Manolo Espaliú, Nuevo Talento FNAC de Fotografía 2012: "Es difícil fotografiar lo que conoces"

Sigue a

42º C por Manolo Espaliú

Hace unos días la conocida cadena de tiendas FNAC hacía público el anuncio de su premio anual Nuevo Talento FNAC de fotografía. En esta edición recaía en Manolo Espaliú por su trabajo “42º C”.

Al tratarse de un fotógrafo sevillano y situando su proyecto ganador en esta ciudad, lógicamente me despertó especial interés. Y al margen de contactarle para felicitarle, aprovechando la “proximidad”, nada mejor que una entrevista para conocer quién es Manolo Espaliú y sobre el trabajo que ahora se expondrá de forma itinerante por las tiendas FNAC españolas.

Una de las cosas que también me suscitó satisfacción, al margen de ser un paisano, es que su trabajo se centra en su ciudad, en su ambiente, algo a lo que no siempre se suele recurrir fotográficamente. Y más en concursos fotográficos de cierto reconocimiento. Por aquello de que lo exótico y lejano vende más y mejor y, quizás, porque tampoco es fácil fotografiar lo cercano. Como así confiesa el propio Manolo Espaliú.

  • Para empezar, cuéntanos algo de tí, tu formación fotográfica, inquietudes, inspiraciones…

Mi formación fotográfica es relativamente reciente, aunque siempre digo que uno no solo ha bebido exclusivamente de la fotografía sino que hay multitud de canales donde inspirarse: otras artes, literatura, cine, historia, la vida, etc. Hago fotografía desde hace 20 años, pero es cierto que desde hace aproximadamente cinco años decidí tomármelo en serio estudiando en un centro de Sevilla, Cobertura Photo, donde comencé a descubrir la Fotografía (con mayúsculas) y a dedicar gran parte de mi tiempo libre a ello, aunque desde que estudiaba comencé a tener ciertas inquietudes relacionadas con lo creativo.

Tengo que decir que soy culo inquieto y me atraen multitud de disciplinas, quizás por eso soy un claro ejemplo de “aprendiz de todo, maestro de nada”. Para que haya algo que te motive a comenzar una serie o un trabajo personal puede haber multitud de factores. Desde la simple observación de tu entorno, a cosas más intangibles como la historia, la religión, cosas que no entiendes del todo y decides conocer a través de la fotografía. Pienso que más que responderme con la cámara, lo que hago es preguntarme sobre determinados temas que me interesan.

  • ¿Cómo afrontaste el proyecto ’42º C’? ¿Qué idea te animó a afrontarlo?

Realmente no había ninguna idea para afrontar este trabajo. Hay ciertos trabajos que buscas tú a raíz de una idea, concepto, etc. y otros que te encuentras. Éste, me lo he encontrado, aunque no creo que tenga mayor o menor valor que si desde el principio hubiera sido algo intencionado. El trabajo surge casi de un mero ejercicio técnico y de observación. Los que hacemos fotografía en Sevilla sabemos que su cielo es maravilloso, pero no para fotografiar. A determinadas horas y en verano, es prácticamente imposible hacer algo decente, la luz es extremadamente dura y cualquier intento de hacer algo sujeto a los cánones tradicionales de la fotografía es prácticamente imposible, así que decidí darle una vuelta a esto y aprovechar este “inconveniente” en mi favor. Conocía y admiraba trabajos como el de Trent Parke (especialmente en color) y siempre me había parecido interesante ver como trabajaba, como creaba determinadas atmósferas jugando con las luces tan extremas y las sombras tan profundas. Así que a raíz de ello fue cuando fui descubriendo poco a poco que el calor era el tema central del trabajo.

Del mismo modo, siempre me ha atraído lo que llamamos “street photography”, pero es cierto que mucha gente fotografía igual, así que también tenía intención de darle alguna vuelta de tuerca a esto y plantearme si podría ir un poquito más allá, jugar con planos mas abiertos y reforzar la idea de soledad, aunque la mayoría de las fotos están hechas en lugares muy concurridos.

42º C por Manolo Espaliú

  • ¿Es un proyecto ya finalizado o sigues trabajando en él?

“42º C” como trabajo está cerrado, si nos referimos a hablar del calor con imágenes. Otra cosa es que la edición final o selección de imágenes no está totalmente cerrada, pero sigo usando la misma forma de mirar para fotografiar en mi ciudad, pero no con el calor como tema central.

  • ¿Cómo es trabajar con una luz tan dura como la de Sevilla en verano?

Pues básicamente ¡muy jodido! Tremendamente sofocante. Ten en cuenta que la gran mayoría de fotos están hechas desde el sol (no desde la sombra) y como había que aprovechar el poco tiempo que durante el día se da esta luz, al final te pasas casi una hora expuesto al sol. Aunque no es el sol del mediodía sino el del final de la tarde, es suficientemente duro como para acabar quemado en el más amplio sentido de la palabra. Además no es fácil componer, porque lo que veo yo en la calle no es exactamente igual que lo que ve la cámara, así que solo sabes lo que has hecho una vez descargas las imágenes, aunque mas o menos previsualizas lo que quieres captar. La sensación que tenía era como cuando recibíamos un rollo revelado.

  • Los sujetos fotografiados aparecen descontextualizados ¿buscaste lugares concretos donde trabajar?

Si, claro. En Sevilla, por su pasado y por la dureza del sol, muchas calles del centro histórico son estrechas para evitar la insolación. Generalmente están tomadas en lugares donde el sol entra por las calles orientadas al oeste, actuando como un cañón de luz. De este modo la luz del sol entra de una manera casi horizontal provocando sombras muy largas y dejando en penumbra o en oscuridad los lugares donde el sol no incide de manera ortogonal, destacando normalmente solo el sujeto fotografiado que queda aislado, ya que me encargo de dejar fuera de cuadro otras zonas donde la luz incide así.

  • Por curiosidad, ¿qué equipo usaste para este proyecto?

Este proyecto está hecho totalmente con dos cámaras y dos lentes. Una Fuji X100 con su 35mm y una Canon EOS 5D MarkII con un 50mm, pero creo que en este caso son meras herramientas, podrían haber sido otras. Siempre trabajo con lentes fijas y nunca por debajo de un 28mm y casi nunca por encima del 50mm y generalmente uso tanto digital como película. La experiencia fotográfica sigue siendo más intensa con película, al menos en mi caso, sigue teniendo una magia que no es fácil conseguir con una cámara digital. Se que mucha gente pensará que es una soberana tontería pero contra las sensaciones personales es difícil argumentar.

  • ¿Por qué apostaste por un proyecto relacionado con Sevilla? ¿te sentiste cómodo fotografiando en tu ciudad? ¿qué dificultades encontraste?
Me siento más incómodo fotografiando en mi ciudad aunque paradojicamente la mayoría de los trabajos que tengo están hechos en ella. Es difícil fotografiar lo que conoces, sueles tener criterios preestablecidos y es fácil caer en tópicos, aun así siempre he querido hacer lo que no me resulta cómodo. Soy una persona tímida y me cuesta encarar la fotografía cercana, de calle, etc. así que también es una manera de vencer determinadas tensiones interiores.

Por otra parte, siempre me ha atraído el viaje personal pero por circunstancias laborales no puedo dedicarle mas de un mes al año, como casi todo el mundo, y así es difícil hacer trabajos cerrados fuera en un viaje de dos semanas o 20 días. Me interesan mucho las culturas árabes y/o islámicas y eso me hace viajar con frecuencia a países como Marruecos, Líbano, Siria, Irán, etc. Con este último tengo una relación personal muy interesante, leo todo lo que pasa por mis manos que tenga que ver con él, su historia, su política, lo social. A pesar de lo que nos venden los medios tradicionales, es un país enormemente interesante con una gente absolutamente encantadora, culta y mucho más abierta de lo que suele creer la gente que no lo conoce y con un panorama artístico increíble y muy desconocido por estas tierras, cuando no minusvalorado. Tenemos mucho que aprender de ellos, aunque como en el caso de Irán hay otros asuntos que no me gustan como la falta de libertad, como sucedía aquí con la dictadura, eso empuja a muchos creadores a hacer cosas muy interesantes.

42º C por Manolo Espaliú

  • ¿Qué esperas que te suponga la recepción de este premio fotográfico?

Pues esperar, si te soy sincero no quiero esperar nada. Es evidente que da repercusión y te sitúa en una plataforma que no podría esperar si no hubieran decidido darme el premio a mi, sino a otro, y me consta que había trabajos muy buenos porque tengo amigos que se han presentado con proyectos que podían ser igualmente ganadores, como el de Sergio Castañeira, el japonés de Cádiz.

Ganadores anteriores han conseguido mucha difusión a raiz de ganar este premio y no es de extrañar viendo trabajos tan maravillosos como el de Ricardo Cases, Xiqi Yuwang o Salvi Danés, pero ellos han seguido haciendo trabajos de mucha, mucha calidad y es evidente que hay que seguir trabajando duro. Mucha gente comienza a conocerte, pero tienes que seguir progresando y sobre todo echando muchas horas. En el caso de los mencionados es evidente que así ha sido, sus trabajos posteriores siguen siendo de una enorme seriedad, cuando no mejores.

  • ¿Nos comentas algunos fotógrafos que te inspiran o que admiras, tanto nacionales como internacionales?

Decir nombres es complicado porque siempre se me van a olvidar decenas de autores a los que envidio sanamente. En España, desde Cristobal Hara que me parece que si fuera americano sería una leyenda, a David Jiménez con esa enigmática poética visual. Mi abanico es amplio y aunque es cierto que la foto de prensa me atrae menos, hay trabajos que me gustan desde lo más puramente conceptual, como Jorge Yeregui o Bleda y Rosa hasta lo más documental.

En fotógrafos internacionales sucede lo mismo y te puedo decir que releo constantemente desde autores americanos como William Eggleston, Lee Friedlander o Joel Sternfeld, pasando por fotografía árabe o asiática o jóvenes emergentes que vamos conociendo. Muchos de ellos los volcamos sobre un blog muy sencillo que llevamos unos amigos para compartirlos con quien quiera disfrutar como nosotros: elpatiodeldiablo.blogspot.com.es.

Muchas gracias Manolo por tu tiempo y atención (y la cesión de las fotografías que acompañan la entrevista), así como, por supuesto, reiterar la enhorabuena y que los próximos proyectos sigan en el mismo nivel, cuanto menos. Os invitamos a visitar la web personal de Espaliú para conocer más sobre este trabajo ganador y otras de sus fotografías. Además, por supuesto, de visitar la exposición itinerante que tendrá lugar en los próximos meses por distintos centros de la FNAC.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios