Sigue a

Canon EOS 600D

Canon ha lanzado la nueva cámara de gama para aficionados avanzados, la 600D, aun a pesar de que no hace tanto tiempo que llegó la 550D, y lo ha hecho de la manera en la que a mí al menos ya me tienen acostumbrado: con bien pocas novedades y mejoras, que no suponen un motivo real para renovar su cámara a los que ya tengan una de la gama.

La nueva característica que más destacable me parece es sin duda su pantalla abatible de 3 pulgadas y resolución de un millón de píxeles, la cual me encanta y hace que me pregunte por qué todavía no se estandarizó en todas las cámaras reflex con función de live-view. Su sensor CMOS de 18 megapíxeles, lo cual ya sabemos que no es ninguna ventaja en un tamaño de sensor APS-C sino más bien casi lo contrario, pues una densidad de píxel elevada afecta negativamente al rango dinámico y a la profundidad del color, con un poco más de rango ISO (hasta 6400, más modo forzado) y su función de grabación de vídeo HD a 1080p no podemos decir que sean realmente novedades, dado que su antecesora ya ofrecía lo mismo.

Mejoras software y más facilidades para principiantes

En cuanto a las demás mejoras, podríamos decir que son todas en la parte software, añadiendo una guía de funciones en el menú (supongo que similar a la que lleva incorporando Nikon desde hace años en el mismo sector) para facilitarnos la comprensión de cada opción, lo cual es muy cómodo para aprender y algo que agradecemos mucho todos los detractores de los manuales de instrucciones.

Incluye también en el modo automático una mejora en cuanto a la detección de la escena, analizando ciertos parámetros para ajustar los valores de la cámara por nosotros y ofrecernos el mejor resultado posible cuando no tenemos tiempo o ganas de pensar y hacer pruebas, así como filtros creativos y efectos para un retoque rápido en la propia cámara, lo cual además de permitirnos “jugar” un poco con efectos de ojo de pez o tilt-shift (falsos, claro), también se agradece por si nos vemos en la necesidad de entregar una tarjeta de memoria con las fotografías urgentemente sin poder pasar por un ordenador (se me ocurre por ejemplo, algo tan simple y agradecido como corregir la perspectiva de un edificio).

Canon EOS 600D - grip

Canon EOS 600D: mucho ruido y pocas nueces

Me gustaría ser un poco crítico con este lanzamiento y no quedarme simplemente en contaros sus especificaciones técnicas, porque me parece que Canon, lejos de intentar ofrecernos cada vez más prestaciones del terreno profesional, como creo que sí lo hicieron con la 7D o sobre todo como han hecho Nikon y Pentax recientemente con sus D7000 y K-5 respectivamente (a pesar de ser de un nivel superior), se ha estancado en ofrecernos algunos “caramelos” en sus novedades de esta gama. Y quiero aclarar que nunca he sido un fanático de ninguna marca, sino que me limito a analizar lo que ofrece cada modelo, pero creo que el camino es ir cediendo ciertas características avanzadas a gamas inferiores e ir innovando con nuevas prestaciones en las gamas altas y más profesionales.

Aunque para ser justos, sí tiene una característica nueva que me parece genial, y es que parece que por fin Canon incorpora en la gama el control del flash inalámbrico (corregidme si las anteriores ya lo tenían, pero creo que no), lo cual es toda una comodidad a la hora de adentrarse en el mundo strobist. En esto, sí que reconozco que han dado un pasito adelante muy positivo, aunque pueda parecer una tontería hasta que te das cuenta de lo bien que te vendría.

Canon EOS 600D - back

La pantalla abatible, su gran baza

Por ello, creo que es una cámara totalmente orientada a todos aquellos que llegan a la fotografía réflex por primera vez y buscan una máquina fácil de aprender a utilizar, versátil y que no les importará demasiado cambiar por otro cuerpo en un futuro, pero que desean un poco más de “potencia” que la nueva 1100D.

Sin embargo, no puedo decir que me parezca una gran evolución sino más bien un lavado de cara de la 550D, ya que como decía al menos a mí personalmente solo me resultan atractivas sus novedades en cuanto a pantalla abatible y control de flash inalámbrico.

El precio que estimamos por el momento – a la espera de información oficial – podría ser de unos 750 euros, y estaría a la venta en marzo.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios