Sigue a Xataka Foto

VOM, Tatío, ATACAMA, CHILE

Tenemos una nueva entrevista y en este caso os traemos a un fotógrafo nacional, eso sí de gran calibre y reconocido mundialmente. Fernando Marcos es World Press Photo 2002 Award y referencia en el mundo de la fotografía escénica, además de un grandísimo especialista en el laboratorio y profesor en la escuela EFTI. Conozcámosle un poco mejor.

Como digo, Fernando es profesor y fotógrafo. Graduado por la prestigiosa escuela EFTI en Madrid, más tarde se hizo profesor en esa misma escuela junto a otros fotógrafos de renombre internacional que puede que os suenen de algo como Cristina García Rodero, Chema Madoz, Ouka Leele, Isabel Muñoz, Miguel Oriola o Ciuco Gutiérrez, entre otros, donde imparte clases de técnicas de iluminación, estética visual, fotografía analógica y técnicas fotográficas del siglo XIX.

Además, ha dirigido otros cursos de fotografía y ha sido el fotógrafo de la Compañía Nacional de Danza desde el año 2000, marcando el estándar en fotografía escénica. En el año 2002 gana el prestigioso premio World Press Photo por su trabajo con Nacho Duato y de ahí podríamos decir que salta a la fama, comisionado por muchos otros coreógrafos de todo el mundo. Es también el fotógrafo de la Orquesta y Coros Nacionales de España.

Por si todo esto fuese poco, mencionar también que ha expuesto en muchos sitios importantes como PhotoEspaña, Madrid-Foto, Galería EFTI, Casa de Vacas, entre otros. Hasta se ha podido ver su obra presentada en el museo Guggenheim de Nueva York, durante la exhibición Work&Process. Pero vamos con la entrevista.

XATAKA FOTO: Gran fotógrafo, positivador especialista, profesor y mucho más, digamos que fuiste alumno en EFTI y has acabado al otro lado, de profesor junto a otros grandísimos profesionales de nuestro país y del mundo. ¿Cuáles han sido las claves de tu trayectoria para el éxito?

FERNANDO MARCOS: Esta respuesta me la sé y es muy fácil de responder, aunque lo más difícil sería definir “éxito”. No hay más que una sola clave, bueno tres: trabajo, dedicación y esfuerzo, o quizás trabajo, trabajo y trabajo. Parece una respuesta muy manida por nosotros, los que hemos conseguido el “éxito”, pero es que no hay otra respuesta.

Eres un apasionado de la fotografía química y maestro de muchos “nacidos” en el analógico o en el digital. ¿Cuál consideras que es la magia que no tiene la fotografía digital? Podríamos decir que el proceso fotográfico es más completo porque al fin y al cabo haces literalmente y con tus manos la foto casi al 100% desde la escena real hasta la copia ¿o no? ¿es como hacer la foto varias veces para llegar al resultado final?

En la fotografía “digital” también controlamos el proceso desde el principio hasta el final o incluso más, pues en color, por ejemplo ya no dependes del laboratorio en la mayoría de las ocasiones. Trabajar en analógico te da otras sensaciones: tiene una parte ritual que siempre me ha interesado, una parte de trabajo manual muy importante también, con la fotografía digital uno se siente informático más que fotógrafo, y sobre todo una sensación de misterio y sorpresa que no tiene el digital. Fotografiar sin ver el resultado hasta horas o días después y regresar a ese momento en el cual se captó la foto, es revivirlo de nuevo, algo mágico. Creo que, además , el nivel de concentración es superior y la capacidad de pre-visualización de la escena es mayor, algo que te ayuda mucho también a la hora de coger la cámara digital, te concentras en la escena, en la luz, y te olvidas de tonterías de mirar la pantalla y demás.

World Press Photo 2002.

World Press Photo 2002. “White Darkness”, de Nacho Duato. Bailarina: Emmanuelle Broncín.

Fotógrafo de la Compañía Nacional de Danza, en 2002 ganaste el prestigiosísimo premio World Press Photo por tu trabajo con Nacho Duato. ¿Nos cuentas cómo llegó ese reconocimiento y la pequeña historia detrás de esa fotografía de la cascada de sal que la mayoría tenemos grabada en el recuerdo ya para siempre?

Realmente no soy fotógrafo “oficial” o “de” la Compañía Nacional, pues no estoy en plantilla ni he aprobado unas oposiciones para estar en un estamento oficial. Yo soy freelance y digamos que el habitual de la Compañía Nacional desde hace ya varios años, es uno de mis clientes, realmente el más importante.
Con respecto a la foto fue una imagen totalmente inesperada, pues en los ensayos lógicamente no tiraban la sal, se tiró la primera vez en ese ensayo general y fue la segunda vez que fotografiaba a la CND, no tenía confianza aún ni nadie me advirtió que eso sucedería. En ese momento tenía cargado KODAK TMAXp 3200 y me quedaban tres fotogramas, estuve muchos segundos esperando hasta que algo pasara pues intuía que llegaba el final de la coreografia, no daba tiempo a cambiar de rollo, y pasó. Escuché un ruido raro y comenzó a caer la cascada, esperé a que se estabilizara la sal y tomé las tres fotos que me quedaban, la del premio es la segunda de ellas.
Semanas después me encontré en la escuela un folleto de los premios World Press Photo y me animé a enviar la foto, en baritado 30×40, no se enviaban en digital, solo copias. El año que gané fue el año de los atentados del 11-S en Nueva York y tuve la oportunidad de conocer a algunas de las personas que habían estado detrás de las fotos que todos conocemos de las torres gemelas y escuchar sus experiencias, fascinante y aterrador. La exhibición de los premios ese año batió records, precisamente por ese hecho, la repercusión fue enorme.

Recientemente has repetido esa misma fotografía, diez años más tarde y con alguna diferencia. ¿Por qué? ¿Qué es lo que destacarías de este “remake”?

Varios años después han vuelto a repetir la misma coreografía, con otra bailarina. Hay una gran diferencia entre las sensaciones del analógico y la digital tomada después, juzguen ustedes.

World Press Photo 2002.

World Press Photo 2002. “White Darkness”, de Nacho Duato. Bailarina: Luisa María Arias.

Todo el mundo piensa en ti cuando se habla de fotografía escénica, eres el referente y tus imágenes son sin duda poesía para los ojos de los que somos adictos a la belleza plástica de la fotografía. ¿Es complicado trabajar en esta especialidad? ¿Cuáles son las mayores dificultades?

Técnicamente cada vez es más fácil, ahora es bastante sencillo pues la sensibilidad de las cámaras aumenta casi al doble cada año, ahora podemos disparar a ISOs impensables simplemente hace tres años y la rapidez del autofocus es cada vez mayor, ya no es un problema técnico. La dificultad dancística y coreográfica es la que no ha cambiado, no soy experto en danza, aunque con los años me he convertido en un aficionado “algo” entendido. Tampoco soy bailarín ni ex-bailarín, condición que algunos creen esencial para captar la escena, soy simplemente un enorme observador y tengo una elevada capacidad de concentración cuando me “meto” en la escena, busco y espero, espero mucho y nunca utilizo el motor, eso aumenta mi capacidad de abstracción, ¡creo!

Ahora estás desarrollando un proyecto muy interesante con espejos y paisajes. Creo que es visualmente muy atractivo y está abierto a la interpretación del espectador, algo que considero fundamental personalmente. ¿Qué nos puedes contar de él? Además llevas años utilizando espejos, lo que yo he visto de In Tempus Praesens me ha encantado. ¿Por qué los espejos? ¿qué es lo que te atrae de ellos?

Fuera de mi trabajo escénico lo que más me interesa en la ciencia, en casi todas sus facetas. Me interesa mucho también la multi-disciplina, conjugar fotografía con danza, biología, física, poesía, creo que casi todo puede estar relacionado. Hace años cree junto con un buen amigo científico PROYECTO METÁFORA para desarrollar talleres, conferencias y actividades multidisciplinares.
El trabajo con los espejos, en el cual llevo inmerso casi seis años, es una reflexión sobe el origen de la vida en los ambientes extremos y su posible aparición en diferentes universos al mismo tiempo. Comencé en el desierto de Atacama en el invierno pasado y ahora acabamos de venir de Rio Tinto. Contamos con el experto asesoramiento de grades figuras a nivel mundial en temas de búsqueda de vida, su origen y desarrollo como el astrobiólogo Carlos Briones y el catedrático en microbiología Ricardo Amils, ambos de CSIC y INTA-NASA. Entre sus conocimiento científicos y mis imágenes estamos consiguiendo resultados muy interesantes.

VOM Río Tinto, Huelva, España.

VOM Río Tinto, Huelva, España.

Por último, ¿qué recomendarías a aquellos de nuestros lectores a los que les gustaría seguir tus pasos?

¡Que se lo curren! Ser fotógrafo es mucho más que tomar fotos, es una reflexión sobre tu entorno, sobre la vida, y sobre ti mismo. Los resultados llegan, no son inmediatos, pero llegan.
Les aconsejaría también humildad, algo que falta mucho en nuestros tiempos, como suelo decir: “tampoco es tan importante, sólo hacemos fotos”.

XATAKA FOTO: Gracias, Fernando. Ha sido un auténtico placer tener la oportunidad de entrevistarte aquí.

FERNANDO MARCOS: Gracias a vosotros y un saludo.

Desde Xataka Foto, una vez más nuestro agradecimiento a Fernando por habernos atendido tan amablemente y mostrarnos un poco más de él.

Confiamos en que os haya gustado y que hayáis sacado provecho de sus palabras y consejos.

Más información | Página oficial | Blog de Fernando Marcos
Foto de cabecera | VOM, Tatío, ATACAMA, CHILE, por Fernando Marcos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios