Síguenos

Seguramente al ver el vídeo (si es que habéis podido terminarlo) os hayáis sentido extraños y desconcertados. Sin embargo, es la mejor manera de adentraros en el mundo del futurismo. Una corriente que se dio en el ámbito artístico en general y que en lo que aquí nos atañe, la fotografía, tuvo en Anton Giulio Bragaglia (y su hermano Arthur) a uno de sus máximos representantes.

...un automóvil rugiente, que parece correr sobre la metralla, es más bello que la Victoria de Samotracia

Esta cita, dentro del manifiesto futurista redactado por Filippo Tommaso Marinetti en 1909 puede servirnos como resumen de lo que se fraguó bajo aquella vanguardia. Identificados con su ruptura de la historia del arte en pro de la modernidad reflejada en los nuevos valores como la industria, la máquina y el movimiento.

En concreto, para captar el movimiento en fotografía, se tomaban imágenes a gran velocidad presentadas después en un solo plano. Así es como quedaron reflejados los rostros típicos de las fotografías de Bragaglia (que él llamaba fotodinamismos). Sin duda representan el rastro del movimiento, pero a su vez, hoy, nos desconciertan si no les situamos dentro de una corriente artística.

Cuestiones políticas aparte (unidas al fascismo), este movimiento, uno de los primeros ismos o vanguardias, surgió en Italia y, aunque tuvo una relativa corta existencia, si podemos decir que influyó en autores posteriores sobre todo en el campo de la pintura. Es relevante para nosotros porque es parte de la historia de la fotografía y por lo que significa saber que cuando intentamos hacer fotografías en movimiento, no estamos más que utilizando unas técnicas que ya tuvieron cabida allá por los comienzos del siglo XX.

Vídeo | Youtube
Fotógrafo | Anton Giulio Bragaglia
En Papel en blanco | El Primer Manifiesto Futurista: la velocidad y la modernidad

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios