivo. Muy cercano al sujeto.

Tokio I

Me llama la atención la manera en que expones tu trabajo en tu web, el modo en que abres las series con una portada a modo de cuaderno, como si quisieras contar una historia.
Exacto, aparte de tener buenas imágenes, tiene que tener una narrativa, tiene que contar una historia. Por ello el formato de una exposición o un libro permite este tipo de narración. Independientemente de la calidad de una imágen individual.

¿Tienes una idea previa o te vas encontrando las fotos en tu camino?
Una idea previa siempre hay, también marcado un poco por el estilo, pero las fotos me van surgiendo, a veces sí que te quedas en un sitio para pescar una buena foto porque ves una buena situación, una buena luz.

Es curioso cómo en los trabajos que he podido observar, sueles incluir árboles, que en entornos rurales puede tener más sentido su inclusión en la historia, pero en los urbanos, ¿qué quieres mostrar con ello?
Sí, en el entorno rural por su presencia, pero en entornos urbanos como representación del ahogamiento que el asfalto produce en el ser vivo, que puede ser tanto un árbol como una persona en el metro.

También es interesante cómo mezclas fotografía a color con otras en blanco y negro en algunos de tus trabajos.
En algunas series sí, en esta de Tokio no, con el uso de flash que fue por experimentación e instintivamente, y este estilo que un poco busqué, el color funcionaba muchísimo mejor. En este caso conseguí una serie donde el color no es que destaque con su presencia pero entiendo le da un carácter que envuelve todo y por eso me sentí muy cómodo. Si la narrativa no se rompe, no tengo problema en mezclar ambas técnicas.

En “Blackcelona” sí que mezclas otro tipo de soportes y distintas ediciones.
Sí, porque es un trabajo muy instintivo, aparte de ser un trabajo en proceso, es menos premeditado, tomo imágenes de lo que representa para mí la ciudad y edito con un cierto sentido independientemente de lo que comentabas del color o el blanco y negro e incluso el formato.

Polonia, Tokio, ahora nos comentabas que acabas de llegar de Moscú, ¿cómo consigues la financiación para tus trabajos?
Muy sencillo, búscandome la vida como puedo. Para Tokio tuve la suerte de que me dieran una beca de fotoperiodismo joven de Barcelona (Click), pero normalmente es totalmente autofinanciado, aparte de que no vivo de mis fotografías, tengo mi trabajo pararelo a la fotografía. Y a veces tener la oportunidad de que alguien confíe en ti y te facilite el capital para poder realizar el reportaje. Porque éste de Tokio no es una producción barata, el viaje, los costes de la vida allí, la estancia de mes y medio…

Háblanos de tu serie sobre Polonia.
Pues la hice justo después de mi viaje de Tokio y buscaba encontrar algo totalmente distinto, y por gente de la profesión y conocidos que también tengo allí, me decidí a ir. La verdad es que me encantó, aparte esa mezcla con la religiosidad, con la entrada a la UE y ese proceso de cambio constante. El aislamiento por su religión y sus raíces me impactó bastante y así lo he intentado plasmar en las imágenes.

La serie sobre los gitanos, “Sara’s Gypsies” nos parece muy impactante, ahí sí nos encontramos con una invasión de su espacio más cercano, sobre todo en las imágenes de la playa. Supongo que para estas fotografías sí hablaste con ellos.
Aparte de las fotos de los campamentos que es donde viven, hay una semana, cuatro o cinco días donde hay una concentración religiosa y no era el único fotógrafo allí presente. Sí estableces una cierta relación, aparte de los estereotipos que tienen, son gente muy amable y me sentí muy arropado, por ello esa aproximación que creo se refleja en las imágenes.

Tokio II

En la web, nos llama la atención el apartado de “Fragments”.
Es un pequeño capítulo en la web de cosas que me gustan, como un capricho. En una postal donde sale una imágen, detrás hay una historia. Ese paralelismo con la fotografía, la historia que hay detrás es muy personal. Son postales encontradas en el mercado de San Jerónimo, donde voy habitualmente.

Y ahora, ¿qué proyectos tienes en marcha?
He vuelto de Moscú, donde buscaba un trabajo con convergencias con el de Tokio, no para justificar que no es sólo Tokio donde se puede encontrar ese aislamiento personal dentro de las ciudades, sino que es un caso de dinámica urbana, algo que se da en las capitales del mundo y creo que voy a seguir en esa línea. Recuperar capital e intentar mover las imágenes y a ver si sale alguna ayuda para poder contribuir trabajando en ello.

Te interesan las ciudades de fuera de España, seguirás trabajando con ellas por lo que veo.
Sí, me tiene bastante enganchado esta línea de aislamiento que tienen las ciudades. Paralelamente como te he comentado está el proyecto de Barcelona.

Pero también es un trabajo distinto porque es tu ciudad.
Exacto, en Madrid, por ejemplo, sí he encontrado un poco esa sensación de aislamiento, quizá por no ser la ciudad propia de uno y no conocerla. Creo que es más difícil encontrarlo en tu propia casa, es complicado.

Por tu experiencia, ¿recomiendas presentarse a concursos?
Sí, por supuesto. Siempre que tenga una repercusión que a ti te aporte algo, no por motivos económicos ni fama, sino por buscar el apoyo de las personas que miran esas imágenes y las valoran de alguna manera, ese feedback que ves de que la gente se interesa por ellas, independientemente de que no te ganes la vida con ello, sí ayuda a motivarte para seguir trabajando.

Te deseamos mucha suerte y te damos las gracias por dedicarnos parte de tu tiempo.
A ver, a ver cómo va surgiendo todo. Muchas gracias a vosotros.

Desde aquí recomiendo un paseo a fondo por sus fotografías a través de su web y una visita a la exposición en el FNAC de Castellana en Madrid que podrá verse hasta el 29 de febrero, pero después podrá visitarse en Zaragoza, Málaga y Valencia en los próximos meses. Desde Xataka Foto le deseamos una carrera llena de éxitos y le agradecemos la oportunidad al igual que al FNAC de habernos acogido e invitado a pasar un día muy fotográfico.

Más información | Salvi Danés | FNAC
En Xataka Foto | La Shanghai de Víctor Garrido en Blank Paper

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario